Se encuentra usted aquí

Bryan Cranston: 'El malo'

Por
Redacción Shock

Este fin de semana llega a su fin la serie de culto Breaking Bad. Shock.co le trae un aparte de la entrevista con Bryan Cranston, quien intepreta a Walter White, que circula a partir de este fin de semana en nuestra edición impresa.

Por: Entrevista por: Mario Amaya // @amayamario (Desde Los Ángeles)

De entrada, Breaking Bad plantea varios dilemas sobre la condición humana: dadas las circunstancias ¿cualquier persona podría ser malvada? ¿Cometer actos de maldad es lo mismo que ser malo? El punto de partida del debate es la historia de Walter White: un químico convertido en maestro de colegio que, luego de enterarse que es enfermo terminal de cáncer, comienza a cocinar metanfetaminas en su casa para poder asegurar la estabilidad económica de su familia. Las cinco temporadas de la serie han sido una interminable ola de reacciones químicas que han alterado la moral del personaje interpretado por Bryan Cranston. El bondadoso, correcto e inmaculado White pasa de ser un padre y esposo ejemplar, a un narcotraficante y asesino, pero nunca pierde la simpatía de la audiencia. 

Esa tenebrosa ambigüedad es la que hace a esta serie una de las más exitosas del momento. Casi 6 millones de personas sintonizaron el primer capítulo de su más reciente temporada; es uno de los productos estrella de plataformas de streaming como Netflix; y Cranston pasó de ser un actor de reparto a una estrella de talla mundial que ha ganado el Premio Emmy (el galardón más importante de la televisión gringa) a Mejor Actor en tres ocasiones consecutivas. El propósito inicial de Vince Gilligan, exguionista de la popular serie noventera Los Archivos X, de escribir una historia donde el protagonista fuera el antagonista a la vez, se cumplió a la perfección. En últimas, logró que televidentes del mundo entero se preguntaran si, tal vez, también podrían dejarse dominar del monstruo que llevan dentro. 

¿Si no hubiera tenido este personaje, su vida sería diferente?

Definitivamente. Si alguien dice que un personaje exitoso no lo ha cambia, me parece extraño porque uno tiene que cambiar y hacer ajustes en la vida. Actúo desde que tengo 24 años y afortunadamente siempre he vivido de ello. Ahora, decir que uno es exitoso porque se hace famoso por una serie célebre, es relativo y una cuestión de ego. Si uno puede vivir haciendo lo que realmente le gusta todo lo demás es irrelevante, pero cuando llega un personaje que te cambia la vida, la fortuna es claramente obvia para un actor.

De todas las temporadas de Breaking Bad, ¿en cuál siente que ha aprendido más de su personaje en términos de experiencias de vida?

Ha sido un proceso evolutivo. Si esta serie me ha enseñado algo, es ese proceso en el que un hombre bueno se convierte en una persona mala. Para llegar a ese punto, los productores han sido magníficos en darme el tiempo real para vivir esa transición de forma natural. En el curso de esa transición comencé a concientizarme sociológicamente en la naturaleza del hombre, y a darme cuenta de que cada persona es capaz de volverse peligrosa dependiendo de las circunstancias que lo rodean, ya sea desesperación, necesidad, ira o ego. Si cualquiera de esos botones es oprimido en la circunstancia equivocada, esa persona se convierte en un individuo peligroso. 

Puede leerla completa en la próxima edición de la Revista Shock...