Se encuentra usted aquí

Las 5 etapas del duelo de ser jurado de votación (y cómo sobrellevarlas)

"Noooooooooooooooooo".
Getty Images.
Getty Images.
Por
Redacción Shock

Estamos en año de elecciones y ya a muchos les tocó ser jurados de votación en las elecciones parlamentarias y presidenciales (sin olvidar la consulta liberal de noviembre de 2017).  Aquí puede consultar si le tocó el próximo 26 de agosto para la consulta anticorrupción.

Consulta anticorrupción: se la explicamos con gifs. 

Si fue asignado jurado, nada que hacer: le tocó cumplir su deber democrático. Eso o pagar una multa de 10 salarios mínimos (e incluso la destitución de su cargo, en caso de que trabaje para el Estado). Como sabemos que seguramente no tiene toda esa plata (y si la tiene probablemente no la va a querer gastar en eso) aquí le contamos cómo sobrellevar el duelo de ser jurado.

Negación

“Noooooooooo” es la reacción de muchos cuando se enteran de que son jurados de votación. Por lo general el mensaje le llegará a su correo laboral y a su celular. Sin embargo, no está de más que consulte la página de la Registraduría. Allí sabrá si definitivamente es jurado o no. Recuerde que es posible que cambie, así que no está de más que verifique días antes de la fecha. 

Rabia

Una vez ya se hizo a la idea de que le va a tocar ser jurado es inevitable sentir ira. Admitámoslo: no es que sea el plan más chévere del mundo para un domingo y, de los millones de personas que hay en el país, preciso le tocó a usted. Pero calma: una vez llegue se dará cuenta de que no es tan terrible como creía. 

Negociación

En esta etapa, usted busca qué hubiera podido hacer para evitarlo o para que fuera menos grave. También se estará preguntando cómo hacer el proceso más llevadero. Pero no le meta tanta mente a eso, ya que es algo aleatorio. Mejor piense que con su tiempo está contribuyendo a que Colombia sea más democrática (así no parezca).

Tristeza

Seguro ya pensó en la madrugada y el frío del domingo y le dieron ganas de llorar. Pero tranquilo, acuérdese de que tiene derecho a un día compensatorio, así que vaya negociando con su jefe y piense en eso para mejorar su ánimo.

Aceptación

Aquí se asume la realidad: es un hecho que va a ser jurado, así que no se estrese: vaya juicioso a la capacitación, llegue temprano y haga su trabajo lo mejor posible. Es lo único que queda por hacer.