Se encuentra usted aquí

Bruce Dickinson dio cátedra de emprendimiento en el Campus Party

Por
Redacción Shock

El legendario vocalista de Iron Maiden se desprendió se su faceta como uno de los frontman más icónicos del rock mundial, para asumir su alter ego de negociante y emprendedor.

Por: Juan Pablo Castiblanco Ricaurte // @KidCasti
Fotos: Campus Party

Una de las charlas estelares de la sexta edición de Campus Party Medellín se llevó a cabo esta mañana en medio de un lleno total del escenario principal y de asistentes que cuando ovacionaban al orador levantaban sus manos haciendo cuernos. Irónicamente, en un evento que reúne más de 5000 programadores, desarrolladores, ingenieros, gamers y geeks en general, el conferencista de hoy no era un experto en tecnología, ni usa smartphone (en tarima exhibió orgulloso su Nokia 2630). El protagonista del penúltimo día de este evento era Bruce Dickinson, vocalista insigne de la banda de metal inglesa Iron Maiden, quien llegó a este evento a dar una inspiradora charla sobre emprendimiento.

Sus palabras poco tuvieron que ver con la industria musical y la carrera de su banda, y estuvieron más orientadas a los riesgos que hay que enfrentar cuando se decide ser un emprendedor e iniciar un negocio. Es ampliamente conocido para los amantes de la banda que el propio Dickinson es el piloto del Ed Force One, avión en el que Iron Maiden ha recorrido el mundo en sus giras. Sin embargo, entre otras facetas paralelas menos conocidas del cantante, están la de inversionista, guionista de cine y esgrimista.

De hecho, su presentación comenzó girando sobre las dificultades que se atraviesan en los proyectos: “Lo primero que se tienen que dar cuenta sobre un emprendedor, de tomar riesgos o de hacer algo diferente, es que no es fácil. Hay que trabajar arduamente, olvidarse de ser parte de un sindicato y de ganar dinero, porque todo el resto de la gente va a ganar plata excepto ustedes.  Su idea eventualmente se va a volver tan grande que es así como les van a pagar. Van a fallar, y eso es lo otro que tienen que saber y a lo que se tienen que acostumbrar”.

Dickinson habló sobre varias de sus experiencias de negocios fallidas, desde la vez que, a sus cinco años, disfrazado con un casco de bombero y una capa, esperaba poder cobrarle a la gente por rescatarla de incendios en sus casas;  hasta la vez que abrió un local de productos de esgrima pero que tuvo que vender, porque no encontró el socio adecuado que continuara su idea.

Sin embargo, a medida que los fracasos se iban acumulando, también llegaron varias lecciones “Si tienes una idea, no es una mala idea, pero siempre debes asegurar tu propiedad intelectual, así sean ingeniería, desarrollo de software, lo que sea. De todo aprendes”. También resaltó lo que, para él, es la clave de vender ideas y que, a su vez, es el gran soporte de la industria musical actualmente: “Vender cosas involucra hablar con la gente. Quiero precisar en eso, HABLAR con la gente, así como yo estoy hablando con ustedes. Cuando me refiero a hablar, no me refiero a Facebook o eMail. Los humanos no somos buenos en casi todo. Si el humano está frente al tigre, el tigre gana. Si el humano  está frente al pez, el pez seguirá nadando y se escapará del tiburón. Así que los seres humanos somos débiles en muchas cosas, pero en lo que sí somos buenos, para lo que estamos diseñados, es en mirarnos frente a frente.También somos buenos reproduciéndonos, lo cual es bueno porque es divertido. Somos criaturas sociales. De hecho en la industria musical, a pesar de que ya casi nadie paga por música en términos de descargas y comprar discos, la música en vivo sigue más fuerte y grande que nunca. ¿Por qué? Porque queremos estar con la gente. Por eso es que no estamos haciendo esta conferencia por Skype, sino que están acá.”

Temas relacionados: