Se encuentra usted aquí

Cinco tips para pasarla del carajo como mochilero, según Alejandro Herrera

Por
Redacción Shock

Exparticipante del Desafío África  2013 y Desafío India 2015, fotógrafo, mochilero y hippie de corazón, ese es Alejandro Herrera, el paisa de bigote hipster que junto a Wilder Zapata (ganador del Desafío Marruecos 2014) abrió las puertas de “ACTION FITNESS”, su gimnasio, en Medellín.

Esta es su historia.

Por: Pilar Rendón - @MariaMarchita

ALEJANDRO HERRERA 

En el colegio me di cuenta que era una persona muy explosiva, tenía mucha energía, era muy brusco... me dio por jugar fútbol y no, no me gustó, baloncesto tampoco, balonmano tampoco... descubrí que a mí no me gustan los deportes en equipo así que me incline por hacer un deporte individual y empecé a practicar lanzamiento de jabalina a los 15 años. Estuve en eso cinco meses y me aburrí porque resultó ser algo demasiado monótono. Dejé el deporte y empecé a tener problemas en el colegio. Recuerdo que cada vez que el profesor de geometría entraba al salón me encontraba encima de alguien apretándole el cuello o pegándole... yo creo que tuve matricula condicional de kínder a décimo y si no me echaron del colegio es porque mi mamá siempre fue muy buena amiga de la rectora. 

En esa etapa de mi vida recuerdo que era muy indisciplinado, peleaba mucho y fue el mismo profesor de geometría el que me dijo: "le voy a hacer una recomendación para evitar problemas y no enviarlo más a la coordinación, dedíquese a la lucha grecorromana, eso es una nota, allá puede pegarle a la gente...". Yo me quedé pensando en eso y como a los 20 días fueron unos representantes de lucha olímpica al colegio, fui un día a los entrenamientos y les gané a todo. Al mes me llevaron a un intercolegiado y quedé campeón. Después empecé a estrenar juicioso con la Liga Antioqueña de lucha olímpica, a los dos meses nos fuimos al primer campeonato nacional y quedé en segundo lugar a nivel nacional.

En ese momento descubrí que era una pasión y que por naturaleza yo era bueno para esto, empecé a tener un mejor rendimiento en el colegio, ya no era tan agresivo, la energía la empecé a canalizar con este deporte y por ende empecé a ver un cambio muy importante en mi vida. Estuve seis años con la lucha olímpica, pero me salí porque empecé a ver un monopolio incomodo en la Liga, el poco dinero que entraba se perdía, el deportista no tenía beneficios, aguantábamos hambre en las concentraciones que teníamos en otras ciudades, pelee con la Liga por ese tema y al final decidí irme.

ARTES MARCIALES MIXTAS (MMA)

Tras mi salida de la Liga decidí practicar boxeo, judo, kickboxing, jiu-jitsu... y fue en ese momento  en el que conocí a Wilder Molina, un compañero que me dijo: "Alejo, hay algo que se llama 'Artes Marciales Mixtas', ahí combinan todo, usted entra a una jaula y pone en práctica todo". Me llamó la atención y emprendí mi camino en las MMA (Mixed Martial Arts). Me salió un viaje a Argentina, estudié fotografía y estando allá hice el siguiente intercambio con un gimnasio: yo les limpiaba el lugar en las noches y ellos me entrenaban en el día. Así pasaron algunos meses hasta que conocí a un representante de Brasil que decidió patrocinarme, así que lo único que yo hacía era estudiar y entrenar como loco. Después empecé a dar clases, tuve mi primera pelea en Argentina y la gané, de ahí me fui a Paraguay - estuve en el 'Infinity MMA', uno de los eventos más grandes de Latinoamérica - y por cosas de la vida llegó el Desafío 2013, fui finalista, perdí por votación; regresé a Medellín y aunque pensaba devolverme a Argentina preferí quedarme en Colombia para aprovechar el boom que me estaba dando el programa - un boom que no alcancé a dimensionar, fue un impacto muy teso -.

En 2014 conocí a Wilder y ahora estamos camellando juntos con Action Fitness.

"EL BIGOTE HIPSTER"

La historia de mi bigote es muy chistosa. Yo tenía el pelo largo, me fui a una pelea a España y estaba tan cansado de tener el pelo largo que me lo corte, pero cuando me lo corte me sorprendí porque me veía muy culicado, volví a Argentina y decidí dejarme crecer el bigote. Un día en la mañana me desperté y el bigote tenía un lado parado y otro no, así que empecé a peinar el otro lado y me di cuenta que tenía un bigote medio italiano, medio pastas Doria, me cagué de la risa frente al espejo porque me pareció algo muy charro, me gustó y me lo empecé a peinar, a aprender sobre cómo pulirlo, cuidarlo… en fin.

CINCO TIPS PARA SER UN BUEN MOCHILERO

Tuve la oportunidad de conocer a Daniel Tirado y me identifiqué mucho con él porque toda la vida he sido un man al que le ha gustado viajar. En mi época de artesano estuve de mochilero en muchos lugares con poco dinero, así que cuando conocí a este loco me pareció muy chévere su onda, empecé a hablar mucho con él y de esas conversaciones y experiencias puedo decir que las recomendaciones más importantes para viajar como mochilero y no morir en el intento son:

#1. Viajar con poco presupuesto o con el presupuesto justo. ¿Por qué? Para compartir y vivir más la cultura del lugar al que vas. Si pagas un hotel antes de viajar, lo que haces - así no lo quieras - es encerrarte en el hotel ya que éste tiene piscina, bar, un lugar para bailar Y ofrece una serie de recorridos turísticos ¿Cuál va a ser tu entorno en todo el viaje? El hotel y sus viajes ