Se encuentra usted aquí

Las mentiras sobre sexo que creímos gracias a las películas

No todo el mundo tiene maratones sexuales.
Getty Images
Getty Images
Por
Redacción Shock

Ya sabemos que a Hollywood no hay que creerle en relaciones de pareja, o en persecuciones policíacas o en temas científicos, o en… básicamente nada. Hollywood es bueno para entretenernos, pero no para darnos una dosis de realidad. Esto pasa con el sexo: crecemos viendo comedias románticas (o porno) y nos decepcionamos si nuestra vida sexual no es igual. Aquí algunas mentiras sexuales que creímos gracias al cine.

Mentira: Siempre hay orgasmo.

Realidad: no siempre hay orgasmo en el sexo (y no siempre ambos llegan al mismo tiempo). Hay otros elementos que componen la experiencia sexual que no necesariamente incluyen el orgasmo. Esto ha puesto demasiada presión en hombres y mujeres, pero la verdad es que es normal no llegar.

Mentira: Entre más ruidos hacen, más placer tienen.

Realidad: Es frecuente ver en las películas (especialmente en el porno) que las mujeres gritan y gimen a muy alto volumen. En realidad esto no necesariamente significa algo. Mientras algunas mujeres prefieren quedarse calladas (aunque estén experimentando placer), otras sienten que deben gemir porque a su pareja le gusta o es lo que se espera de ellas.

Mentira: La primera vez es perfecta.

Realidad: En la primera vez no todo el mundo tiene una experiencia sexual satisfactoria, suele ser incómoda y esto es algo completamente normal. Es raro ver fuegos artificiales si nunca antes ha tenido sexo. 

Perder la virginidad en las películas vs. la vida real. 

Mentira: Siempre tenemos ganas.

Realidad: Es frecuente ver en las películas que una pareja cruza miradas, y en pocos segundos ya están en el acto. Lo cierto es que tanto a hombres como a mujeres les cuesta cierto tiempo ponerse “en el mood”. No se logra chasqueando los dedos o algo así. 

Mentira: Todo el mundo tiene un cuerpo perfecto.

Realidad: Puede parecer obvio, pero muchos se pueden llegar a acomplejar al ver que su cuerpo no se parece al de los actores de una película. La realidad es que hay miles de cuerpos distintos y si alguien de verdad quiere acostarse con usted, no le va a importar si tiene el cuerpo perfecto.

Mentira: Pueden durar horas y horas.

Realidad: A diferencia de algunas películas que nos convencen de que las parejas pueden durar horas y horas, eso no es muy frecuente en la realidad (ni siquiera si hace sexo tántrico). Un estudio concluyó que el hombre promedio no puede mantener una erección por más de 20 minutos.

Mentira: El sexo en la ducha es super sexy y divertido.

Realidad: A diferencia de lo que muestran las películas, el sexo en la ducha es incómodo y aparatoso. El agua puede limpiar cualquier lubricación natural del cuerpo y eso no es nada conveniente.  Que una ducha con la pareja lleve a algo más ya es otra cosa…

Mentira: A las mujeres siempre les gusta ponerse las camisas de sus parejas masculinas después del sexo.

Realidad: Es un mito que ya han explotado varias películas desde los 50. Justo al terminar, la mujer se pone la camisa de su pareja para caminar por la casa. El portal Racked concluyó que esto puede interpretarse como una señal de pertenencia del hombre. Pero, para no hilar tan fino, la verdad es que es poco frecuente que esto suceda, la mujer simplemente se pone cualquier cosa que encuentre o no se pone nada: después de todo, ya no hay nada que esconder.

 

Temas relacionados: