Se encuentra usted aquí

Guía para disfrutar el Festival Petronio Álvarez como se debe

¡Kilele!
Festival Petronio Álvarez
Festival Petronio Álvarez
Por

Cada vez agosto es para más colombianos y extranjeros un referente en el calendario, una parada obligada en el itinerario anual. Desde hace poco más de dos décadas por estas fechas se escucha el resonar de la marimba, tabora, cununo y guasá que vienen bajando por los ríos para convocar alrededor de sus sonidos a una cultura, una región y un sentir en el Festival de Música del Pacifico Petronio Álvarez, o como se denomina comúnmente: El Petronio, que este 2018 será entre el 15 y el 20 de agosto. 

Por Elkin Escobar Bolaños // @elkinescobarb

Santiago de Cali se convierte por esta época en la casa del Petronio, el escenario perfecto para darle rienda suelta al corrinche y la gozadera, para bailar y cantar sin remordimiento, para junto a los más de 400.000 asistentes, sacudirse de la rutina con una botella de viche en una mano y una empanada de camarón en la otra.

Si en su agenda está asistir por primera vez al Petronio o quiere repetir está experiencia, échele una ojeada a nuestra guía de mano que le ayudará a desenvolverse a la perfección mientras los 28 grados de temperatura promedio de Cali aumentan al ritmo de los sonidos del litoral colombiano.

¡Advertencia!

Esta guía es para personas dispuestas a adentrarse en la cultura del pacifico colombiano. Contiene referencias al corrinche y reburú. Se recomienda la compañía de uno o varios amigos preparados para gritar: ¡Kilele!

Arme su playlist para ir calentando el cuerpo

Este es el festival más importante de la región Pacífico y reúne entorno a sus actividades a todo el que desee bailar sin restricción alguna. Por lo tanto, lo recomendado es que organice su listado musical y vaya entrando en calor, no sea que el espíritu de gozadera que recorre Petronio le encuentre un poco oxidado.

Puede incluir en su lista canciones de artistas como: Zully Murillo, Grupo Bahía, Rancho Aparte, Canalón de Timbiquí, el mismo Petronio Álvarez “El Cuco”, cuyo nombre lleva el festival y otros tantos, por no hacer la lista interminable. Deguste previamente un poco estos ritmos y en especial las siguientes canciones que sí o sí sonaran durante en el festival, así podrá hacer parte del coro y disfrutar del corrinche como alguien experimentado.

Canciones que hay que saberse para corear en el Petronio

Kilele

(Compositor: Folclor de Biro Biro – Interprete: Grupo Bahía)

Andarele

(Compositor: Folclor– Interprete: Grupo Bahía)

Quítate de mi escalera

(Compositor: Folclor– Interprete: Grupo Socavón)

 Mi Buenaventura

(Compositor: Petronio Álvarez – Interprete: Pregono y su combo)

San Antonio

(Compositor: Folclor– Interprete: Grupo Bahía)

La Memoria de Justino

(Compositora: Inés Granja – Interprete: Grupo Socavón)

Lo que hay que saber

El Petronio Álvarez es un festival en el que compiten agrupaciones alrededor de los ritmos propios de esta región: Currulao, Bunde, Abozao, Aguabajo, entre otros, durante varios días, hasta culminar en una final “para tumbar la casa”. Pero no se preocupe si el tema de mover las caderas al son de estos ritmos no se le da muy bien, dedique un par de horas a practicar con su pareja, amigo o la escoba. Ya en el festival, y después de un par de tragos de algún destilado del Pacífico, usted terminará bailando sin reparar en como lo hace.

 

“Señor Justino García un hombre muy popular,

con su marimba en la mano puso a temblar el litoral.

¡Como tocaba, como se oía, como repicaba esa marimba!”

 

Fragmento “La memoria de Justino”

 

Esta y otras canciones dejan entrever que más allá de la rumba el Petronio Álvarez es un festival abierto al mundo que intenta resaltar y compartir la cultura del litoral colombiano, y se ha convertido en un evento que embriaga a los asistentes con su magia. Así que prepárese para disfrutar de la música, la gastronomía y los componentes académicos en compañía de locales y extranjeros que le harán sentir cómo en casa.

