Se encuentra usted aquí

¿Cuál es la burla a los participantes de 'Enamorándonos'?

Todos podríamos aprenderles un par de lecciones de conquista.
Enamorándonos
Enamorándonos
Por
Jorge Asmar

Mucha polémica ha generado  Enamorándonos de Caracol TV. En tiempos de amores virtuales, es muy irónico que juzguemos a los participantes de este show. 

Por Jorge Asmar // @mantramental 

El amor es una cuestión natural, fundamental e implícita en el hombre. Pero en estos tiempos nos hemos encargado de teñir este sentimiento de amargura y un montón de complicaciones. 

¿Cuándo fue que amar y ser amado se volvió algo tan complicado?

Podemos dar un salto atrás y mencionar a Bauman con su teoría del amor líquido: él plantea que más allá de estar conectados por aparatos electrónicos, podemos sentirnos muy solos. También dice que vemos las relaciones como hacer compras: selección y desecho. Y algo que es clave: solo buscamos relaciones livianas, es decir pretender mucho y dar poco.

Nada lejos de nuestra actualidad 

Ya que estamos conectados en contexto sociológico y sabemos el planteamiento de Bauman, entonces les pregunto ¿por qué carajos joden tanto a los participantes de Enamorándonos?

En lo personal creo que las personas que van a este show son seres sin miedo a querer, a ser amados, a exponerse, y sí, a hacer el ridículo, pero ¿no se debe hacer el ridículo para estar con alguien? En algún momento de nuestras vidas hemos pasado por la fase de quitarnos el miedo y saltar al ruedo, ya sea en un bar para invitar a bailar a alguien, a la compañera de la oficina para invitarle un café, o un simple clic para seguir a nuestro crush y sin pensarlo enviarle un DM con toda la fe y las velitas del profesor Salomón prendidas para recibir una respuesta positiva.

Ya cruzamos la frontera, ahora, a poner el pecho contra la brisa

Sí, ya pasamos ese muro imaginario que nos imponemos cuando alguien nos atrae, ese peso muerto que sentimos porque a veces nos creemos poco o por simple cobardía, o mejor, porque nos da pánico el qué dirán. Nadie quiere quedar expuesto al fracaso, nadie quiere en un bar sacar a bailar y ser rechazado, a que nuestro compañero de la oficina se niegue a la salida y luego toda la empresa se entere de la invitación, o a ser bloqueado porque la persona se sintió hostigada.

Pero, ¿no sienten un “fresquito” por hacer lo que más querían? En mi opinión sí, esa satisfacción de hacer el ridículo ayuda a entender puntos clave y aprender técnicas y tácticas, porque amigos: NADIE NACE APRENDIDO, MENOS EN CUESTIONES DEL AMOR.

Entonces pregunto de nuevo: ¿por qué carajos siguen comentando de este show con burla o como si fuese algo raro?

Recuerdo una vez en un bus pedirle un número a una mujer hermosa, más allá del hecho en sí, lo que traigo a acotación es la reacción de mis amigos a quienes les conté lo que hice y lo consideraron raro. Pero para mí es más raro enviarle fotovergas, o en el caso de las niñas tetifotos, a un completo extraño con quien solo hemos hablado de forma virtual. Al menos a la niña del bus yo la vi y sabía que existía y era real.

Tal vez lo folclórico o extraño de la situación del show es que sea televisado, es retomar una vieja herramienta para generar feeling y toda la tensión que puede tener el conocer a alguien. Pero eso pasa en todas partes: la universidad, el trabajo, los amigos, en un bar. Si televisaran mi vida sería una fusión de The Osbournes con Ex on the beach y un toque de Protagonistas de Novela: un popurrí de ridiculeces sin descaro y constantes amenazas por convivencia.

¿Y qué? Como diría Celia Cruz: no hay que llorar, que la vida es un carnaval

La cuestión con el show es la exposición, pero créame, usted querido lector, que está en fase de cotice, cayéndole a esa persona que lo tiene trasnochando y stalkeando las redes, también se encuentra expuesto por el grupo de amigos de su crush, por la sencilla razón que decía Bauman: somos un producto más en la enorme oferta que es el amor.

Si usted tiene temor por caerle a esa persona que lo tiene con cara de atolondrado, entonces amar es lo suyo, porque si algún sentimiento se le mueve significa que esa persona tiene un valor para usted.

Ahora, si usted es de los que critica, raja, se burla pero está más solo que De la Calle en campaña presidencial y no lo llaman ni de datacrédito para cobrarle, debo decirle que le falta exponerse, hacer el ridículo, salir y decir lo que quiera a quien quiera, así lo vean miles de personas en vivo y en directo, ¡no importa!

Salga a exteriorizar sus sentimientos, dese a mostrar, todos tenemos algo que puede encantar a otra persona, bájele a la criticadera y comprenda que en tiempos de amor líquido, usar la televisión como método de citas es de valientes, y en una era que ahora parecemos un objeto desechable, salir a exhibir los sentimientos por señal nacional es de personas con seguridad y con ganas de querer y ser amados.