Se encuentra usted aquí

Terraplanismo: ¿qué es y hasta dónde ha llegado esta creencia?

¿Es plana la tierra? ¿Nos han estado mintiendo todo este tiempo?
Foto: Behind The Curve - Flat Earth Documentary Official Trailer
Foto: Behind The Curve - Flat Earth Documentary Official Trailer
Por
Victor Solano

Contrario a lo que nos enseñaron en el colegio, en la Edad Media no se creía que la tierra fuera plana. En esa época era más popular la creencia de que el mundo era esférico, o al menos ovalado o con forma de pera. Y sin embargo, en pleno 2019 la Flat Earth Society (Sociedad de la Tierra Plana) está más fuerte que nunca y su única obstinación es demostrar que la Tierra es “tan plana como un encefalograma”. A continuación le contamos de qué trata esta creencia y por qué es tan popular hoy en día.

Por: Víctor Solano Urrutia

Uno de los documentales que más causa furor por estos tiempos en Netflix lleva justamente el título Tan plana como un encefalograma. ¿Y qué carajos es un encefalograma? Es la gráfica de las actividades del cerebro que muestra, en increíble 2D, las anomalías o enfermedades que puede sufrir este órgano. Quizá a los traductores de Netflix se les fue la mano creativamente cuando propusieron ese título, pues el documental nada tiene que ver con cerebros o con resonancias magnéticas. Su nombre original es Behind the Curve (tras la curvatura). ¿Acaso los traductores querían burlarse de los terraplanistas diciendo que su cerebro es tan plano como su teoría?

Realmente deberíamos empezar por preguntarnos de qué va este cuento del terraplanismo. En palabras muy “llanas” (ahí va otro juego de palabras), se trata de la creencia según la cual el planeta Tierra es plano y no esférico. Así de simple. Es la negación de la teoría copernicana sobre el movimiento planetario, de las evidencias de Galileo, de la gravedad newtoniana y del heliocentrismo. Los terraplanistas, como se hacen llamar, están orgullosos de contradecir a la ciencia convencional porque la califican de adoctrinamiento y la acusan de no contar con pruebas reales, algo así como una conspiración del orden mundial para… hacernos creer que la tierra es esférica.

Pero el terraplanismo, más allá de ser la hipótesis de un grupo de nerds gringos con internet de banda ancha o la conclusión de una sesión de drogas entre amigos, se ha convertido en un sistema religioso y en una nueva versión del método científico con seguidores alrededor del planeta… Aunque, ¿estaría bien decir ‘alrededor’ del planeta? En todo caso, gracias a YouTube y a los foros de internet, el terraplanismo ha fomentado un debate de talla mundial en el que incluso Colombia tiene su plaza reservada. Para los curiosos, es posible vincularse a grupos de Facebook  que promueven el terraplanismo en nuestro país:

Previo a todo señalamiento, estimado lector, decidir si la tierra es plana o esférica es algo que no me compete a mí, pues ambas partes tienen argumentos interesantes. Yo no diré, como muchos otros, que los terraplanistas son estúpidos o que su teoría es absurda. Eso sí, los memes y las burlas no se han hecho esperar. Lo cierto que hay muchas razones para dudar de lo que se enseña en las aulas educativas, y si tanta gente opta por esta creencia, es porque hay algo de fondo a lo que hay que pararle bolas. Como una ayuda inicial tenemos este video que nos resume un poco en qué está la discusión entre la ciencia convencional y el terraplanismo:

Los “flat earthers” o terraplanistas han escalado impresionantemente desde los últimos años. Una gráfica publicada por el diario The Economist demuestra un aumento en el número de búsquedas sobre “tierra plana” en Google desde el año 2014, con importantes picos entre 2015 y 2017 cuando diferentes celebridades publicaron contenido relacionado con el tema en sus cuentas de Twitter. Un ejemplo de ello fue el rapero B.o.B, quien viralizó el concepto. Sin embargo, la fiebre de la tierra plana no empezó con las redes sociales. La organización oficial de esta teoría se remonta a los años 50. 

Sociedad Internacional de la Tierra Plana

Podríamos localizar los orígenes de la Flat Earth Society con el nombre de Samuel Shenton, un excéntrico personaje de quien se decía que era un poderoso masón que en 1956, en la ciudad de Lancaster (California), revivió la antigua Sociedad Zatética Universal. Dicha sociedad estuvo inspirada por las ideas de un inglés de apellido Rowbotham, fanático de la Biblia y aficionado a la astronomía, quien sugirió el modelo de tierra plana con el que nos estamos familiarizando.

