Se encuentra usted aquí

Los cigarrillos electrónicos no son tan inofensivos como parecen

Parece que no hay cómo librarse: fumar sigue siendo malo.
Foto: Gettyimages
Foto: Gettyimages
Por

Según un artículo publicado en el journal de medicina Thorax, y firmado por más de 10 autores de la Universidad de Birmingham, la popular moda de vapear (o fumar cigarrillos electrónicos) puede provocar en el cuerpo un efecto similar al consumo de los cigarrillos habituales.

(Vea el artículo del estudio acá)

Aunque en los últimos años se ha extendido el uso de estos aparatos para fumar con el argumento de que son más sanos, el estudio descubrió que “el vapor disminuye el efecto de las células de los macrófagos alveolares, que ayudan a eliminar partículas de polvo, bacterias y alérgenos de los pulmones”. Ahora, en palabras más digeribles, lo que quiere decir el profesor David Thickett, autor principal del estudio, es que podrían dañar nuestro sistema inmunológico y dejar nuestro sistema respiratorio en una condición de vulnerabilidad.

Los científicos que hicieron el hallazgo probaron el efecto del vapor del cigarrillo electrónico condensado en los macrófagos alveolares (que vienen siendo algo así como las células más importantes para el funcionamiento del sistema respiratorio) tomados de muestras de tejido pulmonar extraídas de ocho no fumadores. El resultado: ese vapor condensado terminó por ser más dañino que el líquido estándar del cigarrillo electrónico. Y sus efectos empeoraron con el incremento de las dosis.

Si bien gracias al experimento se tienen pruebas, por primera vez, de que el uso desmedido de cigarrillos electrónicos podría traer consecuencias graves para el organismo, los encargados del estudio aseguran que es necesario continuar con las investigaciones. Aún queda por comprobar si con el uso de estos aparatos vaporizadores existe la misma propensión al cáncer o la muerte prematura, que se sabe existe con los cigarrillos comunes.

Fuente: El Confidencial 

 

Temas relacionados: