Se encuentra usted aquí

Los 10 judas del fútbol que se cambiaron de bando por billete

Los que cambiaron el ideal romántico de estar toda la vida en el equipo de sus sueños por muchas monedas.
Por
Héctor Cañón

El mercado de pases se calienta y las hinchadas furibundas esperan ídolos para amar en su club y enemigos para odiar en los demás equipos. Este es el selecto grupo de traidores que cambiaron de bando sin sonrojarse.

Por Héctor Cañón @CanonHurtado

El mercado de pases está abierto y los dueños de uno de los negocios de entretenimiento más productivos del planeta tienen cientos de millones de euros disponibles para cambiarles a su antojo la camiseta a los cracks y sacudir las pasiones de los hinchas alrededor del planeta.

Al igual que Judas, algunos de los jugadores más apetecidos del mercado cambiarán de bando por unas monedas de oro.  Los aficionados los incluirán en su selecta lista de odiados, las barras bravas los maldecirán en sus cánticos y ellos tratarán de seguir rompiéndola y facturando.

Así es este negocio. “El jugador no es dueño de su destino”, dijo Falcao García hace algunas semanas al referirse a que en algunas ocasiones no tenían voz ni voto a la hora de ser contratados por un nuevo club. El Tigre tiene en gran parte razón. Detrás de cada transacción están los agentes tipo Jorge Mendes que visten como estrellas del jet set, urden conspiraciones al estilo romano y se llevan gran parte de la tajada de cada traspaso futbolero. A su lado, abogados y familiares también están dispuestos a cambiar de equipo con tal de recibir su parte.

Sin embargo, el arquetipo del traidor es uno de los más apetecidos en la fiesta del fútbol. El delantero argentino Gonzalo Higuaín es el último divo en saltar al top de los Judas del balompié. Y en su caso, sí estuvo de acuerdo en pasarse al otro bando y además se mostró orgulloso de su venganza al club que, según su versión, no le dio el lugar que se merecía. Hace un año, dejó Napoles por 90 millones de euros tras haber sido campeón de la Liga y la Súper Copa de Italia y dos veces goleador del calcio. Hasta ahí todo bien, pero cuando los hinchas de enteraron de que su destino era el archirrival Juventus quemaron algunas de sus camisetas en las tribunas donde antes lo vitoreaban y las demás las arrojaron al sanitario.

El mercado y las billeteras de los multimillonarios dueños del negocio del fútbol están abiertos, los agentes buscan como perros hambrientos su tajada y ya no quedan leyendas como el italiano Franceso Totti dispuestas a resistir la tentación del oro y serle fieles a una misma camiseta toda la carrera. ¿Se imagina a James Rodríguez en el Atlético de Madrid o a Diego Costa en el Manchester United? Ambas jugadas moverían una fortuna y sembrarían la idea de la traición y la venganza en los hinchas sedientos de historias de amor y odio. Les dejamos acá el selecto top de los traidores más recordados de la historia.

1. Ronaldo. El fenómeno brasileño se fue de doblete a la hora de las traiciones como solía hacerlo en las canchas con cualquier camiseta que se enfundaba. Sin embargo, se las arregló para que sus cambios de bando no fueran inmediatos. Primero brilló en Barcelona, luego fue a Inter, más adelante a Real Madrid y por último jugó para Milán. Genio. El gordo nunca se sonrojó y al final quedó bien con los diferentes bandos de los que hizo parte, a pesar de ser ídolo también de las huestes enemigas. 

2.Luis Enrique. El amarillismo de la prensa futbolera española es legendario y el ex director técnico de Barcelona fue uno de sus personajes favoritos en la década de los noventa. En el verano del 96, el jugador de la selección española no logró ponerse de acuerdo en cuanto al billete con Real Madrid y no le vio problema a firmar para Barcelona. En las tribunas del Santiago Bernabeú su nombre es sinónimo de deslealtad mientras él estaría dispuesto a volver a cambiar de bando como director técnico si le pagaran lo que pide ahora que es un desempleado más.

3.Luis Figo. El crack portugués confirma el tridente de traidores, junto a Ronaldo y Luis Enrique, más odiados por alternarse las camisetas de los dos grandes clubes de España. En el verano del 2000 sorprendió a todos al abandonar a los catalanes para vestirse de blanco en Real Madrid. En el Camp Nou es odiado mientras que en el Santiago Bernabeú es un Dios. Las paradojas de Judas.

4. Robbie Van Persie. El holandés está a la cabeza en la historia de traiciones en el cambiante fútbol inglés. Tras ser capitán, figura y estandarte del exitoso Arsenal de Arsene Wenger, se dejó tentar para marcharse a Manchester United por Alex Ferguson, uno de los directores técnicos con más capacidad para convencer a los cracks a convertirse en Judas. Los 30 millones de euros que costó el traspaso fueron una tentación imposible de resistir.

5. Roberto Baggio. El Divino fue héroe y villano a lo largo de su carrera. Figura durante una década de la selección de su país, falló el penal definitivo en la final del Mundial de Estados Unidos 94. Muchos no se lo perdonaron. Otros tampoco soportaron el hecho de que siendo la figura descollante de Fiorentina se mudará a Turín para vestirse como ídolo de Juventus. El día en que se anunció su traspaso hubo (literalmente) disturbios en Florencia. 

6. Hugo Sánchez. A pesar de que Atlético de Madrid, equipo con el que salió goleador en la temporada 1984-1985, intentó responsabilizar a Pumas de México del paso del goleador a Real Madrid, la afición descubrió la traición y nuca se la perdonó. Enemigo número uno en las gradas del estadio Vicente Calderón.

7. Carlos Tévez. El popular Apache es el jugador con mejor sueldo en el planeta fútbol. Así como no le vio problema a dejar su amado Boca Juniors para irse a cobrar una fortuna en China, tampoco se amilanó a la hora de dejar Manchester United por Manchester City. El técnico Alex Ferguson no lo ponía y Tévez se vengó marchándose con los rivales y saliendo campeón. Monstruo. 

8. Mario Gotze. En Alemania, a pesar de que el mercado es menos estrambótico que en España, Italia o Inglaterra, también hay quienes se han cambiado de bando por dinero. El volante que anotó el gol del título para Alemania en la final del Mundial Brasil 2014, se fue para Bayern Munich después de ser figura con Borussia Dortmund. Obviamente, no lo quieren ven ni en la tele.

9. Zlatan Ibramovich. El sueco es un rockstar. Lo suyo no es la fidelidad  a ningún color. Por el contrario, Zlatan siente que honra a los equipos con los cuales juega. Donde le pongan billete y le prometan mimarlo llega. En Italia jugó para Inter, Milán y Juventus y a pesar de los señalamientos de traidor, es querido por la mayoría. 

 

10. Gonzalo Higuaín. El Pipita, a pesar de meterla donde quiera que pasó, es recordado por comerse goles en finales con la selección Argentina y por ser uno de los Judas más odiados de la historia del calcio italiano. Tras dejar Nápoles, se mostró orgulloso de su venganza y de haberlos cambiado por Juventus. Sinvergüenza. amiseta en las tribunas donde  a la hora de las traciones como soliesistir uventus quemaron su camiseta en las tribunas donde