Se encuentra usted aquí

.

Jimmy Rangel: el director colombiano que ha cambiado la forma de ver el teatro

El coreógrafo, bailarín y director se ha atrevido en cada uno de sus proyectos a cambiar la forma de ver el teatro.
Foto Cortesía BBC
Foto Cortesía BBC
Por
Alfred Lord

Jimmy Rangel lleva en su ADN el sonido, el arte, y la expresión de los espectáculos de gran formato. Mientras muchos niños dedicaban su tiempo a jugar cosas comunes, él pensaba en diseñar algún escenario, dirigir alguna obra, o ser parte de una comparsa en las celebraciones y festivales en Bogotá.  Ese interés lo sumó a la preparación que recibió en la Instituto Universitario Nacional del Arte de Buenos Aires, el Instituto Superior de la Habana y en la ASAB (Academia Superior de Artes de Bogotá) Sin embargo, sentía que necesitaba más conocimientos para aplicar sus proyectos y se fue para Londres. Mientras estudiaba en el International School of Corporeal Mime de Londres, se cruzó con el Circo del Sol, conoció gente del staff y bailarines y se enganchó, fue parte del equipo que hacía casting, era ensayador de los bailarines, viajó con ellos y creó cosas en conjunto con el equipo. Esta etapa lo marcó mucho y despertó el interés en él por hacer obras disruptivas que rompieran con todos los esquemas establecidos.

Otro de los grandes proyectos donde estuvo fue el Super Bowl del 2017 con Lady Gaga, uno de los eventos gigantes y de mayor audiencia de la televisión en el mundo. “Lady Gaga tiene una cosa bien particular para mí y es que, si bien hace parte del mundo del pop y es referencia de rockstar y popstar, ella tiene una cosa y es que quiere investigar sobre sí misma también. Eso es un poco lo que me dejó la experiencia con Gaga en el Super Bowl, había muchos directores y en ese espectáculo estaba ese concepto, todo lo que queramos lo vamos a hacer, no hay límites".

cancion_para_dueto_2_foto_juandavidpadillavegazj2a1445.jpgFoto: Juan David Padilla Cortesía Teatro Colón / Obra: Canción para dueto.

Está convencido de que el aporte más grande es poder construir un lenguaje teatral y un lenguaje escénico en Colombia en una era donde no solo las nuevas generaciones proponen, sino que son parte activa de los proyectos. Incluso son los productores de sus propias obras y es algo que ha permitido que el teatro y las artes escénicas crezcan.

Lo que ha podido ver en estos años es que en Bogotá y Colombia cada día hay mucho talento y se encuentran muchos artistas, y creativos. “la gente no consume mucho, no es fácil, y cuando tú traes una propuesta que desubica todo, que es un poco lo que me pasa a mí, ¿qué pasa si el teatro no se ve sentado?, se ve de pie, o ¿qué pasa si el teatro no tiene una historia? y no es una historia que yo te cuente, sino que tú construyes, cuando empiezas a hacerte esas preguntas al espectador, a la gente empieza a repeler, pero Colombia te permite todavía hacer eso”.

Su hoja de vida es extensa. Ha sido parte de muchos proyectos en Colombia y fuera del país. En 2018 fue invitado a ser parte de la producción de los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe. La invitación llegó porque en el 2017 hizo parte de los Juegos Bolivarianos, el mismo equipo de producción tenía a cargo este encuentro deportivo en Barranquilla y lo llamaron para apoyar la dirección escénica de la inauguración. Pero su magia también se ha visto en los escenarios en shows en vivo de Esteman, Monsieur Periné, entre otros. En Colombia, ha trabajado como coreógrafo residente del Teatro Colón de Bogotá y entre la lista de algunas de las producciones escénicas más destacadas están: Frida Libre, A la sombra del Sol, Shakespeare enamorado, Cázame, El Grito, Apesta, Macbeth, Woyzeck, y Canción para dueto.

Aunque ha sido parte de grandes espectáculos, todavía espera hacer una obra donde un gran montaje conectado con una historia sea algo que logre volar la imaginación del público. “A mí me gustaría que vieran esos espectáculos míos no como una cosa irreverente, sino como un trabajo de investigación, porque a veces creo que estos espectáculos se quedan en el tono de la irreverencia, y es como “Jimmy es muy loco”, y no logran ver todo lo que hay detrás. No me gustaría que la conclusión final fuera esa”.

Más contenido sobre: