Se encuentra usted aquí

Ariadna Gutiérrez, la nueva reina de Colombia fue portada de Shock

Por
Redacción Shock

¿Se acuerdan de nuestra portada de Las Poderosas  que hicimos en mayo de 2013 junto a Maison Finch para celebrar el power femenino?

Pues una de nuestras tres chicas, Ariadna Gutiérrez, fue coronada ayer como la nueva Señorita Colombia 2014, y por eso hoy recordamos el artículo y la sesión de fotos que hicimos en esa época en la que no solo ella, sino Julieth Restrepo y Anggie Bryan, se encontraban atravesando por su mejor momento y que darán de qué hablar en los años venideros.

Ha hecho campañas para grandes diseñadores como Hernán Zajar y Johanna Rubiano, y para marcas como Adidas, Studio f y Kenzo Jeans. Fue campeona nacional de volleyball con la Selección Atlántico.

En edición 2013 del Círculo de la Moda de Bogotá, Ariadna fue llamada a participar en once de las 25 pasarelas que se presentaron. En el 2012 fue nominada como Mejor modelo femenina en los Premios Cromos de la Moda, al lado de nombres reconocidos y de mucha más trayectoria que la de ella. A decir verdad, lo que ha pasado con la barranquillera en los últimos meses ha sido, en términos mediáticos, una bomba. Hace dos años,  la dueña del gimnasio al que Ariadna asistía le propuso ser modelo y ella, que no le come a nada, no tuvo ningún problema con empacar maletas y mudarse a Bogotá, ciudad de la que dice vivir enamorada porque a pesar de ser costeña, no soporta ni el calor ni el vallenato. Ella, que soñaba con ser atleta, hoy es una de las top models de Colombia. Pero eso no es todo: este año, además, participará en el Reinado Nacional en Cartagena como Señorita Sucre. Y sí, después de mirarla detalladamente y cruzar un par de palabras con ella, lo tiene todo para ganar y convertirse en la reina coronada. Ariadna está tomando clases de dicción, de fogueo periodístico y de improvisación porque, como ella misma lo dice, “salir a hacer el oso frente a tanta gente, ¡ni por el putas!”. Este 2013, además de aparecer en nuestra portada, Ariadna ha hecho por lo menos cinco más y asegura que estos meses han sido, sin duda, los más intensos de su vida.

¿Por qué la vestimos así?

Su mirada es penetrante. Tenaz y radiante. Despliega su capa para celebrar la vida y retomar los cielos. Su corsé en metal cromado se inspira en las armaduras de las cruzadas, donde los guerreros las portaban como protección y hoy son referencia de carácter y poder. Su capa en seda roja contrasta con la rigidez, resalta su presencia y nos evoca la majestuosidad de los grandes reyes de la edad media y la sangre escarlata de las batallas, pero que en este caso corren fluidas y honran a los guerreros.

Por Julián Pinzón, Maison Finch