Qué llevar y qué no

En este caso es oportuno el adagio popular que reza: “No lleve leña pal´ monte”. Además de ir preparado con ropa y calzado cómodo que le permita enfrentarse a tan agitada faena, lo único indispensable es el pañuelo blanco que caracteriza al festival y que usted ondeará con emoción mientras se goza un currulao.  No olvide su botella de agua para hidratarse entre una y otra canción. Procure no cargar con maletas, carpas o elementos que interfieran con la gozadera, ni ningún otro prohibido en este tipo de festividades. El Petronio es libertad: deje también los problemas del trabajo, las discusiones con su pareja y/o cualquier miedo que lo invada. 

Para comer y beber

La oferta gastronómica del Petronio es una de las más grandes y exquisitas del país. Evite la preocupación por los kilos demás que pueda adquirir durante el festival, pues gastará muchas calorías bailoteando de un lado a otro.

Tras una minuciosa selección por parte de los organizadores encontrará en el Petronio a los chefs, cocineros y cocineras más tesos del Pacifico colombiano, de entre los cuales usted decidirá en cuál de sus cientos de stands pegarle a uno de los platos y reponer energías con estas tradicionales recetas adobadas por el mar. Puede empezar por un arroz endiablado, un encocado de langosta o unas empandas de camarón, de ahí en adelante ya verá que le deparará el Petronio.

Otra de las particularidades del Pacífico son sus bebidas que tienen fama de afrodisíacas y de las que no se puede prescindir durante el festival, pues estará expuesto a incontables ofrecimientos hasta que se decida por alguna. Estás son seis de las bebidas más populares del Pacífico, derivadas de la caña de azúcar, clasificadas desde la más suave hasta la más fuerte; cabe aclarar que todas son capaces de prenderle fuego por dentro.

Tomaseca: Bajo

Pipilongo: Medio bajo

Arrechon: Medio

Curao: Medio alto

Tumbacatre: Alto

Viche: Muy alto. Este es el papá de las bebidas de muchas de estas bebidas

El lenguaje

Mientras disfruta la programación del festival escuchará términos como “Revurú” (expresión de alegría total) o “Levantapolvo” (Persona a la que le va bien al momento de conseguir pareja) que lo dejarán gringo. Estas son cinco expresiones que debe tener en cuenta para comunicarse con asertividad en el Petronio Álvarez, un escenario en el que tiene preponderancia el dialecto tradicional del Pacifico colombiano:

Manito o Manin: Amigo. Persona apreciada.

Bunde: Baile y canto del pacifico colombiano con sentido religioso.

Quilombo: Espacio de celebración y lucha por la libertad.

Aguaje: Buen humor.

Cambambero: Persona rumbera.

Presupuesto

Para conseguir los recursos que le permitan vivir la experiencia del Petronio existen muchos métodos, desde los más tradicionales como la alcancía hasta los más arriesgados como hacer un préstamo, pero eso queda a su elección. Sin incluir el valor del transporte desde su lugar de origen hasta Santiago de Cali, debe tener a su disposición un estimado $870.000 pesos colombianos, monto en el que se incluyen: transporte dentro de la ciudad, hospedaje, alimentación y bebidas. A fin de aminorar gastos procure opciones como, hospedarse en la casa de un amigo o cerca al lugar donde se realiza el festival.

Preguntas frecuentes:

¿Cuál es el valor del festival? ¡Es gratis!

¿Vale la pena asistir? Sin duda alguna. una y otra vez

¿Y sólo hay música? Además de la música puede disfrutar de gastronomía, talleres y mercados artesanales.

¿Cuánto dura el Petronio? Aproximadamente cinco días. Consulte la programación en su portal. 

Recomendaciones:

  • Pacte puntos de encuentro si va en compañía, tenga presente las rutas de evacuación y los espacios en donde podrá abordar el transporte de regreso.
  • Verifique el contenido de las bebidas que ingiera, pues la mayoría son artesanales y pueden contener algún ingrediente que usted no pueda consumir.
  • Hidrátese
  • Planee su día. Hay mucho por conocer tanto en Cali como en el festival y para que esta misión tenga mejores resultados organice su itinerario.
  • Asista con zapatos cerrados para evitar fisuras, cortes, pisones y otro tipo de afecciones en la multitud.

Mantenga la calma y no olvide el pañuelo blanco.