Se encuentra usted aquí

OMGYes.com: la escuelita moderna del orgasmo femenino

Las respuestas para llegar al orgasmo femenino ya están en Internet.
Por
Trilce Ortiz

Siga y dese un paseo por la página que compila  técnicas usadas por más de 2.000 mujeres de carne y hueso, entre 18 y 59 años, en la intimidad de sus espacios de placer, compartiendo la manera cómo se masturban.

Por: Trilce Ortíz 

Mientras el resto de la humanidad comenzó junio sumergida en la maratón de House of Cards (ojalá los spoilers no se la tiren antes de que logre sacar tiempo para verla), yo me dediqué a hacer una de las cosas que más disfruto en la vida: masturbarme. Esta vez, sin embargo, no se trataba solamente de mi placer (bueno está bien, principalmente sí), sino del nuestro, chicas, del que tanto nos merecemos y tan jodido no es de alcanzar.

Hace un par de meses Paola, una de mis mejores amigas con las que tengo la dicha de poder hablar de todo lo que se nos ocurra sexualmente sin pelos en la lengua, me preguntó si ya me había subscrito a OMGYes. Ella estaba feliz con la página y quería intercambiar opiniones. Yo sabía de qué me hablaba pero me había negado a pagar los $39 dólares de la subscripción “vitalicia”. Llámenme tacaña, que carajos.

Al poco tiempo me crucé en Facebook con un video de Emma Watson hablando sobre OMGYes —es una subscripción cara, pero vale la pena—, decía. Yo a ella la amo, y creo que es una mujer honesta, así que decidí invertir (con el riesgo de tirar a la basura) la platica de la subscripción en pro de la investigación sexual que es lo que me compete y me hace profundamente feliz. Si la curiosidad mató al gato es bien probable que acabe conmigo también.    

 
Emma Watson discusses sexual pleasure website OMGYes.com

Emma Watson discusses sexual pleasure website OMGYes in conversation with Gloria Steinem

Posted by OMGYES on Thursday, February 25, 2016

¡Aplausos! La página web no es una recopilación mamerta de un montón de científicos hombres, midiéndole las respuestas sexuales a un grupo de mujeres conectadas a sensores en un laboratorio, nada que ver. Es un compilado de técnicas usadas por más de 2.000 mujeres de carne y hueso, entre 18 y 59 años, en la intimidad de sus espacios de placer, compartiendo la manera cómo se masturban. ¿Para qué? Uno, enseñarle a otras mujeres (y ojalá a sus interesadas parejas) técnicas que les han funcionado, en caso de que todavía no sepamos bien qué hacer con nuestros deditos para alcanzar el orgasmo y dos, desmitificar la conversación alrededor del sexo y tratar al placer femenino como un tema más (de altísima importancia). Así se revuelquen de la rabia la sociedad machista y la censura religiosa. Como dijo una de las felices usuarias en la página de Facebook del sitio “ you can kiss my clit”.

Los cerebros detrás de OMGYes, también llamada “la academia del clítoris” son Debby Herbenick, profesora de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Indiana e investigadora del Kinsey Institute y Brian Dodge del Centro de Promoción de la Salud Sexual de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Indiana. La fórmula es bien sencilla: cero pena + alta dosis de honestidad = una exploración deliciosa de las técnicas de placer femenino, protagonizada por miles de vaginas en sus variadísimas versiones.

Según datos del Kinsey Institute alrededor del 30% de las mujeres heterosexuales nunca logran llegar al orgasmo durante sus encuentros sexuales y el 68% siguen fingiendo orgasmos con sus parejas. Un poco deprimente el asunto, pero, como la práctica hace al maestro, la vaina es ponerse manos a la obra, o dicho de otra manera dedos a la vulva.

Un par de cositas para tener en cuenta a la hora de masturbarse (vía OMGYes):

Acento

OMGYes encontró que podemos ser surdas o derechas cuando se trata de nuestro clítoris. Es decir ensaya estimulando cada lado a ver cuál te hace sentir más.

Ritmo

Casi como componer una melodía, a cada una de nosotras le funciona una mezcla de tonalidades diferente. La estimulación constante y rítmica, la pausa espontánea entre toques, pausas entre distintos grupos de movimiento y hasta los movimientos rápidos (benditos sean los vibradores) son algunas de las opciones que puedes ensayar, para saber si lo tuyo es más un tango o un rock and roll.

Sorpresa

La premisa es bien sencilla: a uno le puede encantar la pizza con champiñones, hasta que se la dan de almuerzo todos los días durante dos meses. Lo mismo pasa con la estimulación femenina, el 67% de las mujeres que participaron en la primera temporada de OMGYes dijeron que disfrutan más de la masturbación si el ritmo cambia constantemente y el 76% dieron que les gusta tener un movimiento repetido y después variado, sin previo aviso.

Marco

Otro de los descubrimientos de OMGYes es cómo influye en la posibilidad de alcanzar el orgasmo la manera que piensas sobre le mismo. Por ejemplo si tanto tú como tu pareja están preocupados por que llegues al orgasmo y no por disfrutar del proceso, ya están fregándose la posibilidad de que suceda. Un ejercicio súper sencillo que proponen es poner un temporizador por X cantidad de tiempo durante el cual lo único que va a suceder es que ella sea estimulada: nada de regresar el favor, ni de pensar en hacer gemir sino le sale o ni siquiera prepares de llegar al orgasmo, sólo de disfrutar.

Además de los 50 videos cortos con explicaciones de las técnicas de las distintas mujeres, el hit absoluto de la página son los videos táctiles, que permiten practicar con un dedito (o varios) sobre la pantalla de tu smartphone o tablet, o usando el mouse en el caso del compu. Los videitos te dan feedback en tiempo real para que vayas afinando tus deditos. 

Veredicto final: Vale totalmente la pena comprar la subscripción, compartirla con la pareja y practicar con las distintas técnicas a ver cuál funciona mejor. La página está disponible en 11 idiomas, incluyendo español y aunque no es gratis, nada lo es realmente en esta vida y los fondos recogidos se están usando para continuar con la investigación del placer sexual femenino y la producción de la segunda temporada. Yo personalmente muero de ganas de que salga. porque YOLO.

Temas relacionados: 
Publicidad