Se encuentra usted aquí

Miss Balanta: El turbante como símbolo de resistencia

La caleña creó una marca para contar historias en cada una de sus prendas.
Por
Alfred Lord

Angélica Castillo nunca imaginó que su blog de moda, creado para un proyecto de maestría en Barcelona, sería el comienzo de su estrecha relación con los turbantes. Asegura que solo sabía escribir cartas de amor antes de lanzarse a hablar de su estilo y la forma como llevaba siempre bien puesto su turbante. De Barcelona se fue a vivir a Panamá, donde siguió alimentando su blog con apuntes de estilo, donde se destacaba siempre este accesorio en su cabeza.

Una diseñadora que vive en China le preguntó cómo podía aprender a colocarse un turbante. Angélica montó un tutorial en YouTube, para enseñar a hacer los nudos y así oficialmente nació Miss Balanta turbantes.   

Se mudó a Bogotá y muchas personas le preguntaban por los turbantes. En esa época conoció a Goyo de Chocquibtown, quién estaba abriendo una peluquería, y le contó qué estaba haciendo con las telas que coleccionaba. Goyo le dio un espacio donde empezó a vender sus primeras creaciones.

Lo más importante para Angélica es que ha descubierto más sobre los turbantes. Ha encontrado grupos de mujeres que la inspiran, por ejemplo, aquellas que pasan por tratamientos de quimioterapia. Ellas le han dado grandes lecciones acerca de la importancia de este accesorio, que se convierte en parte fundamental de sus vidas durante estos procesos.

 “Cuando hablo de empoderamiento me refiero a un empoderamiento real, que ha cambiado vidas, que ha tenido un cambio positivo en la transformación del pensamiento. Para mí, el turbante no es solamente una pieza que me pongo en la cabeza y me veo bonita, también tiene una cantidad de significados. Cuando los sabemos, le damos al turbante un mejor uso”.

“Si uno busca en Internet qué es un turbante, dice: lienzo de tela con un tamaño determinado. Pero yo resalto que no todo lo que nos amarramos en la cabeza es un turbante, porque va perdiendo su significado. El turbante tiene una historia y hace parte de un grupo étnico y cultural, es más que una moda”.

Según Angélica, turbante es un pedazo de tela de un tamaño determinado, dependiendo de donde se use. Por ejemplo, los Sij, que están ubicados en India, son un grupo religioso que utiliza un turbante de 25 metros súper largo, porque lo hacen con unos nudos muy particulares. Los turbantes de Miss Balanta son rectangulares y miden entre 1.50 y 1.60 y 60 cm de ancho, para que sean mucho más fáciles de poner.

Un poco de historia por Miss Balanta

En la época de la Colonia, cuando los esclavos llegaron a América, a algunas mujeres negras, principalmente en Estados Unidos, las obligaban a cubrirse el pelo. Como en muchas culturas o religiones lo hacen porque es un símbolo sexual, las mujeres esclavas tenían que taparse el pelo con un lienzo blanco.

En ese momento dejó de ser un adorno para convertirse en un símbolo de opresión. En esa época, no todas las mujeres negras eran esclavas: algunas gozaban de libertad y estas mujeres tomaron la decisión de empezar a adornar este accesorio con joyas y otros elementos. Así se convirtió en un accesorio de resistencia y de poder femenino.

Cómo se hace una colección de Miss Balanta

Para ella es importante enlazar una colección con otra para crear una línea de comunicación. Desde el 2017 hasta la fecha se ha preocupado por que cada una de ellas hable un poco del entorno y de cómo las relaciona con su historia. “A mí me gusta empezar con un nombre. Por ejemplo, hay una colección que a mí me tocó mucho que se llama Doris, a partir de ese nombre empiezo a investigar qué es lo que está pasando conmigo en ese momento. El año pasado tuve tres pérdidas: se murieron tres personas muy importantes para mí y no pude vivir ese duelo, porque tenía que trabajar. Ellos no vivían en Bogotá pero me afectaron mucho sus muertes, fueron personas muy importantes en mi vida. En esta colección me inspiré en la muerte para hacerle un homenaje a la vida. Doris es mi mamá y es una persona muy importante para mis procesos creativos. La marca se llama Balanta porque es el apellido de mi mamá, y cuando ella estaba viva quería hacerle un homenaje a través de mis colecciones. Ahí surgió porque los homenajes se hacen en vida”.

Con un tema para la colección empiezan a salir historias de su relación con la familia, hermanos, situaciones que la han marcado, la infancia, sumado a los gustos de la protagonista: a su mamá le gustan las flores, los pájaros y la fiesta. Con toda esta información ella empieza a tejer la historia en imágenes para sus estampados.

La idea es crear ocho estampados para la colección. Junto a la diseñadora textil buscan referencias gráficas y digitales, porque del papel pasan a desarrollar todo en el computador. Es un gran trabajo creativo, algunas figuras las ilustran, las pintan, otras se hacen desde cero en digital. Todos los estampados tienen diferentes procesos, por eso los revisan hasta el final para estar segura de que hay diferencias en los colores.

Para esta selección de colores, se basa en las tendencias, pero también se inclina por algunos de sus colores favoritos. El rosado, el fucsia y el amarillo son fundamentales en la paleta básica de sus colecciones. Con los diseños aprobados, envían a estampar y después al taller donde empieza la producción de turbantes. Un mes se demora todo este proceso, que termina con la promoción, hasta llegar al punto de venta.