Se encuentra usted aquí

El emprendimiento de dos adolescentes para asociarse con recicladores de Bogotá

Con este proyecto, Kids MBA en Londres eligió a Isabella Ramírez y Andrés Díaz del Castillo como ganadores entre jóvenes emprendedores del mundo entero.
Foto Gabriel Aponte / El Espectador
Foto Gabriel Aponte / El Espectador
Por
Redacción Shock

Isabella Ramírez y Andrés Díaz del Castillo tienen 16 años y estudian juntos en el Colegio La Montaña en Bogotá. En sus redes sociales siguen a La Pulla de El Espectador, a varios movimientos estudiantiles y a activistas como Leo Di Caprio y Emma Watson. A comienzos de este año participaron en un MBA para niños (http://kidsmbalatam.com/) en el que les enseñaron todas las bases para crear una empresa: desde marketing, contaduría y trato de personal, hasta gerenciamiento. Cuando terminaron el curso, que duró 3 días, y al mejor estilo Shark Tank tuvieron, que presentar, en un elevator pitch, una idea de emprendimiento que fuera ganadora y que lo tuviera todo para poder ser llevada a la realidad. Inicialmente se les ocurrió un proyecto relacionado con gastronomía responsable del Amazonas. Algo así como como lo que en su momento, hicieron Jorge y Mark Rausch con el Pez León. Hace 4 años, Andrés había estado de excursión con el colegio en la zona del trapecio amazónico. Que la gente cortara y cortara árboles con machetes y ver kilómetros enteros de bosque deforestado fue algo que lo sorprendió y lo dejó pensando por mucho tiempo. Isabella y Andrés presentaron este proyecto al final del curso y se ganaron el primer lugar de la 4ta edición de Kids MBA Colombia.

npb_1186_1.jpg

Fotos: Natalia Pedraza Bravo @pedrazabravo

Para ellos, lo más valioso del curso y lo que más caló en su cerebro, fue el hecho de que les hicieran énfasis en que, si bien ganar dinero es algo completamente necesario para una empresa, lo más importante hoy en día, estando el mundo como está, definitivamente es que también tenga un enfoque o un trasfondo social o ambiental que realmente contribuya en la transformación de algo. Que ganaran en Colombia significaba también, que Isabella y Andrés podrían viajar a Londres a presentar ese, u otro proyecto de emprendimiento, ante importantes empresarios y profesionales ingleses que les dirían si sus ideas tenían o no las bases para convertirse en empresas en la vida real. Su idea de la gastronomía amazónica, sin embargo, estaba aún muy cruda para ser presentada en los escasos 5 minutos que les daban, así que optaron por llevar otra de las ideas en que venían trabajando: crear una empresa con los recicladores de la calle.

“En Colombia, solamente el 17 % de los residuos se reciclan. Eso, comparado con otros países como Holanda donde el porcentaje es del 95%, es algo absurdo. En Noruega, por ejemplo, se reciclan 97% de los plásticos. Y mucha gente no lo sabe, pero se dice que en Bogotá los rellenos sanitarios van a colapsar en el 2023. A nadie pareciera interesarle la problemática. Es asustador conocer esas cifras, y saber que al año en Colombia se generan 11.6 millones de toneladas de basura”, dice Andres e Isabella complementa: “Aparte de las cifras y ya hablando con varias familias de recicladores, nos dimos cuenta de que ellos, por lo general, trabajan en familia, que las condiciones en que lo hacen son inhumanas, y que no tienen ningún tipo de seguridad social. Esta gente trabaja hasta 20 horas diarias, e incluso más, muchas veces sin comer y durmiendo en la calle”.

npb_1179.jpg

Andrés e Isabella cuentan que pasaron varias jornadas trabajando con estas familias y que estuvieron a su lado mientras separaban las basuras de los edificios y las casas del norte de Bogotá. “Nos dimos cuenta de que ellos son gente muy honrada, amables y luchadores. Ambos coincidimos en que teníamos que aportar de alguna manera porque que no es justo que ellos tengan que escarbar entre bolsas llenas de pañales y otras tantas cosas muy desagradables para luego, por un día completo de trabaj,o recibir 5 o 6 mil pesos por persona. Por bien que les vaya logran juntar 40 mil pesos, que después tienen que dividir entre todos porque aquí trabajan el papá, la mamá, los 4 o 5 hijos que tengan, la novia del hijo y la hermana de la novia del hijo”.

El emprendimiento que Andrés e Isabella fueron a presentar a Kids MBA Londres, y con el que ganaron entre otros proyectos de África, Inglaterra y varios países de Latinoamérica, se llama CRIS (Recycling Center for Social Integration), cuyos objetivos son dos principalmente: 1. generar un marco de ganancias alrededor del reciclaje (lo que es muy posible teniendo en cuenta que en Colombia solamente se recicla un 17% del total de lo que podría reciclarse). 2. Darle herramientas a los recicladores de calle para que ellos por sus propios medios puedan cambiar su ambiente socio laboral. De ahí fue que surgió la idea de Andrés e Isabella de asociarse con ellos. “¿Por qué? Porque en el momento en el que te asocias con ellos tenes que cumplir con sus derechos laborales y así pasamos a convertirnos en una obligación para el Estado. Hoy en cambio no son trabajadores formales y por lo mismo, el Estado no tiene ningún tipo de obligación con ellos”.

npb_1175_0.jpg

Isabella y Andrés ganaron y les entregaron 750 dólares para que, con la asesoría de expertos asociados a KIds MBA en el mundo, se sienten ahora a llevar a números la posibilidad de crear esta empresa que según les dijeron los jurados, tiene todo el potencial para atraer inversionistas.

Andrés e Isabella están a menos de dos años de graduarse del colegio. Dicen que a su generación le tocó asumir algo por lo que las generaciones anteriores no se preocuparon. Para ellos, generaciones enteras se dedicaron a crear y crear sin pensar en que pasaría con todas sus creaciones una vez terminara su vida útil. Ellos, en cambio, tienen que pensar en la economía circular, en qué pasara con las camisetas que llevan puestas una vez ya no puedan ser usadas como tal.  Pero como si eso fuera poco, hacen énfasis en lo mucho que les han insistido en que son la Generación de la Paz en Colombia y que, como tal, lo que los impulsa todos los días es ayudar a motivar el cambio. Por lo mismo, y porque saben que parte del cambio está en sus manos, no les importa tener que dedicar buena parte de su tiempo libre, incluidos sábados y domingos, a lograr que CRIS pueda muy pronto ser una realidad.

Síganlos en twitter como @CRIS_InclusiveB