Se encuentra usted aquí

Chimo Psicodélico: el bravo sonido de Arauca en el siglo XXI

Así suena la llanera del futuro
Por
Redacción Shock

Mientras Colombia vivía los días finales del paro camionero que durante casi 50 días desajustó al país, a Bogotá llegaba una agrupación de Arauca para dar a conocer su primer disco.

Por: José “Pepe” Plata – @owai // Fotos: Daniel Álvarez - @daniel.alvarez9

Chimó Psicodélico es un proyecto formado en Arauca por Rafael Fontecha (guitarra), Gabriel Guerrero (arpa), Yensi Trujillo (bajo), Daniel Gutiérrez (cantante y compositor), Carlos Gutiérrez (bandola), Amín Castellanos (guitarra) y Anderson Sánchez (batería). Nace justamente del interés en hacer que la música llanera no se quede en una anécdota o en los recuerdos de los padres y abuelos. Ante la presencia de géneros como la bachata o el reguetón, la expresión sonora local parecía estar relegada a fiestas folclóricas y a momentos de reunión familiar.

Pero entre reuniones de amigos y recuerdos, Chimó nació hace cinco años como proyecto que se dio a conocer en los espacios del departamento, buscando cautivar a las nuevas generaciones, pero también ofreciendo algo para los que crecieron con el sonido del arpa, el cuatro, las maracas, los tiples y bandolas. Su música se ha convertido en un punto de referencia para entender cómo una de las regiones más azotadas por la violencia en el país ha sido capaz de resistir a través del arte y la búsqueda de otras opciones. Como propuesta que involucra elementos no del todo comunes dentro de lo tradicional fue al comienzo rechazada o mirada con desprecio.

Pero lejos de desistir Chimó se convirtió en un grupo de mostrar. Y su obra dio para que precisamente llegaran a una de las convocatorias que 1280 Almas realizó a través de su sello y productora de La Coneja Ciega. Así, la banda tuvo derecho a unas horas de grabación y trabajo de estudio que salen al mundo bajo el nombre de Alcaraván.

Cuando se habla con la banda, se encuentran los fundamentos para comprender ese temor por hacer que las tradiciones no se pierdan. Gabriel, su arpista, comenta: “vemos cómo artistas de bachata, reguetón o hasta el mismo vallenato, llegan con un producto sonoro que además viene enmarcado con algo que hace que los jóvenes prefieran esos sonidos al de una bandola o a la música llanera. Luego también prefieren otras formas como el hip hop para contar nuestras historias”. Y si bien estos estilos están presentes en la geografía nacional, es cierto cómo el temor se manifiesta en la pérdida de expresiones locales que han estado presentes en la realidad de los llaneros y de Arauca.

Y la táctica de Chimó es, justamente, atacar con la música que bien saben hacer. La gente los tildó de locos y de estar dañando el folclor. Un video filmado el día 4 de diciembre (día de la araucanidad) hizo que la misma gente del lugar se diera cuenta de lo que estaban ofreciendo y los apreciara justamente por mostrar a la gente y las tradiciones del lugar. Amín, quien además no es ajeno para la movida local (es teclista del proyecto Peinados Nuevos), habla del aire llanero conocido como “pajarillo”. Una forma sonora que bien puede tener el espíritu del rock o del punk y ser algo fuerte. Y el llanero en el fondo “es un rockero que no sabe que es un rockero”. Esa fuerza hizo que una canción llamada Conmoción interior terminara siendo aceptada por la comunidad.

Este primer disco es una mezcla de situaciones según la banda. Necesidad de rescate, deseo de expresar algo que se estaba diluyendo, resumen de un momento musical y humano, esperanzas, un engranaje de la diversidad y una lucha. Es el fruto de varios años de trabajo, pero también de una necesidad por mostrar aquella vida que está entre los valles y planicies y la modernidad.

El sonido de la banda ha tenido no solo aceptación local. También otros gremios de expresiones musicales rurales de Estados Unidos, Canadá, México y otros países han encontrado en la banda un reflejo de sus inquietudes. A lo mejor, sin darnos cuenta, tenemos un sonido de música country que en otros países tiene un gran mercado y su propio “starsystem”.

Para un país que tiene variadas expresiones musicales que reflejan su diversidad, la presencia de un proyecto como Chimó, es la mejor manera de comprender que a través de la resistencia y la proyección de las raíces, se está justamente entrando al mundo. Este primer disco y este deseo de estar en la mayor cantidad de escenarios posibles, hace que Chimó sea un grupo que es capaz de ser actual, vigente y arriesgado.

Publicidad