Se encuentra usted aquí

No más feminazis o feministas: hablemos de la verdadera revolución del sexo

En el más reciente día de la mujer un grupo de hombres y mujeres se sentaron a hablar de temas importantes.
Foto: Alejandra Mar
Foto: Alejandra Mar
Por
Mayra Hernández

En del día de la mujer varios colectivos aprovecharon el sobreactuado aguacero bogotano para ponerse a conversar sobre lo que hay detrás de este día y de la verdadera revolución sexual.

Por: Mayra Hernández @Mayaelectrik // Fotos: Alejandra Mar

“Dios no quiere a las mujeres”, dijo un hombre dueño de un fino humor negro la noche del 7 de marzo, antes del Día internacional de la mujer, cuando parecía que el cielo se había caído en un aguacero bogotano de esos que tumban hasta árboles. Ese diluvio se pintaba como el primer obstáculo para las actividades y marchas pro-mujeres que se llevarían a cabo en la ciudad al día siguiente.

“¡Que va! Si Dios tiene que ser mujer porque Él es creador y las mujeres también somos creadoras de vida. O por lo menos, es hermafrodita”, respondió con otra tanda de humor fino una mujer que caminaba bajo la lluvia hacia el punto de encuentro de We.Men: la marcha convocada por My GrlStory, uno de los colectivos jóvenes más activos de la capital en materia de empoderamiento femenino. Este grupo incita a hablar de unión, e incluye a los hombres porque en ellos también nos deberíamos reconocer como mujeres y porque las discusiones sobre género son un asunto de todos.

En efecto, el 8 de marzo llovió a cantaros en Bogotá. Fue un día gris y lluvioso de pe a pa. Y sí, las manifestaciones pro-mujeres planeadas para ese día en la capital fueron acalladas por la lluvia, por las excusas, por la pereza o quizás por la simple confusión de no saber si había una razón para marchar.

 

WE.MEN: No importa la lluvia! Unidxs representando! Bogotá, Colombia #wemen #mygrlstory #womensday

A post shared by My Grlstory (@mygrlstory) on

 

Ante la lluvia, el equipo de My GrlStory organizó las conversaciones sobre género que tenían planeadas en Casa Kilele, espacio cultural en el barrio Teusaquillo que, precisamente, lleva el nombre de la palabra que significa “unión” en dialectos de África Occidental. Quince mujeres y cuatro hombres se sentaron a dialogar y a celebrar el hecho de ser mujeres y el rol que jugamos en la sociedad.

mar_4706.jpg

Hablamos sobre lo que significa ser hombre y mujer con el objetivo de plasmar en una pieza gráfica o escrita las conclusiones a las que habíamos llegado. Una de ellas es que a pesar de las diferencias físicas, sociales y culturales entre hombres y mujeres, ante todo somos humanos: una posición de equidad que es necesaria entender para que dejemos de pensar en términos binarios (hombre/mujer) cuando se hable de género, y entendamos que las luchas por los derechos y las libertades de las mujeres son un llamado a levantarse por los derechos humanos. Por los de todos.

De esta manera la actividad con la que terminó la conversación implicó que todos los participantes conectaran sobre un tablero los nodos que creíamos necesarios para tener en cuenta a la hora de construir un tejido de humanidad en que se nos reconozca a todos como iguales.

mar_4950.jpg

Karen Rodríguez y Andrés López, del proyecto de apropiación y autoestima femenina Que buenas las tengo, pasaron por la conversación antes de ir a la Plaza de Bolívar donde otro combo de mujeres y hombres se alistaban para salir a la rodada en bicicleta. El recorrido, bautizado Por ellas rodamos todos, llegó hasta el Monumento a las Banderas, el único lugar de Bogotá con 120 estatuas de mujeres.

Hacia las siete de la noche algunos de los participantes de We.Men emprendimos el camino hacia la Plaza Bolívar convencidas que fue mejor haberse sentado primero a dialogar, a entender la perspectiva del otro, antes de salir a marchar sin saber a ciencia cierta por qué.

Quizás esta vez fuimos pocos y pocas, quizás la resonancia de este grito de mujeres en Bogotá fue leve en comparación con lo que pasó en otros países un día como hoy, pero aquí quedan las memorias de una conversación. Espero que lo que este día fue para 20 mujeres y 4 hombres sirva para que ustedes se unan a la conversación y recuerden que también pueden ser parte de esta historia de cambio que el mundo pide a gritos.

mar_4756.jpg

“Somos mujeres que queremos aportar y en la medida que queramos vamos a hacer un cambio real. Está bueno hacerlo por nosotras mismas, pero también por esas mujeres que no son capaces.” -Camila-

mar_4765.jpg

“Hace falta que los hombres entendamos mejor lo que está pasando y no solo quedarnos con la idea de las “feminazis” o “feministas”. Tengo dos hermanitas que son la luz de mi vida  y me gustaría aportar para que ellas sepan desde chiquitas que tienen su lugar y entiendan su posición en el mundo desde otra perspectiva.” -Santiago-

mar_4952.jpg

“Como hombre siento que la responsabilidad de lo que se está poniendo sobre la mesa como respeto, tolerancia, equidad, no solo es de las mujeres. Los hombres debemos ser coherentes entre el dicho, el hecho y el compromiso porque siempre hay excusas.” -Daniel-

mar_4873.jpg

“Estamos en un espacio que nos invita a reconocernos, a unirnos y a conectarnos como iguales y como diferentes, y entender que somos parte de un todo.” -Nathaly-

Temas relacionados: