Se encuentra usted aquí

¿Qué pasa si gana Petro, Duque o el voto en blanco? 3 jóvenes dan su opinión

Consultamos la opinión de tres jóvenes para entender sus posiciones
getty images
getty images
Por
Redacción Shock

¿Qué pasa si gana Petro, Duque o el voto en blanco?

Acudimos a tres jóvenes para que nos dieran sus versiones de la historia

Ha llegado el momento de decidir, después de cuatro años nuestro país va a tener un nuevo presidente y eso sin duda marcará el futuro de esta nación. Hemos vivido semanas acaloradas antes de la segunda pública: discusiones , lluvia de memes, desinformación, intentos desesperados por cambiar el voto del otro y muchas ganas de un debate que desafortunadamente no se dio. Decidimos buscar la opinión de tres jóvenes para que nos planteen su panorama en caso de ganar Duque, Petro o el voto blanco.

PETRO

POR: MAFE CARRASCAL @MafeCarrascal 

Se habla mucho de la apatía de los jóvenes, dicen que no participamos, y no hay nada más alejado de la realidad, los jóvenes participamos, y mucho, cada vez más, tenemos diferentes formas de hacerlo, desde un like o un comentario en las redes sociales, pasando por organizarnos a favor de alguna causa -animalista, ambientalista-hasta las urnas, aunque todavía hay un alto abstencionismo, cada vez lo hacemos con mayor convicción y disciplina. No es apatía, es falta de formación, falta de cultura política.

Esa forma de participar, el voto, un derecho que tanto le costó conquistar a hombres y, particularmente, a nosotras las mujeres, más que un derecho a es un deber con el país. En un país como este, no ejercerlo, es para muchos jóvenes una forma de protesta, de rebeldía, frente a una institucionalidad débil y precaria usada por políticos corruptos para saquear, para robarse la salud y la educación de millones. Sin embargo, en ausencia de guerra y sin la justificación de las armas políticas, es hora de que nosotros tomemos posición y decidamos el modelo de país que queremos, hoy Colombia, por fin, después de décadas tiene la oportunidad elegir entre dos propuestas completamente distintas. No podemos permitir que otros, de más edad, incluso, decidan nuestro presente y futuro, además, no es que hayan hecho las mejores elecciones, ¿o sí?

¿Cuáles son los temas que nos interesan a nosotros? No son muy diferentes a los que nos interesan a todos los colombianos, queremos una vida digna, oportunidades , crecimiento económico, queremos cuidar el agua, el ambiente, a los animales.

Por ejemplo, Iván Duque quiere que la educación sea virtual en un país con una cobertura de internet deficiente, en la que acceder depende también de cuánto tengamos en el bolsillo, así que seguirá siendo excluyente. Gustavo Petro nos propone educación pública, gratuita, de calidad y presencial puesto que es así como se desarrollan habilidades sociales y académicas, en la interacción, esto no impide el uso de la tecnología, es más, recordemos que fue Petro en su Alcaldía quien conectó a todos los colegios públicos con fibra óptica. La educación debe ser un derecho, no un privilegio.

Petro propone más presupuesto para educación, una educación integral basada en el arte y el deporte, lo demostró en Bogotá Humana, promoviendo colectivos de música urbana, hip hop, llevando música clásica y deportes como natación a los colegios públicos. A Duque durante toda la campaña, ni siquiera en sus propuestas en su página web, le encontré una sola propuesta sobre deporte.

Por otra parte, si el emprendimiento y la Economía Naranja que nos propone Iván Duque precariza el trabajo de nuestros jóvenes con “empleos” que ofrece Rappi, por ejemplo, en los que no hay prestaciones de ningún tipo, ni salud ni pensión, y no les importa ni siquiera la seguridad de los rappitenderos, pero nos venden que somos independientes y nuestro “propios jefes”, no me interesa en lo absoluto, es la esclavitud del siglo XXI. Necesitamos un país en el que las condiciones laborales sean dignas, buenos salarios para que la economía se mueva. Los jóvenes merecemos buenos empleos. Esta situación también afecta a los artistas, a quienes la Economía Naranja les ofrece un par de centavos por un trabajo arduo de creación y talento.

Según cifras del DANE de los 12'768.157 jóvenes, entre 18 y 28 años, 3'400.000 se encuentran sin empleo, una cifra realmente preocupante para nuestra generación. Y qué me dicen de lo que hacen las instituciones educativas con nosotros, en complicidad con el Ministerio de Educación, regalándonos con pasantías y prácticas no remuneradas, a quien mejor le va le dan un auxilio de transporte, situación que desprecia la mano de obra, es decir, cuando salimos al mercado laboral ya graduados nos pagan una miseria.

A mí, particularmente, me llama la atención quiénes rodean a los candidatos. A Petro lo rodean artistas como  Andrea Echeverri de Aterciopleados, teatreros como Fabio Rubiano, Premios Nobel como Coetzee, economistas de talla mundial como Piketty, políticos honestos como Mockus, Claudia López y Navarro Wolf, académicos, movimientos sociales, gente decente, ciudadanos libres. A Duque, en cambio, lo rodea todo aquello de lo que siempre nos hemos quejado, la corrupción de las maquinarias encarnadas en el Partido Liberal, Partido Conservador, Cambio Radical y Partido de la U, la discriminación encarnada en Alejandro Ordóñez, tres expresidentes nefastos: Gaviria, Pastrana y Uribe; sin contar con los artistas que lo apoyan que dice mucho sobre su pobre noción de arte y de cultura: Silvestre Dangond, Mr Black, Carolina, Juan Carlos Coronel. La vicepresidenta de Petro, Angela María Robledo, es una feminista luchadora por la paz y las víctimas; la vicepresidenta de Duque, Marta Lucía Ramírez, fue la Ministra de Defensa de Uribe durante la Operación Orión en la Comuna 13 de Medellín.

Sobre Duque no puedo contarles nada sobre cómo ha impulsado la cultura porque nunca ha ejecutado nada, su experiencia laboral es escasa, sobre Petro sí, en Bogotá, hechos concretos: transformó el que era el Matadero Distrital en la Biblioteca de la Universidad Distrital, promovió la música y el arte urbano impulsando colectivos ciudadanos, llevó a las localidades los Centros Locales de Arte para la Niñez (CLAN), creó la Red de Orquestas de la Filarmónica de Bogotá, convirtió la Plaza de Toros en la Plaza de Todos en la que se hacían eventos culturales, entre otras.

Tengo mucho para contarles, pero yo me inclino por un modelo de país diferente al de siempre, que privilegia la vida, la lucha contra el cambio climático y la lucha contra la corrupción, en el que tengamos una vida digna, en el que el arte, la cultura y el deporte sean primordiales, un país sin falsos positivos, sin jóvenes en la guerra, sin chuzadas, sin persecución al que piense diferente, en el que se respeten nuestra preferencias sexuales y de culto, nuestra religión, uno en el que podamos ser libres de elegir y tengamos las mismas oportunidades, salud y educación dignas, oportunidades laborales y crecimiento. Un país en el que podamos SER quien queremos SER. Y tú, ¿qué prefieres?

DUQUE

Juan David Rivera @JDRivera02

Es el momento y es la hora que los colombianos soñemos con un país fraternal, equitativo y de avance, donde la desigualdad social sea derrotada y el día a día este rodeado de emprendedores, desarrollo industrial, baja del desempleo, respeto a los derechos fundamentales, fortalecimiento a la salud y educación pública, y lo más importante igualdad de oportunidades para todos.

Debemos tener la oportunidad de un país próspero mediante políticas públicas que sean incluyentes y garanticen la calidad de vida a la primera infancia, personas en situación de discapacidad, tercera edad, mujeres, afrodescendiente, entre otras poblaciones vulnerables. Al mismo tiempo, desarrollar entornos llenos de cultura y arte, donde los museos sean la huella de nuestra historia en todos los municipios y ciudades, y sin duda alguna saber que las oportunidades empezaran con el fortalecimiento a la educación pública y con la educación rural con el objeto de que nuestros campesinos puedan emprender, innovar y desarrollar nuestro campo. Esta visión de país empezará a ser una realidad desde el primer día de mandato de Iván Duque, sin duda alguna una promesa de un estadista.

Los jóvenes tendremos un Presidente que ejecute políticas en los siguientes puntos: Fortalecer el SENA y sus relaciones con el sector privado, establecer vínculos financieros para el fortalecimiento de las Universidades Públicas, Ahorro programado accesible para la educación superior, calidad nutricional para la primera infancia, Liderar una agenda de desarrollo empresarial desde la Presidencia y Vicepresidencia de la República, entre otras propuestas que impulsaran una Colombia digna de un Estado Social de Derecho.

A puertas de decidir quién será nuestro próximo Presidente, se debe pensar en un mejor mañana donde la juventud se empodere mediante sus emprendimientos culturales, empresariales, y propuestas como la creación del Fondo Nacional para el Desarrollo de la Economía Naranja, que permitirá apoyar los procesos locales de adopción y apropiación tecnológica para la creación de industrias de contenidos digitales, y por tales motivos unir toda actividad económica con la cultura y es por medio de la creación del viceministerio de Economía Naranja en el Ministerio de Cultura, porque la historia es cultura y la cultura es historia. Los jóvenes tendrán la posibilidad de presenciar un crecimiento de la economía del país y saber que la justicia social, igualdad de oportunidades será una realidad para todos.

La democracia nos abre el camino para la reconciliación, prosperidad, libertad, igualdad y fraternidad, por eso es importante leer y ser críticos constructivos a las propuestas de los ciudadanos que aspiran a la Presidencia de Colombia. No perdamos la esperanza, el futuro es de todos y es ahora donde los jóvenes tendremos el país que soñaron nuestros padres

VOTO EN BLANCO

POR: SIENDO KAM 

La segunda vuelta de las Elecciones presidenciales en Colombia será el próximo 17 de junio. Y entre las cadenas falsas de Whatsapp, las fake news que ponen a estrellas porno como imagen para rajar de uno u otro candidato, y los rumores de pasillo, se han armado historias que develan el desconocimiento que tenemos los colombianos sobre las herramientas de la democracia representativa. Según las encuestas, este año, el voto en blanco podría definir las elecciones. 

Siendo Kam preguntó a la gente en la calle, y aclaró varias dudas sobre lo que va a pasar con ese tercer voto en disputa: Petro, Duque y ¿el voto en blanco?