Después de Shenton, otros importantes nombres impulsaron la sociedad hasta convertirla en una organización internacional apoyada, entre otras cosas, en teorías conspirativas como la del supuesto rodaje del alunizaje del Apollo 11. Pero un período de inactividad entre 1995 y 2001 hizo que la sociedad perdiera fuerza hasta que en el 2009 y con el auge de los espacios recónditos de internet, la organización reabrió sus puertas para convertirse en el fenómeno conspirativo del momento.

Hoy esta comunidad trascendió internet. Personas del común ligadas al terraplanismo organizan eventos, conferencias y congresos en diferentes partes de Estados Unidos y del mundo para de debatir, exponer sus evidencias y hallazgos, mostrar sus creaciones artísticas o comerciales, y llegar a conclusiones sobre su creencia, pues, de hecho, hay más de una hipótesis sobre cómo es la tierra y por qué no es, en definitiva, una esfera.

Para unos, la tierra posee un gran domo (¿de plástico? ¿De cristal?) desde el cual cuelgan la luna y el sol como juguetes en el móvil de una cuna para bebés. Según otros, la tierra se extiende hasta el infinito. También hay quienes sostienen que existe una gran barrera de hielo impenetrable que no nos permite explorar el límite del disco terrestre, y no faltan los que asumen que la gravedad es una mentira y que el infierno está literalmente bajo nuestros pies. Así las cosas, la lista podría extenderse… Lo fascinante es que la sociedad ya ha empezado a cotizar un crucero para explorar los confines del planeta para el año 2020:

Pero más allá de la teoría y de lo curioso que puede ser el resultado de esta excursión, deberíamos prestarle atención a la comunidad misma. ¿Por qué hay gente que se deja seducir por estas creencias y se une a grupos de esta índole? Entre los terraplanistas hay personas con distintas profesiones y ocupaciones; provenientes de todas partes, credos y clases; seguidores de tendencias políticas distintas entre sí. Su único punto en común es pensar la Tierra como un gran encefalograma. ¿Qué los une?

Internet y la crisis de la autoridad

Probablemente, el principal propósito de toda comunidad sea unir a personas que bajo cualquier otra circunstancia no se darían ni la hora. Toda comunidad promete dar un espacio al outsider, al extraño, a aquel defraudado históricamente por otros entornos y personas. Así debemos pensar a la Flat Earth Society: como un espacio para todos aquellos a los que, en algún momento de sus vidas, llamaron raros, locos o medievales.

Pero para que una comunidad basada en una hipótesis pueda tener acogida son necesarios varios factores. Primero que todo, debe existir un sitio de encuentro, en este caso, internet. Quizás la razón por la cual la sociedad terraplanista revivió en la década pasada fue gracias a la web; allí nacieron foros, páginas y fandoms virtuales. Personas con las ideas más extrañas podían simplemente buscar una palabra y hallar casi al instante a todos los usuarios con intereses similares a los suyos alrededor del mundo. Y como es regla general: todo fetiche o interés raro ya existe en internet. Este es el nuevo mundo de las ideas que logra unir a las personas mejor que cualquier iglesia o nación.

Internet y las nuevas tecnologías de la comunicación han fomentado un empoderamiento de comunidades que surgen de la noche a la mañana con una simple frase como “la tierra es plana” y que no requieren de toda la logística que sí necesitaron los grandes imperios del pasado. Este empoderamiento ha permitido que en internet se creen nuevas reglas de autoridad, distintas en algún grado, a las reglas de la sociedad de carne y hueso.

¿Alguna vez ha escuchado del meme que dice “en internet nadie sabe que eres un perro”? Pues esta frase condensa la crisis de la autoridad que experimentamos en internet. Realmente no importa si uno tiene tres doctorados en astrofísica, si uno es presidente de la República o si uno es un perro; en un foro sobre terraplanismo todos somos simples usuarios que corremos el riesgo de ser troleados o aplaudidos por nuestras opiniones. Por eso da lo mismo si el físico pop del momento, Neil deGrasse Tyson, sale a refutar en Twitter los argumentos terraplanistas. En internet los títulos académicos no cuentan.

No por ello vamos a decir que dentro de poco la verdad será obsoleta y la ciencia dejará de tener impacto en la gente. No, todavía estamos muy lejos de eso y el mundo material sigue determinando el virtual. Pero lo que sí es cierto es que gracias a internet los terraplanistas y otra serie de personas con creencias que hoy llamamos raras podrán expresarse, empoderarse y provocar cambios masivos en el pensamiento contemporáneo… Así que mejor agarremos palomitas de maíz y observemos el espectáculo. 

Temas relacionados: