Se encuentra usted aquí

Historias de músicos: Andrés Torres, un baterista colombiano tronando en LA

Por
Redacción Shock

El año pasado Andrés Torres fue quien conectó a tres artistas para hacer realidad uno de los shows los Premios Shock Tigo 2014. Fue ex miembro de la Esteband, grabó en el disco de Juan Pablo Vega y hoy por hoy toca con la Santa Cecilia y produjo uno canción para ellos, gracias a ese puente tuvimos a esos tres grandes compartiendo tarima.

Torres Tiene 28 años, vivió toda su vida en Bogotá, pero hace cuatro empacó maletas y se fue directo a Los Ángeles para cimentar su carrera como Baterista, compositor y productor. Para muchos músicos de la escena nacional, Torres hace parte del grupo de los bateristas más impresionantes que tiene nuestro país. Hoy trabaja con Sebastián Krys - el productor argentino que Shakira, Carlos Vives, Enrique Iglesias, por nombrar algunos – y ha logrado poner su mano en las producciones de Bisbal y Alejandro Sanz.

Hablamos con él para que nos contara su historia

¿Cómo empezó su relación con la música, con la batería?

Cuando yo tenía 5 años mi papá me compró una batería de juguete y de ahí en adelante no paré de tocar batería hasta ahora… destruí ollas, butacas de madera, de todo; entonces decidieron que me tenían que comprar una batería. Me ponía a tocar sobre las canciones, al lado del equipo de sonido y fue como hasta los 11 años que empecé con clases.

¿Siempre fue la batería?

Como a los 13 empecé a tocar piano y guitarra. Pero hoy la guitarra solo la uso cuando soy acompañante de cantantes, pero no puedo hacer nada más.

¿En qué momento empezó a incursionar con agrupaciones?

Los grupos empezaron cuando tenía 11 a 15 años, pero nunca estaba tan comprometidos, a los 15 empecé a tocar con The klaxon, una banda de ska, fue la primera banda con la que toque; a los 17, toqué con 6 peatones y por esa época me salí del colegio para poder meterme de lleno con la música, entonces entré a estudiar música en la javeriana.  Por ese tiempo empecé con Esteman, con Sebastián Yepes, y con The Pancake Soul Band, una banda que empezó medio molestando, medio en serio en la que hacíamos parte Juan Sebastián Atehortua, Jairo Barrera, Andrés Rebellón, Mateo Lewis y Juan Pablo Vega.

¿Y en el mundo de la producción?

Apenas me gradué empecé a trabajar como asistente, terminé haciendo música de telenovelas de RTI, hice la música de la Ventana de caracol, y me metí en toda esa vaina. Luego me di cuenta que no era lo mío, que yo quería hacer música. Entonces me puse a investigar y apliqué a una me beca para bateristas en MI (Musicians Institute) en Los Ángeles, me la gané y durante todo un año me dediqué solo a la batería. Después de eso y gracias a Andrés Saavedra, un productor colombiano, produje mi primer disco que fue “Solo un después”, de Dani del Corral.

¿Fue ahí que conoció a  Sebastián Krys?

Yo sabía que Andrés había sido asistente de Sebastián Krys, lo llamé para saber si había alguna forma de que me contactara con él, y entonces nos conocimos; le mostré mis grabaciones y me invitó a la primera sesión de composición con Anahí, yo llevé algunos tracks y terminamos escribiendo sobre ellos; ahí empecé a trabajar con él.

¿Qué significa el nombre de Sebastián hoy en su carrera?

Sebastián se volvió en mi mentor, me comenzó a meter en sus producciones; la primera relevante fue un trabajo con Percance, él me ofreció que hiciéramos una coproducción, fui a Costa Rica y esa fue mi primera experiencia grande. Luego siguió el disco de Noel Schajris, el ex integrante de Sin Bandera, donde coproduje siete canciones; en “Tú y yo”, el último disco de David Bisbal, fui arreglista y baterista.

Trabajar con una persona que tiene 16 Grammys y que ha tenido todas las experiencias es demasiado. En los primeros discos fui solo asistente, no trabajaba en música, era más la experiencia de poder  ver como trabajaban, de la importancia que le daba Sebastián al artista, él siempre trabaja con artistas que tiene algo que decir.

"La industria siempre es vista como el demonio, pero debe ser una herramienta para el independiente"

¿Cómo empezó la relación con La Santa Cecilia?

Ellos trabajaban con Sebastián, los conocí y terminé tocando batería con ellos, luego se ganaron el Grammy en el 2014 a Mejor Álbum Alternativo por "3O días", y empezaron a tocar y girar mucho a raíz de eso. Luego, terminé produciendo una canción para la película The Book of Life, compuesta por Gustavo Santaolalla y Paul Williams, e interpretada por la Santa Cecilia.

¿Qué enseñanzas le ha dejado trabajar con la Santa Cecilia?

Trabajar con ellos es una lección de vida desde que uno los conoce, son de las mejores personas que he conocido, con una historias de vida especiales; son inmigrantes pero cada uno creció de una forma muy única.

Ellos representan con sus canciones todo eso, todo lo que han vivido y viven en este momento; además son un grupo que admira demasiado la cultura colombiana, son fanáticos absolutos de Carlos Vives, muchos te pueden dar cátedra de los percusionistas de Totó La Momposina o de la historia de Los gaiteros de San Jacinto. Son personas que tienen demasiado para enseñar y que me hacen reflexionar sobre la riqueza que tenemos en nuestro país.

Ya son varios años de carrera, artistas con los que ha trabajo, desde comerciales e independientes… ¿Cuáles son los que han alimentado más su carrera?

Yo siento que mi vida musical se divide en tres personajes: baterista, compositor y productor. Como baterista ha sido grabar dos temas del último disco de Alejandro Sanz – entre ellas su último sencillo ‘Zombie a la intemperie’ – en términos comerciales; en términos personales hay cosas que me gustan mucho como el disco de Esteman y Juan Pablo Vega. Como compositor ahora tengo una canción que va a salir con los Rakas, seis que van a salir en el disco de la Santa Cecilia y una con Anahí y como productor el disco de Arévalo, también siento que Los Rakas es algo muy representativo que está por salir y obviamente la canción con de la película con la Santa Cecilia.

¿Cuáles son esos artistas con los que se sueña trabajando?

Para mí los artistas soñados son gente como Juan Pablo Vega, que es una de las personas más talentosas y el mejor músico que he conocido en mi vida y eso que he conocido gente que se ha ganado mil Grammys; gente como Esteman, Elsa y Elmar, Mateo Lewis… son artistas con los que me encantaría tener una carrera porque son el futuro y quiero estar ahí, con la gente que está haciendo lo que se va a venir.

Desde que comenzó su carrera en Los Ángeles ha estado muy cercano de la industria y de los Premios Grammy ¿Qué tan importante resultan para usted?

Son un epicentro, pero también me he dado cuenta que esa industria siempre está mirando a la música independiente con lupa, viendo que está pasando, quién está haciendo algo lo suficientemente chévere o importante para difundir al mundo. La industria siempre es vista como el demonio, pero debe ser una herramienta para el independiente; pienso que la industria está cambiando, firmando gente que tiene algo que decir porque la gente ya no come tan entero. Hoy en día, los artistas genuinos son mucho más apetecidos. Los  latinos y colombianos están empezando a llamar mucho la atención.  

Sígale la pista a @AndresTorresT

Temas relacionados: 
Publicidad