Se encuentra usted aquí

¡No más escondites! Las apps que rompieron con el closet LGBTIQ

El amor en tiempos de Grindr y otras Apps que facilitaron la forma de relacionarnos
Foto Getty Images
Foto Getty Images
Por
Redacción Shock

Durante muchos años la comunidad LGBTIQ tuvo que esconderse y generar canales clandestinos para comunicarse y relacionarse. Pero ahora, con la explosión de las apps, este problema desapareció dando paso a una nueva ola de libertad pero, también, de cambios profundos a la hora de relacionarnos.

Por: Juan Villada Palacios // @soyjuanpalacios

Fotos: Getty Images

A través del tiempo las formas para relacionarse de la comunidad gay han evolucionado, en gran medida por la sociedad y las formas en cómo se estigmatizó el ser gay. Y es que recordemos que sobre los años 60, el hacer parte de la comunidad LGBTIQ era visto como un padecimiento y, por ende, los encuentros se hacían de forma clandestina y en lugares donde la afluencia de público fuera baja para evitar problemas. Para los años 70 esta práctica era recurrente entre los gays que buscaban tener encuentros o sexo casual y, de la misma manera, los mensajes debían ser cifrados para evitar ser descubiertos.

De los primeros medios que se tiene conocimiento como publicación gay se encuentra la revista semanal Die Freundschaft, creada en 1919 en Alemania y que incluía anuncios por palabras, fotos de desnudos y publicidad. En los años 70 en Nueva York, obligados a encontrar nuevas formas para comunicarse sin arriesgar la integridad física por el contexto en ese momento –seis meses después de los disturbios de Stonewall–, se fundó un periódico llamado Gay. Esta publicación nace con el objetivo de informar a la comunidad sobre fiestas, manifestaciones, convocatorias y es la primera forma en la que un gay podía acceder a escribir un anuncio de interés.

gettyimages-72374112a.jpg

A finales de los años 80 la democracia empezó a volver a Latinoamérica, y los activistas y organizaciones empezaron a liderar movilizaciones como la del 28 de junio de 1982, fecha de la primera marcha gay en Colombia en la que participaron 32 personas. Dicha marcha era desde la Plaza de Toros hasta el Parque de las Nieves sobre la carrera Séptima y participaron grupos de Medellín y Cali. Con estas manifestaciones lugares como el Teatro Faenza, que para los años 70 y 80 era el sitio de reunión gay más popular de la ciudad, buscaban un reconocimiento como iguales en derechos y expresión de la libre identidad. En 1997 en Colombia nació Acénto, una revista hecha para la comunidad homosexual, cuyo primer número incluyó un artículo de fondo de la naturaleza gay, una encuesta con los precandidatos presidenciales sobre el voto gay, el gaycionario que reunía el léxico utilizado por los homosexuales en Colombia, y las obligadas sociales. ¡Se convirtió en el Facebook del momento!

foto_pro2a_0.jpg

La consolidación de internet generó sitios de chats que permitían tener una conversación más detallada y a tono entre hombres. A medida que ha pasado el tiempo y con los diferentes avances tecnológicos, se fueron sumando el intercambio de contenido multimedia, videollamadas y opciones que, a hoy, son importantes a la hora de conocer a alguien por medio de una APP. Los avances de la modernidad y la tecnología han logrado llevar los más mínimos instintos humanos al hedonismo. No existe nada seguro, la incertidumbre es el pan de cada día y la única constante es la falta de pertenencia, de afinidad e ideologías.

Hoy en día hay una gran variedad de plataformas Gay para citas o encuentros que, con seguridad, usted ha escuchado o tenido en su celular. Aplicaciones como Tinder, Grindr, Scruff, ManHunt, Hornet, Romeo, Jack D o Her, confirman que existen bastantes posibilidades para conocer chicos y chicas. La responsabilidad de uso de cada una de estas plataformas está en cada uno. Probablemente esto es lo que se puede encontrar en alguna de estas:

TINDER

Es una aplicación de citas y encuentro con la que puede salir o chatear con una persona que los ha calificado positivamente. Propicia para conocer a fondo detalles del otro. Permite conexión con otras redes sociales como Instagram y Spotify, herramientas que amplían la perspectiva sobre el candidato. Ideal para una primera cita con intenciones

HER

Es una aplicación dirigida a mujeres lesbianas, gays y bisexuales. Está disponible para iOS y Android. Las usuarias pueden unirse a la aplicación con su cuenta de Facebook o dirección de correo electrónico.

GRINDR

Es la aplicación gay más común y conocida entre la comunidad. Permite a sus usuarios localizar y comunicarse con hombres y mujeres homosexuales, bisexuales, transgénero y transexuales que se encuentren en las proximidades. Se considera la mayor red social LGBT+ orientada a un público masculino. No se permite subir fotos de desnudos totales como fotos de perfil. Pueden buscar sexo, amistades y hasta negocios.

SCRUFF

Es una app que se impone con importancia en el mercado latinoamericano. Cuenta con filtros de seguridad que permiten verificar la edad de los usuarios. La regulación visual de la aplicación no permite contenido explícito como foto de perfil. 80% de los hombres oscilan de 18 a 35 años. Esta aplicación es inclusiva en género pueden encontrar gays, bisexuales y trans. Cuenta con opciones para programar citas en otros países cuando van de visita o enterarse de las fiestas de cada ciudad.

