Se encuentra usted aquí

Demasiada sobreactuación en redes con lo de Bad Bunny en Tomorrowland

No, el reggaetón no se apoderó del mundo.
GettyImages
GettyImages
Por

Ya lo decía el "sabio" Residente cuando cantó aquella vez con Calle 13 “es que el reggaetón se te mete por los intestinos” y sí, hemos visto cómo grandes festivales como Coachella, Tomorrowland, Storyland y hasta la clausura del Mundial le han abierto la puerta a los sonidos urbanos con grandes exponentes, tal vez el beat del perreo los obliga a meter artistas de este género en los carteles o tan solo es una estrategia de la industria musical y poner a los  músicos que están en todas las listas hace que se vendan más.

¿Tienen alguna teoría?

Durante el fin de semana pasado en pleno Tomorrowland, la tarima más importante del festival se llenó de los versos de uno de los exponentes del trap más reconocidos del momento: Bad Bunny quien fue el invitado del dj sueco Alesso  a quien  se le ocurrió en pleno set  incluir unos versos de trap mezclados con sus mejores beats. Para los asistentes al festival, fue una fiesta más y a ninguno se le vio aparentemente disgustado por la presentación, para los que veían lo que estaba sucediendo en Belgica, desde la casa, esto fue un acto inaudito, terrible, desprestigiado y sin sentido… - parece que no saben que no solo Alesso puso música urbana pues en la misma tarima también sonó La Gasolina, Mi Gente, reggaetón del viejo, perreo intenso si no, hubiera sido el fin del mundo)

Bastantes inquisidores los argumentos de los que pelearon por lo sucedido. Sin embargo, no cayeron en cuenta que esta no es la primera vez que pasa que en un festival de electrónica los djs decidan abrirle espacio al reggaetón dentro de algún track, el año pasado (2017) en el mismo festival (Tomorrowland) esta movida estuvo a manos de Steve Aoki quien metió en pleno toque “Mi Gente” la canción de J Balvin (y nadie se quejó y los que salían en el video parecían disfritarlo muchísimo más)

 

Durante Storyland a inicios de 2018, Deorro el dj de descendencia mexicana se tomó la tarima principal para poner a estallar la consola con EDM y cuando tuvo al público en el nivel más alto cambió el “mood” por un merengue conocido y luego por reggaetón del viejo, de ese que sonaba con Daddy Yankee. (La reivindicación de Storyland: ¿triunfó el EDM o la guaracha?)

Esto solo por mencionar algunos festivales. Alan Walker en su visita a Colombia cerró el show con lo mejor del reggaetón del momento, Major Lazer en Estéreo Picnic 2015 hizo un show completo con perreo, Martin Garrix en 2016 puso los mejores beats al son de la música urbana; y qué decir de Diplo quien ha explotado este flow hasta donde ha podido y lo ha puesto a sonar con Jack Ü y en sus shows personales. Así las cosas ni Tomorrowland, ni Alesso son culpables por querer poner a bailar a millones de asistentes con la música que está sonando en los listados. 

¿No es mejor culpar entonces a la industria que pone estos artistas en las listas del momento? Y no ha pasado solo con los festivales de electrónica ¿o ya olvidaron que J Balvin estuvo en tarima durante Coachella? ¿Y alguien peleó? (Beyoncé y su histórico show en el Festival Coachella) Tal vez es mejor dejar la indignación para cosas más relevantes y dedicarse a disfrutar de la música en todo su esplendor.

Temas relacionados: