Se encuentra usted aquí

EscoBar: un restaurante con la imagen de Pablo Escobar por pura coincidencia

Pablo Escobar se convirtió en una marca para vender
Tomado de: google
Tomado de: google
Por
Redacción Shock

Con Pablo Escobar pasa lo opuesto que pasa con Macondo, el pueblo más colombiano de todos fundado por Jose Arcadio Buendia y creado por García Márquez como un lugar recurrente en sus novelas. Muchos extranjeros se han llevado grandes decepciones al volar hasta Colombia con el propósito de conocer Macondo y no encontrarlo.

Con Pablo Escobar pasa lo opuesto que pasa con Macondo, el pueblo más colombiano de todos fundado por Jose Arcadio Buendia y creado por García Márquez como un lugar recurrente en sus novelas. Muchos extranjeros se han llevado grandes decepciones al volar hasta Colombia con el propósito de conocer Macondo y no encontrarlo, porque señoras y señores ¡es ficticio! Salió de la imaginación de García Márquez como un lugar que encierra todas las costumbres, desgracias y fortunas que tenemos los colombianos, entonces no busquen más, que a pesar de que en el 2005 hicieron un referendo para cambiar el nombre de Aracataca, pueblo natal de Gabo, por el de Macondo, con la excusa de que eso “reactivaría la economía” el pueblo no mostró mucho interés y la medida no fue aprobada. Y si lo hubieran hecho peor decepción se hubieran llevado los extranjeros de llegar al supuesto Macondo y ver que no llovían mariposas amarillas ni tenía casas con paredes de espejo.

Lo opuesto pasa con el narcotraficante más reconocido en el mundo Pablo Escobar, a quien tratan como un personaje ficticio, como un Vito Corleone, un tipo que se ha salido con la suya y ha desafiado la ley y el orden. A Medellín llegan a diario extranjeros a recoger los pasos del Escobar, a visitar su famosa finca Napoles y a ir a Envigado a ver si encuentran alguna huella del narco.

Muchas cosas han hecho que volvamos a Pablo Escobar en un personaje ficticio, como por ejemplo la cantidad de novelas y series que se han hecho sobre su vida, pero claro, Narcos (la serie de Netflix) siendo una de las más vistas en la plataforma ha hecho que muchos crean, a pesar de que todos sabemos que existió y en la serie también lo dicen claramente, basado en hechos reales

No podemos pretender que el tipo que se hizo rico de la noche a la mañana vendiendo droga, que jugó con el estado colombiano y con el gringo a su antojo, que tumbó aviones puso bombas, que estuvo en una carcel que él mismo constuyo y que es más un castillo que cualquiera envidiaria tener por casa, esté en boca de todos.   (https://www.shock.co/opinion/juan-pablo-castiblanco-ricaurte/articulos/deberiamos-indignarnos-con-toda-la-propaganda)

Lo último de este personaje que se convirtió en un ícono pop es un restaurante en Singapur con el nombre de Escobar y un stencil de la cara del narco. Cuando le preguntaron al dueño del lugar que por qué había nombrado el lugar así respondió:  "simplemente porque tiene la palabra ‘bar‘ incluida". ¡Qué coincidencia! apenas la embajada colombiana se enteró del lugar, enviaron una carta de 3 páginas al dueño en donde le piden que le cambie el nombre del lugar:

pablo-escobar-restaurante-afp-900x485.jpg

 "La embajada de la República de Colombia quiere compartir cierta información para refrescar el horror que este criminal causó en Colombia (...) sin dejar de mencionar que promocionó la adicción a la droga y declaró una guerra. Si la idea del propietario era hacer que su negocio se viera rentable y moderno, está induciendo a la confusión, porque Colombia ya no es más lo que 'Narcos-Netflix' retrata", 

El dueño, Stan Sri Ganesh, dijo que su intención solo era hacer un juego de palabras y que lamentaba que se hubiera interpretado de manera diferente, pero que "¡Escobar está aquí para quedarse!".

La embajada seguirá peleando y en el mundo Escobar seguirá siendo un ícono por muchos años más.