Se encuentra usted aquí

¿Tolerar el rechazo? La cagada de Kika Nieto con la comunidad LGBTIQ

Una cosa es opinión y otra opresión.
Youtube Kika Nieto
Youtube Kika Nieto
Por
Johana Arroyave

De acuerdo a los datos del Fondo de Naciones Unidas para la Población (UNFPA), en octubre del 2017 había en el mundo más de 700 millones de personas declaradas abiertamente homosexuales. “Abiertamente”, una palabra que nos recuerda que en pleno siglo XXI sigue siendo difícil para un ser humano compartir su sexualidad por miedo al rechazo, a la crítica, a la soledad y hasta la muerte.

Por: @JohanaArroyave

Este 6 de marzo la youtuber colombiana Kika Nieto cargó un video en el que respondía preguntas formuladas por sus seguidores. Una de ellas decía:

- ¿Qué opinas de la comunidad LGBTQ siendo de una religión cristiana?

A lo que respondió:

- “Dios creó al hombre y la mujer para que estén juntos. Considero que hombre con hombre y mujer con mujer no está bien, pero lo tolero”.

 

La respuesta hirió a quienes pertenecen a la comunidad LGBTIQ y trascendió a quienes no pertenecemos a ella pero que tenemos claro que comentarios de este tipo están completamente fuera de lugar. Pero no se trata solo de Kika Nieto, protagonista del mensaje hoy, esta visión de la homosexualidad como algo que “no está bien” se oye en el bus, en el taxi, en la calle, en las reuniones familiares. Y hacer juicios contra los gays escudándose en que es “pensar diferente” (como Kika Nieto se defendió en el video) no solo no es una opinión, es perpetuar un mensaje sutilmente homofóbico y que en últimas justifica la exclusión.

Es bastante contradictorio que una persona que se escuda en la religión y el amor de Dios (como lo dice en el video que preferimos no compartir) no comprenda la responsabilidad que tiene con 5 millones y medio de seguidores -sobre todo cuando la mitad de ellos deben estar aún en el colegio- al seguir fomentando ideas que pueden hacer daño a otros seres humanos.

Pero vayamos más allá. Diariamente las redes sociales nos dan la oportunidad de expresar nuestras ideas y convicciones personales. Algunos mensajes reciben mucha más atención que otros y varios personajes se han convertido, de la noche a la mañana, en líderes de opinión o influenciadores. A ellos los siguen millones de personas en todo el mundo, los miran, los leen y los oyen, pero lo más impactante es que se han vuelto modelo de imitación. Es por eso que el uso de comentarios del tipo “está mal ser homosexual” se convierten en una cacería de brujas en pleno 2018.  La libre expresión está bien, pero ¿hasta dónde paso a vulnerar al otro?

Para terminar con su respuesta Kika Nieto dice: “los tolero”. ¿Y qué, entonces hay que agradecerle? ¿Y nosotros tenemos que tolerar declaraciones como estas? Personas escondiéndose en religiones y creencias para quitarle el valor a la vida de un ser humano. Es necesario entender hasta dónde puede llegar una idea como la que está vendiendo la youtuber: “ser gay está mal” y ver las consecuencias que puede traer consigo.

Acciones tan pequeñas como un mensaje homofóbico de ese tipo – que además logra llegar a millones de personas en el mundo- no se olvidan y quedan como la noticia del día, van creando una idea de rechazo hacia una comunidad que lleva décadas luchando por sus derechos. Le pegan de frente a niños, adolescentes y hasta adultos que no entienden por qué son aislados de un espacio solo por tener una orientación sexual distinta.  

Algunos de ellos hasta recurren a atentar contra su vida porque piensan que hay algo mal en ellos. Pero en realidad lo que está mal es la sociedad, las personas que como la youtuber y como muchos otros creen que tienen el poder para juzgar y asegurar que ser homosexual es insano. No podemos negar que la homofobia ha asesinado gente, que esas muertes ya han pasado en nuestro país, que de seguro se repiten a diario pero no nos enteramos y lo más grave es que hay niños que han decidido matarse por este rechazo. ¿O ya olvidamos el martirio que tuvo que pasar Sergio Urrego quien terminó suicidándose porque fue víctima de homofobia por parte de directivos y personas vinculadas a la institución donde estudiaba? 

No podemos seguir creando en la sociedad ideas falsas sobre cómo debemos ver al otro solo porque tiene sexo con personas de su mismo género. Pero sobre todo estos nuevos "líderes de opinión" deben entender y asumir las consecuencias de enviar mensajes que pueden matar a alguien. ¿Hasta cuándo vamos a tolerar la discriminación?

 

 

 

Publicidad