Se encuentra usted aquí

The Bling Ring, El brillo de la banalidad

Por

Por Mario Amaya @amayamario

Una serie de robos a mansiones de famosos en los ángeles se transformó en una radiografía del alcance del culto a las celebridades, del impacto de las redes sociales y del poder vacío de la sociedad del espectáculo. Sofía Coppola vuelve al cine con esta crónica rosa hollywoodense.

La sociedad del espectáculo todo lo puede. Transformó la forma de contar y concebir las noticias. Convirtió en ídolos de masas a personas que aceptaron exponer sus vidas en realities. Elevó al nivel de dioses a las estrellas de Hollywood.

Una mezcla de los mejores ingredientes de este coctel, sazonados con la infinita búsqueda por satisfacer el ego de las redes sociales, es la sustancia principal de la nueva película de Sofía Coppola: un filme repleto del sinsentido de las altas esferas de la fama, el lujo y el dinero. En la meca del capitalismo y el glamur banal, Los Ángeles, The Bling Ring termina de desocupar el sentido de la sociedad del showbiz.

Luego de leer un reportaje de la revista Vanity Fair sobre un grupo de adolescentes de clase alta que se dedicó a robar mansiones de famosos como Paris Hilton u Orlando Bloom, Coppola decidió llevar esta historia a la pantalla grande como una forma de hacer un documento de esta generación. Fiel a su costumbre de captar en sus historias el fervor de la juventud y sus dilemas más complejos, decidió describir el impacto de la cultura pop en nuestros días. El resultado es una pieza sofisticada, brillante y glamorosa que reúne todos los elementos para convertirse en una pieza de culto. Por una parte está protagonizada por la luminosa Emma Watson; por otra tiene una refrescante banda sonora integrada por piezas de Azealia Banks, Kanye West, Phoenix, Deadmau5 y Frank Ocean; y por último es una resplandeciente vitrina fashionista (a tal punto que  la marca de moda Urban Outfitters se ha asociado con los productores del filme para su campaña de promoción).

Brilla el nuevo diamante del cine.