MANHUNT

Es una página en línea de las más antiguas que existen que cuenta con más de 5 millones de usuarios a nivel mundial y más del 50% son latinos. Es una página sobre todo para hombres mayores (más de 30-40 años). En esta página su público es más abierto al sexo y fetiches, pero lamentablemente no cuenta con app para Android.

gettyimages-821194684a_2.jpg

HORNET

Es una red social de contactos orientada exclusivamente al público gay. Un elemento que diferencia a Hornet de otras aplicaciones similares es que no necesitaremos tener una cuenta de usuario para ver los perfiles de otros usuarios o incluso enviarles un mensaje. Gracias a su herramienta de búsqueda, facilita encontrar a otros usuarios que compartan nuestros gustos.

ROMEO

Uno de sus puntos fuertes es la cantidad de filtros que podremos establecer a la hora de utilizar la búsqueda. Como suele ocurrir en este tipo de apps, podremos elegir la franja de edad en la que estamos interesados, pero también la estatura o el peso. Incluso podremos añadir etiquetas con las que son más precisas las búsquedas.

JACK D

Es una app enfocada en hombres de color, asiáticos, latinos, en la que predominan los hombres que no son el típico blanco estadounidense. Es una aplicación juvenil.

TWITTER

A Twitter la conocemos, sobre todo, por las discusiones políticas que se suscitan en esta plataforma. Pero también es famosa entre la comunidad gay por la facilidad al compartir contenido pornográfico y pactar citas tipo cruising. Existen usuarios que suben fotos, videos y textos sugestivos, lo particular, es que ahora estos contenidos van linkeados a una web llamada “OnlyFans” que es una red social para que los seguidores puedan conocer mejor a sus ídolos. Esta plataforma permite conocerlos muy bien, porque la página facilita compartir contenido explícito de relaciones sexuales a través de una suscripción al canal de quien sube el contenido. Es un pague por ver.

...

Pero hablemos de lo que mostramos en las aplicaciones. Consultamos la perspectiva de Carlos Cuevas, profesional en Psicología de la Universidad Nacional de Colombia con Maestría en Psicología clínica y de la familia de la Universidad Santo Tomás, sobre el comportamiento y cambios que han tenido las formas de conocernos y relacionarnos en aplicaciones.

gettyimages-87877122a.jpg

¿Las personas que utilizan las aplicaciones lo hacen con el objetivo de encontrar el amor?  

Carlos Cuevas: No solo puede ser el amor, también amistad, sexo casual, se usan como plataformas para negocios. El amor es una de las intenciones que se establecen para descargar una app.  

Al momento de estar online en una app, ¿la personalidad cambia a través de estas herramientas?

CC: Solo se extienden otros modos de ser de un centro identitario que hemos construido. Hay cosas de nuestra identidad que permanecen más o menos estables y constantes y otras que pueden ser más periféricas que cambian según el entorno. De este modo, podemos ser unas personas con unos valores y principios estables, pero que pueden mutar dependiendo del contexto.

¿Estamos tan mal por recurrir a aplicaciones para conocer personas?

CC: Somos seres sociales, necesitamos conectarnos con otros para reconocer otras historias, otras maneras de pensar, de sentir. Si le damos una medida clara al uso de las aplicaciones resultan bastante útiles.

¿Existe la posibilidad de volverse adicto a una app?

CC: Claro, si definimos la adicción como una acción que impide el buen desempeño en las distintas áreas de la vida.

Las aplicaciones han facilitado tener sexo. ¿Si el sexo es fácil se vale aprovecharlo?

CC: Obvio que es válido, siempre y cuando devenga de un acuerdo entre los implicados. Tenemos muchos prejuicios mentales frente a la sexualidad y las apps pueden ser interfases que te ayudan con esos líos mentales que no logramos deshacer en la cotidianidad. Si el sexo es fácil entre dos (o más) adultos que están de acuerdo, ¡hay que hacerlo! El sexo es vida si se aprovecha con cuidado y responsabilidad, y si se puede acceder fácilmente a él, ¿por qué no?

 

¿Lo que la aplicación te da, la aplicación te lo quita?

CC: Suele pasar, pero no debe ser lo único que suceda. Si estableces una relación clara donde acuerdas que la app se usó para lo que necesitaban, que era conocerse, pues ya, se le debe dar de baja, pero si esto no sucede es seguramente a una sensación de insatisfacción en la relación misma, lo cual puede llevarte a desarrollar una conexión con la app.

¿Dentro de este entorno en el que el uso de la aplicación puede convertirse en un uso cotidiano podemos repetir patronos de comportamiento en encuentros y relaciones?

CC: Sí, pero aprendemos de ellos. Esa frase de "esta vez será diferente" aplica muchas veces, pero los patrones son útiles para configurar marcas identitarias, nos ayudan a establecer un equilibrio entre el orden y el desorden que comporta la complejidad humana. Si logramos ver qué patrones son útiles y cuáles no, seguro será una posición distinta la próxima vez que iniciemos una relación.

¿La tecnología realmente ha facilitado o cambiado las formas en comunicarnos? Etimológicamente, se define “facilitar” como posibilitar, permitir, simplificar y solucionar, y “cambiar” se define como el canje o intercambio para remplazarlo. Partiendo de esto, sin duda las aplicaciones y nuevos avances tecnológicos han facilitado la forma de relacionarnos ya que posibilita el conocer personas, permite interactuar, simplifica el cortejo y finalmente se soluciona la necesidad que se está buscando suplir en ese instante.

Es peligroso cuando ese proceso lo transformamos y nos cambia las dinámicas porque sencillamente, a medida que normalizamos el uso, se puede presentar que esto remplace situaciones, es decir cambie el sentimiento de una cita a encuentros facilitados por la tecnología. Así que es válido usarlas, además divertido, pero no más que prepararse para una cita para conocer a una persona.

Temas relacionados: