Se encuentra usted aquí

Bogotá: ¿estás preparada para farrear hasta las 15?

Por
Redacción Shock

Por: Nadia Orozco @Cornfake

En 1995 Antanas Mockus puso a marchar la Ley Zanahoria, medida que establecía la 1:00 a.m. como hora límite para el funcionamiento de bares y discotecas. Según estadísticas e informes oficiales, los muertos, los bonches, y los accidentes nocturnos a causa de los borrachos malos tragos bajaron en esa época y también los índices de producción de muchos bares que tuvieron que darle sacra sepultura a sus negocios a causa de esta medida. 

Siete años duraron los bogotanos acostándose bien peinaditos a la 1 de la mañana, o bueno, por lo menos eso era lo que  creía al alcalde, porque mientras tanto muchos espacios se hacían su agosto pues que seguían funcionando bajo el nombre de “clubes sociales”, distinción que les permitía a esos sitios pasarse la ley por la galleta, como dirían algunas tías. Cuando el profesor Mockus se olió este asuntó en el 2002 decidió crear la ‘Hora optimista’ que les dio a los capitalinos una circular firmada para volver a brillar las pistas de baile hasta las 3 de la mañana. 

Hoy las reglas del juego parecen volver a cambiar gracias a la propuesta del alcalde Gustavo Petro de extender la rumba tres horas  en 14 puntos de la ciudad. Y aunque todos sabemos que muchos sitios ya funcionan como “amanecederos” este plan piloto busca que la cosa sea formal. 

Si bien la propuesta parece una carta improvisada y casi que un salvavidas para aflojar el mal genio de los comerciantes  por última lluvia  de "Leyes Secas" , es el comienzo perfecto para empezar a plantearnos interrogantes  ¿Qué le ofrecerán los sitios al crecimiento del sector cultural a cambio de esta propueste que los favorece? ¿Cómo se va a afinar el tema de la seguridad? ¿Cuál será el plan pedagógico para las personas que no están acostumbradas a llevar la fiesta tan lejos? 

Si hay algo cierto en todo este tema es que todos deben ganar, y con ese todo no solo hablamos de los propietarios de bares, restaurantes, parqueaderos, sino de las personas que salen de fiesta y consumen (no solo trago, sino oferta cultural)  y sobretodo, músicos, djs y agrupaciones del circuito local que delegan buena parte de su crecimiento artístico a los bares y espacios que resultan ser una catapulta para su carrera. 

El debate hasta ahora comienza, por ahora decidimos preguntarles a personas que están relacionadas con el negocio de la rumba, a  djs, músicos, productores, a gente que sale de fiesta y gente que no, qué opinan del tema. 

 

Sait Arias (Dj Pequeño Ganesh)
“Lo veo bien y mal. Los dueños de los bares deben poner más DJs  a tocar para que la fiesta no sea monótona, muchos bares solo ponen a uno toda la noche y eso no aguanta. La otra cosa es que deben bajar los precios porque si quieren que la gente consuma toda la noche va a ser imposible si el mínimo de los precios es de cien mil pesos. Lo mejor es que se va a acabar el monopolio de los pocos bares abiertos hasta las 6 de la mañana, lo que genera más variedad en la fiesta y por ende el público puede elegir. Tiene que haber más seguridad. Hay un 20% de la gente que sale de fiesta que está preparada para asumir con responsabilidad, el resto no” 

Monosóniko Champetúo (Dj champetero y vacilador por excelencia) 
"Bacano por los amigos que tienen bares ya que esos son los espacios para nosotros, las propuestas de música alternativa en la ciudad"

Andrés Shaq  (Integrante del Freaky Colectivo)
“Estoy de acuerdo porque se acaban o se formalizan los amanecederos ilegales, se reduce el índice de intoxicación por alcohol adulterado; Adicional, los restaurantes también podrían ampliar sus horas de atención. La restricción de horas lo que hace es que existan espacios para la ilegalidad que reducen la seguridad de las personas que salen en la noche. Cada vez hay más extranjeros residentes y flotantes que no deben ser castigados con una restricción de horario porque nosotros no sabemos comportarnos.  Más allá de prohibir o restringir debe ser un proceso pedagógico”

Camilo Zúñiga (DJ Ziah)  
“Como músico me beneficia, se presta para desarrollar otras formas de cultura musical, y da libertad a los ciudadanos de rumbear por el tiempo que se quiere. No creo en la prohibición como método de control”

César Pardo (socio de La Ventana)
Para nosotros no hay un contra, simplemente es como tomar medidas, vamos a tener que adaptarnos, con esta nueva norma la gente va a empezar a llegar más tarde. No es negativo sino es una cuestión de adaptarse y tener en cuenta cuántos empleados y cómo va a reaccionar la gente y prepararse para lo que se viene, es un cambio cultural que debe ir acompañado por un proceso de educación. Va por buen camino, en el anterior piloto la gente se comportó bien y eso genera precedente” 

Miguel Ángel Ortiz 
“Yo creo que va a ser un desastre. Los colombianos no se saben auto regular cuando se trata de trago y estas medidas se toman cuando la ciudadanía ya ha aprendido. Petro la impuso de la nada por un fin de semana que les fue bien, am i me parece un poco improvisada, pero ojalá salga bien” 

María del Rosario Cardona (Dj Starlite Galaxia) 
“Ha pasado algo y es el remate, que se volvió un gancho comercial, es carísimo y se están aprovechando. Chévere que la fiesta dure hasta las 6 y no sea algo estratificado”

Javier Bulla – (Propietario Casa 53*76)
“Pues me parece increíble sobre todo por el negocio, pero también porque ya es hora de combatir los problemas de seguridad sin acudir a las prohibiciones, además estamos a la altura de cualquier ciudad del mundo, ya es hora de ser ciudad en todo el sentido, sobretodo en seguridad y convivencia ciudadana. El plan piloto es por zonas, y está bien, sin embargo todos los que tengan uso autorizado querrán que se les acoja en la norma, así que habrá que hacerlo por faces"

Luis Guillot (Co director de Radio Mixticius)
"Estoy de acuerdo bajo la idea de qué cualquier medida que limite las libertades personales es un error. Es positiva para volver aún más dinámica la oferta de entretenimiento nocturno y especialmente la de la música en vivo. Puede estimular la formalización de la oferta ilegal y si se regula de manera efectiva, puede reducir los índices de violencia asociados a la fiesta"

Gabriel Sanabria   (Miembro de la Junta Directiva de Latora 4 Brazos)
“No le veo inconvenientes, por el contrario, lanzar a todas las personas a la calle a las 2.30am en las zonas de rumba es casi como la salida del campin con hinchas Santafé-Millonarios, se forman trancones insoportables y se crean marchas de zombis peleando por un taxi. Extender la rumba, alivia la salida, a las personas se les quita la ansiedad y no terminan en remataderos estrepitosos. No todos los bogotanos aguantan el agite hasta las 6, y tampoco están obligados a quedarse a esta esa hora. El hecho de que las encuestan den como favorecido el rechazo de esta propuesta, índica que falta mucho en educación, aquí prima la prohibición sobre la educación. Hay que trabajar en seguridad, eso sí, con los trasportadores y con las condiciones de los establecimientos”

Además es una norma opcional; para muchos establecimientos permanecer abiertos hasta las 6 no es una opción económicamente viable. De la misma manera no siempre querrán amanecer, el cuerpo no les va aguantar o el bolsillo tampoco. Por eso es ridículo que las encuestas juzguen que el hecho de que a Bogotá se le brinde una LIBERTAD, una opción, esta sea entendida interpretada como el fin de una sociedad” 

Jairo Vargas (Promotor y productor en Reset y Bones)
"Creo que se le debe exigir muchas cosas a los sitios para poder funcionar de una manera segura hasta las 6am. Infraestructura, seguridad, servicios, transporte, ubicación, etc"

Javier Beltrán (La Recontra)
"Estoy de acuerdo. Por varios motivos. Porque aumenta la oferta nocturna de lugares adonde ir, porque bajan los precios de lugares que antes ponían el plus de la amanecida como algo para cobrar hasta el alma, porque aumenta la seguridad de noche, porque se disminuyen las mafias de los amanecederos y estos tienen "legalidad" para funcionar y por eso serán más seguros. Y la más importante: porque una ciudad como Bogotá debe tener una noche viva, como la de todas las ciudades que no duermen en el mundo. Lo zanahorio conlleva a la ilegalidad y la inseguridad"


Juan Pablo Castiblanco (Periodista)
"La restricción de hora de la rumba no es una medida que asegure más o menos desmanes. Quienes quieren fiesta siguen buscando por su cuenta en casas o en establecimientos ilegales. Pero más que eso es un tipo de medida castrante del mismo tipo de no dejar ver a los niños televisión para que hicieran las tareas... una cosa no soluciona la otra. En últimas, habría que preguntarse, ¿qué es lo que realmente busca frenar la restricción de la hora de la rumba? ¿Violencia? ¿Mayor seguridad? ¿Menos consumo de drogas y alcohol? ¿Cuál de estos tres "problemas" realmente soluciona acabar la rumba a las 3am? Necesitamos es aprender a convivir entre nosotros mismos a la hora que sea"

 

 

Publicidad