Se encuentra usted aquí

Por qué el video de Andrea Marmolejo es todo lo que nos jode a las mujeres

Amiga date cuenta….
Emojis Whatsapp
Emojis Whatsapp
Por
Johana Arroyave

Vivimos en una sociedad en la que nos ensañaron 24/7 a insultarnos, pelearnos y criticarnos por el simple hecho de ser mujeres. Nos dijeron cuántos kilos tenemos que pesar para ser “lindas”. Para quedar bien socialmente nos “enseñaron” cómo hablar, cómo sentarnos y hasta crearon un manual de urbanidad en el que las mujeres tuvimos mucho protagonismo, cómo debíamos actuar en público, cómo cruzar la pierna y hasta la manera “correcta” de esconder los codos en la mesa a la hora de cenar. Nos jodieron por todo lado.

Por Johana Arroyave / @JohanaArroyave
*Artículo ganador en la categoría Opinión del Premio nacional de periodismo digital del Festival de los Sentidos & Kienyke 2019

Nos han juzgado de todas las maneras que han querido, nos han acusado de provocar que nos violen y nos han confundido con frases moralistas como “es una perra por acostarse con tantos”, “es una mojigata por no darlo”. Nunca la sociedad ha estado conforme o de acuerdo respecto a nuestras acciones; lo prueban estos 5 documentales para entender cómo jodimos a la mujer

Estamos acabando el 2018, un año en el que por fin mujeres del mundo se atrevieron a denunciar violadores, en el que nos paramos para decir #NiUnaMás, exigimos ser libres con nuestros cuerpos y decisiones y poder abortar legalmente, se crearon campañas por el amor propio y las cirugías plásticas y/o estéticas bajaron en un 5% según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isaps). Al parecer eso de aceptarnos tal como somos estaba dejando de ser una frase de superación personal y metiéndose en el cerebro realmente. Por fin parecía que avanzábamos y no estando solas, no peleando la una contra la otra sino juntas. Como tiene que ser. 

Y cuando creíamos que ya lo habíamos visto todo, que ya nada nos podía joder, que solo era cuestión de aguantar y seguir en la lucha… tenga. Aparece una “influenciadora” llamada Andrea Marmolejo y una serie de personajes apoyando que usara su voz en un video con pensamientos de “lecciones de vida sobre cómo ser ‘mejor’ mujer”. El nombre original del video en YouTube, Cómo no ser una guisa, contiene seis minutos seguidos de conductas que según ella nos hacen “menos atractivas”, “guisas” (palabra que se usa para menospreciar a otra persona) y con tips de cómo ser una “dama”.

No vamos a compartir el video por obvias razones. Pero sí me genera muchas dudas lo de “ser una dama” ¿Qué es ser una dama? ¿Según quién somos una dama? ¿Ante quién? Pero sobre todo, ¿para qué queremos ser una “dama”? ¿Nos sentimos tan poco cómodas con el concepto de mujer como para tener que cambiarlo por una palabra que según la RAE es “noble o distinguida”? Hay mucha gente distinguida por ser ladrones, asesinos y todo lo que está mal en la vida. Entonces no creo que eso sea lo que realmente importe.  

Por otro lado, ¿en qué parte de la Constitución, la Biblia o la vida metieron como regla básica que saludar de “holi”, comer Bom Bom Bun en una fiesta y tinturarse el pelo de rubio nos hacía menos atractivas? Y vuelve y juega ¿atractivas para quién? ¿No se supone que lo realmente importante es vestirnos, actuar y sentirnos bien con lo que vemos en el espejo? Es decir, ¡ser nosotras mismas!

¿Y saben qué es lo peor? Que estamos más jodidas aún si en vez de cambiar esos pensamientos nos escudamos en el “todos lo piensan, pero por fin alguien se atrevió a decirlo”. No, ya estuvo bien de normalizar este tipo de conductas en las que se tiran insultos entre mujeres, se alaba la superioridad moral y el atrevimiento de decirle a alguien que es menos que otro solo porque actúa, se viste o quiere ser diferente.

Acá el punto no es “yo pienso así y vale verga el mundo”. Ya entendimos que es imposible cambiar el pensamiento a quienes creen que esa es la verdad de las cosas, pero sí es posible que ustedes allá en casa reflexionen sobre qué tipo de contenidos están compartiendo y alabando. Y se atrevan a denunciar este tipo de violencias, sí violencias, porque estas cosas se prestan para atacarnos como mujeres en algún momento.

El feminismo es darles opciones a las mujeres para elegir, no es un pretexto para criticar a otras chicas.

Decirle "fea" a otra chica no las hace más bonitas, decirle "gorda" y criticarla no va a hacer que ustedes adelgacen o tonifiquen la panza más rápido y decirle "bruta" no les amplía el coeficiente intelectual. A ver si algún día por fin nos queda claro que no somos nuestras propias enemigas.

Y de verdad niñas, dejen de comer cuento de que por un tono de piel se puede definir cuál debería ser su color de pelo. Si quieren tener un arco iris en la cabeza y así se sienten bien, háganlo. Si quieren mostrar el trasero, poner una frase de superación y se sienten bien haciéndolo, es su decisión. Si quieren gritar al mundo entero un saludo de "holi" está bien así. Vivan por ustedes, no por alguien que cree ser superior para “juzgar” una conducta.

Y por último y como dato curioso: ese pantalón sin bolsillos que tanto atacan y critican, genera en un mes más dinero de lo que otra prenda pueda hacer en un año, además de que produce en el mundo de la moda la mitad del PIB (producto interno bruto del país). Si quieren leer más información valiosa sobre esta prenda y cómo dejar de estigmatizarla pásense por el blog de Daniela Styling, van a entender muchas cosas. 

Que de año nuevo todos se pongan como propósito dejar de normalizar conductas que nos atacan y nos violentan. 

Más contenido sobre: