Se encuentra usted aquí

Si el mundial fuera de música, así serían los partidos

A jugarrrr
Youtube
Youtube
Por
Redacción Shock

Ya no hay vuelta atrás, la fiebre mundialista se ha esparcido e incluso los que se jactaban en algún momento de ser ateos futbolísticos, han tenido que ceder; hoy se ven a ellos mismos saltando por la entrada de un balón al arco y dándose abrazos fraternales con gente desconocida. Solo se habla de fútbol y con el paso de la Selección Colombia a octavos de finales se ha incrementado potencialmente la obsesión.

Por eso quisimos imaginarnos cómo sería esta fase si se tratara de grupos musicales, quienes serían los representantes de cada país y con quién se tendrían que enfrentar. En ese orden de ideas les dejamos nuestra clasificación a octavos de finales en el mundial de la música.

URUGUAY -Kif
PORTUGAL -Madrepaz

Quizá uno de los juegos más reñidos de los octavos de final por la esencia de los competidores. Ambos merodean sin afanes en el mundo independiente, ambos juegan con sonoridades para crear leves hipnosis bailables. Kif, un combo que seduce con su mezcolanza de dub, cumbia y visos de música andina para representar a Uruguay y Madrepaz, un nombre emergente  de la independiente portuguesa da grandes pasos con su pop chamánico.

FRANCIA – PHOENIX
ARGENTINA – EL MATÓ A UN POLICIA MOTORIZADO

Mientras Francia se la juega con un grupo indie de trayectoria mundial, que es alabado dentro y fuera de su país y ha sabido como ganarse la confianza con cinco álbumes y un Grammy, Argentina sale a la cancha con un grupo que poco a poco se ha venido consagrando como una de las grandes bandas de rock gaucho. decepciones amorosas, brechas generacionales, preguntas dolorosas y emociones sensatas, son la bandera lírica. Ambos saben cómo jugar en sus terrenos.

BRASIL - ANITTA
MÉXICO – NATALIA LAFOURCADE

Mientras Brasil se la juega con Anitta, una estrella naciente, una diva que dio un salto del universo pop al urbano para colaborar con nombres de la talla de Maluma, J Balvin y Diplo y demostrar que en el reggaetón las mujeres tienen su voz; México se agarra fuerte de la tradición que Natalia Lafourcade ha sabido homenajear en sus discos. Dos voces bien distintas que van a usar sus mejores insumos para encantar.

ESPAÑA – C. Tangana
RUSIA – Pussy Riot

Casi que imitando la esencia de Cristiano Ronaldo, C. Tangana pisa la grada para representar a España y de paso nombrarse como el ídolo de ídolos. Lo hace con un juego que puede ser odiado o amado, tal y como su música que pasó de moverse en las aguas underground del hip hop, a la masividad del trap. Mientras tanto Rusia le apuesta a la revolución, al feminismo y al ejercicio político de la mano de las Pussy Riot. Un contraste que convierte a este compromiso en una lucha dura y segura.

COLOMBIA – J Balvin
INGLATERRA – Spice Girls

A simple vista parece un juego desequilibrado, cinco voces que marcaron a toda una generación en varias del punto se juntan para destronar a J Balvin. Pero las Spice Girls tendrán que jugársela con las canciones que las hicieron famosas y que ya son clásicos para poder vencer un ramillete de hits que hoy coronan a J Balvin como uno de los artistas más sonados del mundo.

BELGICA – Balthazar
JAPÓN – Doll$Boxx

Mientras Bélgica se la juega con un quinteto enérgico que a punta de rock visceral con influencias indie han sabido ganarse un espacio importante en las playlist del mundo, Japón se pone la camiseta del rock y el metal comandando por cinco chicas furiosas y poderosas.

CROACIA – Lorde
DINAMARCA- MØ

Sí, ya sabemos que Lorde es de Nueva Zelanda, pero su madre y por ende sus raíces vienen de Croacia, así que se metió en la colada. Desde que su canción ‘Royals’ se convirtió en un palazo mundial que llegó pedaleando sin mucho esfuerzo a los tops de los listados musicales más relevantes de la industria ella se convirtió en la bandera de un pop oscuro y con su último disco Melodrama certificó que lo suyo no era una carrera corta. Sin embargo, la competencia no es fácil. MØ tiene todo para sudar la camiseta de Dinamarca. Una de las ahijadas de Diplo ha demostrado que se puede ser punk de corazón y hacer pop; canciones como Lean On le inyectaron la popularidad necesaria para que consideremos este cotejo como un clásico de heroínas.