Se encuentra usted aquí

.

Hay gente pagando mucha plata por ropa del fallido Fyre Festival

Tranquilos, es por una buena causa.
Foto: Gaston & Sheenan.
Foto: Gaston & Sheenan.
Por
Redacción Shock

Ya conocemos la historia: en 2017 el empresario Billy McFarland y el rapero Ja Rule se unieron para crear el Fyre Festival, un evento que prometía una experiencia de lujo y muy “instagrameable” con música, influencers e invitados V.I.P en las Bahamas, y resultó en un completo desastre en el que miles personas resultaron afectadas. En 2019, 2 documentales, en Netflix y Hulu, nos mostraron la historia del monumental fracaso. Desde entonces, Fyre se ha convertido en referente de todo lo que no se debe hacer en un festival.

El fraude de Fyre, el festival más exclusivo que nunca sucedió

Tres años después del publicitado desastre, el Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos decidió subastar algunas prendas de merchandising del evento. “Esta ropa del Fyre Festival y otros artículos incautados de Billy McFarland iban a ser vendidos en el propio Festival Fyre, pero McFarland los conservó con la intención de venderlos y usar el dinero para cometer más actos criminales mientras estaba en libertad previa al juicio”, dijo en un comunicado el mariscal estadounidense Ralph Sozio, del Distrito Sur de Nueva York.

Los objetos están disponibles en la web de la casa de subastas Gaston and Sheenan hasta el 31 de agosto. Hay gorras y sacos que superan los 400 dólares, camisetas de 200, sudaderas de 120, manillas de 60, entre otros. El dinero recaudado en la subasta será destinado a los afectados por McFarland, cuya estafa alcanzó un valor de 27 millones de dólares.

Ja Rule lanzó una canción sobre el desastroso Fyre Festival

Gracias al documental de Netflix, una de las víctimas más recordadas es Maryann Rolle, una cocinera del restaurante Point Bar and Grille en Exuma, Bahamas, quien afirmó que su vida quedó arruinada por el Fyre Festival y tuvo que gastar unos 50.000 dólares para pagarles a las personas que trabajaron junto a ella para el evento. En 2019, una campaña de crowdfunding logró recaudar más 78.000 dólares para ella.

Otro de los más recordados es Andy King, quien afirmó en el documental de Netfix que estaba dispuesto a hacerle sexo oral a un funcionario de la aduana de Bahamas para que le permitiera ingresar al país miles de botellas de agua para los asistentes al festival. A comienzos de 2020, Andy fue elegido por la marca de agua Evian para protagonizar una de sus campañas.

Más contenido sobre: