Se encuentra usted aquí

César López lidera la banda sonora del posconflicto

Por
Redacción Shock

La convocotaria estará abierta hasta finales del mes de agosto. Todos podemos colaborar.

Por: Luis Fernando Mayolo @mayolito // Foto: Facebook

En una época donde en Colombia se comenzó a hablar de posconflicto se necesitan voces que puedan aportar ideas específicas y contundentes para que todo no se quede como siempre en puro bla bla bla.

Aunque de paz se viene hablando desde décadas atrás y el proceso parece por momentos un disco rayado de la agenda de nuestra política nacional, siempre hay personajes testarudos que se niegan a darse por vencidos, así su aporte solo sea un esfuerzo aislado que busca la continuidad necesaria para mutar y reproducirse en muchos otros escenarios.

Ese es César López, el artista colombiano que nadie ha logrado que se desmovilice de su fiel convicción de que a través de la música se puede construir memoria histórica y exorcizar muchos demonios propios de la violencia que nos ha sacudido durante décadas.

Con la Escopetarra logró que se multiplicara el mensaje de que un instrumento de muerte podía convertirse en un símbolo de no violencia, dándole tanta visibilidad que nos olvidamos de su pasado en Poligamia, estructurándose en nuestra memoria colectiva más como un artista social que como uno pop.

Su proyecto de 'Los Invisibles Invencibles' tampoco pasó desapercibido y la música callejera alcanzó otros espacios y públicos en una especie de reality musical emotivo y maravilloso.

Así como estos proyectos recordamos su percusión sobre cuerpos humanos, su aporte clásico en 'Alas de Prueba', pero sobre todo sus más recientes producciones con el '24-0' y 'Toda bala es perdida', porque retomó su trabajo de cómo construir nuestra Colombia sin violencia desde la música con compromiso político y social. Ahí está su obsesión y esa preocupación que no lo deja dormir tranquilo.

Ahora nuevamente inspirado y aprendiendo de los errores del pasado, César regresa con su proyecto 'Re', con el que busca crear la banda sonora del posconflicto. Una comunidad que a través de la música haga un trabajo de memoria colectiva, exorcice sus demonios, cuente sus historias y construya un nuevo país recordando entre otras cosas los hechos que nunca más deben repetirse. 

Hablamos con él sobre este proyecto, que de la mano de Canal 13 y la Unidad de Víctimas del estado pretende desarrollar acciones concretas y contundentes pensando desde ya en un escenario diferente: el posconflicto.

¿De qué se trata la convocatoria?

Esta idea surgió en un encuentro de víctimas al que asistí hace tres años. Me llamó muchísimo la atención el hecho de que existiera en cada uno de los planes de reparación el pedido de la comunidad de un componente musical, además del acueducto y otros servicios fundamentales.

En él un grupo de Las Pavas, sur de Bolívar me abordó diciéndome que les faltaban herramientas para tocar. Yo de acelerado les dije: yo les regalo esos instrumentos. Se empezó a regar la bola en esa reunión y me empezaron a llamar otras personas preguntándome por eso de que  estaba regalando instrumentos. Les dije noooo, pero sin dejarme terminar me pidieron ocho acordeones para una escuela de niños en Valledupar y otros tantos para Putumayo. Ahí fue cuando le propuse a Paula Gaviria, la directora de la Unidad de Víctimas por qué no creamos el banco nacional de instrumentos musicales de víctimas del conflicto armado. La idea le gustó y pensamos que debía cumplir tres objetivos: los instrumentos no debían ser comprados, sino donados, en un ejercicio ojala que venga de un ciudadano que quiera desprenderse de algo valioso para él, con la visión de ayudar a otros. Eso teje un diálogo entre la ciudadanía. 

El segundo objetivo es resolver un problema artístico y logístico, y el tercero, que es el que más me llama la atención, es que las canciones que ellos componen son documentos muy importantes de memoria histórica; qué pasó, cómo fue, a quiénes mataron, por qué los recordamos. Es impresionante. La apuesta a mediano plazo es que si los dotamos de instrumentos en todo el país van a nacer una cantidad de documentos históricos de gente que reconstruya esa dolorosa pero importante memoria.

Cuál es la diferencia con 'Toda bala es perdida', otras de sus iniciativas.

A diferencia de mi proyecto anterior 'Toda bala es perdida' en este el que canta no soy yo. El objetivo es darle la voz a todos y recoger a largo plazo. Esto es la banda sonora del posconficto, lo que esperamos oír luego de todo esto. Esto ha sucedido en países que llevan cierto recorrido en este dilema, como Alemania y Argentina. Casi que reuniendo todas estas obras se puede reconstruir un buen mapa de todo lo que pasó para una nueva generación.

¿Cuándo se convierte esta iniciativa en un programa de televisión?

Resulta que veníamos con esta recolección de instrumentos y el año pasado hicimos un ejercicio en el que una persona en España nos donó un piano. Buscamos quién lo recibiera y una fundación en Tumaco que se llama 'Cueros y chontas' lo solicitó. Eso fue una quijotada: conseguimos un avión de la fuerza aérea, luego un camión y casi que lo arrastramos para hacerlo llegar a su destino. Hicimos un video con el celular del proceso. En el Canal 13 lo vieron y les pareció buenísimo documentarlo. Ahí entra Negrita Films y en conjunto con el canal sale el proyecto 'RE' de 16 capítulos. Le pusimos así porque es la posibilidad de reconstruir. La idea es juntar la historia desde que un ciudadano se desprende del instrumento hasta que lo recibe una comunidad y empieza a hacer música. 

Por qué persistir en esta serie de actos individuales, si en el camino existen tantos obstáculos y a veces parece que todo se queda en buenas intenciones...

Dentro de todo lo que hemos hecho: el 24-0, Toda bala es perdida, de tantos ires y venires, creo que hemos aprendido de los errores. Uno va entendiendo que estos pequeños hechos tienen mucho más impacto que otros más grandes, porque son medibles, contundentes. En este caso específico hay además una segunda etapa, en la que la Unidad de Víctimas quiere dotar de artículos deportivos, espacios y otros elementos a esas comunidades, pero eso ya es un paso más allá de mi participación. El cierre del proyecto será un gran concierto y entregarle la pelota a la Unidad de Víctimas para que lo continúe.

¿Pero cómo es lo del concierto?

La idea con el concierto es poner en escena la demostración de la hipótesis. Que todo ese carretazo que estamos echando es verdadero. Las comunidades tienen que dejarse oír con los instrumentos, esto se hace como una rendición de cuentas para todos lo que pusieron el alma en este proyecto, pero lo mejor es que esto motiva para seguir adelante.

¿Considera que los artistas deberían involucrarse mucho más en estos procesos de construcción social colectiva  aprovechando su poder de convocatoria?

Pienso que los artistas si nos hemos involucrado en muchos temas sociales pero falta mucho compromiso y masticar mucho más el cómo hacerlo. Somos muy utilizados por organizaciones, gobiernos y administraciones. Muchas veces estas iniciativas tienen un lado perverso y con el tiempo se va aprendiendo a hacerlo desde una visión más independiente.

¿Cómo se eligen las historias que saldrán en el programa? Debe ser un proceso bastante complejo.

Estamos encontrando un equilibrio las historias a través de un mapeo de la Unidad de víctimas y las historias románticas que nos van llegando a través de la página web. Así se construye el capítulo.

¿Cuáles son los riesgos más inmediatos que hay que prever?

Lo delicado de todo es que hay una promesa, no podemos quedarnos con esos intrumentos en una bodega. Todos tenemos que asegurarnos que terminen en las manos que son. 

Estamos en la etapa de convocatoria para que la gente done los instrumentos. Así estaremos hasta agosto y luego en septiembre comenzaremos a viajar para que la serie pueda emitirse en octubre. Pero como dijimos, esto de la serie es solo el inicio de un proyecto que tiene que perdurar en el tiempo.

*******

Los datos necesarios para unirse a la convocatoria

- Puede encontrar más información en: http://www.regalauninstrumento.com/

- Puede seguir la convocatoria con el HT ‪#‎REgalauninstrumento‬ 

- Facebook: https://www.facebook.com/REgalauninstrumento

Temas relacionados: