Se encuentra usted aquí

10 razones para no sobreactuarse con el año nuevo

Si el año que se va fue un año de mierda lo más probable es que el próximo también lo sea. La ciencia lo respalda.
Por
Redacción Shock

Aceptémoslo, por más agüeros que tengamos lo más probable es que el próximo año nada cambie. Estamos embriagados por el ímpetu, el positivismo y el alcohol de diciembre, así cualquiera tiene buenos propósitos. 

1. Por más vueltas con maleta que le demos a la manzana no vamos a cambiar las cosas que nos impiden viajar. Como el precio del dólar, nuestra moneda devaluada, o el hecho de que tengamos que trabajar cada vez más para pagar cualquier cosa. Eso sí, la costumbre de salir a la calle con una maleta vacía a dar vueltas sin rumbo, nos podría asegurar un viaje, por ejemplo, a un sanatorio. 

2. La procrastinación es definida como la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables…

3. Descripción gráfica del año nuevo #1

4. El año nuevo no está obligado a ser el mejor. Las catástrofes llegan sin avisar. En cualquier momento podemos ser víctimas de terremotos, huracanes, meteoritos, avalanchas o diluvios. Así funciona la ira de la naturaleza.  

5. Descripción gráfica #2 (vía Cínismo ilustrado)

 

5. Naturalmente, en diciembre, con todas las lucesitas, prima en mano y el éxtasis de consumo al límite, cualquiera tiene buenas intenciones, cualquiera se excede. Pero recordemos: en enero habrá que pagar esas deudas, sea como sea vamos a empezar mal. A enero le achacamos todos nuestros propósitos, pero el resto del año...

6. Descripción gráfica del año #3 (vía Cínismo ilustrado)

8. En Colombia, en 2015, tuvimos 18 días festivos, de los cuales 14 fueron puentes de lunes festivo que se deben a la Ley Emiliani. Para 2016, la misma ley hará que se “borren” dos de esos puentes, pues al menos tres días festivos inamovibles caerán, según el calendario, en fin de semana, bien sea sábado o domingo, por lo que no será necesario correrlos para los lunes. Nos jodimos. 

9. El propósito de bajar de peso el año que viene es, durante enero y febrero, quemar la grasa de todo lo que se atragantó felizmente durante diciembre. Cuando sus obligaciones lo consuman viene la etapa de la ansiedad. Por supuesto, esta etapa viene con más consumo de comida y alcohol. Así, sucesivamente, años tras año, sus dimensiones van a ir incrementándose. 

10. Descripción gráfica # 4 

- Ah sí, lo de la procrastinación: … Cuando llegamos a diciembre solo hay situaciones irrelevantes y agradables. Nuestras metas del año serán postergadas durante estas fechas ¿Ponernos metas en diciembre para cumplirlas el otro año no es un síntoma de procrastinador?

Temas relacionados: