Se encuentra usted aquí

¿Por qué las lesbianas tiran mejor que casi todas nosotras?

Cuando los manes les preguntan a las lesbianas que cómo tienen sexo no puedo evitar sentirme terrible por las novias de dichos señores.
The Orange Is The New Black
The Orange Is The New Black
Por
Trilce Ortiz

Me voy a volver lesbiana. Mentira, soy una de las “privilegiadas” mujeres hetero cuya vida sexual es una absoluta delicia. Además, antes de que mis amigas gay me odien o pase por ser una bestia completa debo decir que soy completamente consciente de que uno no “se vuelve homosexual”. Se es o no se es, punto. Lo que sí es que llevo la mayor parte de mi vida adulta abocando porque las mujeres tengamos maravillosos orgasmos y parece que en esa carrera las lesbianas nos llevan la delantera a las chicas straight.

Por: Trilce Ortiz // @trilceo / Foto: The Orange Is The New Black

 

Un reciente estudio adelantado por la Universidad Chapman, en California, recogió y analizó datos sobre la vida sexual de 52.000 personas entre los 18 y 65 años en relaciones monógamas y se encontró con lo siguiente:

-Los hombres heterosexuales tienen orgasmos el 95% de las veces.  #bendecidosyafortunados.

-Los hombres gay les siguen con un 89%. Eso sí, en ninguna parte del estudio se les preguntó si eran activos o pasivos.

-Las lesbianas van a la cabeza (entre las mujeres) con un 85%.

-Mientras tanto, el grupo de las mujeres heterosexuales aseguró que solo llegan al orgasmo el %65. #quehijuemadretristeza

Los brillantísimos investigadores californianos atribuyeron el éxito de las lesbianas en alcanzar el orgasmo a lo que llamaron el “trío dorado”: una combinación de besos apasionados, masturbación y sexo oral. Bravo señores, describieron que el agua moja. ¿O de pronto no?

Alrededor del 30% de los hombres heterosexuales realmente cree que el tradicional “mete y saca, saca y mete” es la manera más efectiva para que sus compañeras alcancen el orgasmo. Pero la realidad es que el 75% de nosotras necesitamos estimulación en el clítoris para venirnos. Y no chicos, tampoco se trata de darle a la punta del clítoris como a timbre de buseta en hora pico. Estoy de acuerdo con Elisabeth Lloyd, autora de The Case of Female Orgasm, en que la situa es bastante triste.

Calma, antes de que los machos salgan con su ego herido y empiecen a tildarme de “feminazi”, aclaro que no estoy diciendo que sean unos inútiles cuando de sexo se trata, pero sí que si les quitáramos el pipí por un par de semanas no sabrían qué hacer sexualmente. Cuando los manes les preguntan a las lesbianas que cómo tienen sexo (¿quién les da derecho?) no puedo evitar sentirme terrible por las novias de dichos señores.

El asunto es un tris más complejo. El analfabetismo sexual tiene sus raíces en una sociedad machista que empuja al hombre a la hiper-sexualización, el cristianismo que condena cualquier acercamiento al disfrute sexual por parte de la mujer, la pornografía tradicional que a duras penas se entera de que las mujeres son más que una raja entre dos piernas y la falta de una educación sexual útil y real.

Pero no lo digo yo, ¡lo dice el estudio! Mientras casi el 41% de los hombres heterosexuales encuestados aseguró que sus parejas siempre tienen orgasmos,  solo un tercio de ellas dijo lograrlo realmente. Por un lado tenemos hombres poco educados en las artes sexuales (que alguien les indique cómo se ve y siente un orgasmo de verdad en una vieja) y por otro, mujeres que se han dedicado a meterse el más pendejo de todos los autogoles fingiendo orgasmos a diestra y siniestra. (Vea: cantando y teniendo un orgasmo al mismo tiempo)

Mientras la mayoría de los países de occidente, incluyendo nuestra hermosa patria, insiste en convencer a los pelados de que “tirar es pecado” y la abstinencia es el mejor camino, todo el mundo sigue y seguirá teniendo sexo. ¿No tendría más sentido que nos eduquemos en cómo tener buen sexo? Finalmente si vamos a seguir tirando, por lo menos hagámoslo bien.

El Ministerio de Educación Nacional podría aprender un par de cositas del gobierno de Ruanda, donde los educadores sexuales tienen ahora como labor volver a instaurar los conocimientos de los abuelos sobre la estimulación sexual femenina y la importancia (casi sagrada) de la eyaculación de la mujer.

PlayGround

El doctor David Frederick, líder de la investigación que fue publicada en Archives of Sexual Behavior, explicó también que las mujeres sexualmente satisfechas dijeron estar más felices en sus relaciones, estar dispuestas a cumplir gustosamente fantasías sexuales (con disfraz de putichica y todo) y hasta aventurarse en experimentaciones como el sexo anal. La dicha es que si nosotras tenemos más orgasmos, finalmente ganamos todos.

¿Cómo solucionamos esta vaina? No hay necesidad de intentar robarle la fórmula mágica a las lesbianas (no existe) pero sÍ hay que poner a trabajar la lengüita. Aunque no falte la bestia, los humanos somos la especie animal más avanzada del planeta y hay que aprender a hablar. Normalizar las conversaciones sobre el sexo, dejando de lado los egos y mojigaterías es la forma más eficaz de tener mejor sexo …y más orgasmos. Chicas los manes no leen mentes ni nosotras venimos con manual. Chicos nosotras no somos muñecas inflables ni el clon de su ex a la que le gustaba que se la comieran en luna llena en el cuarto de los papás.

Temas relacionados: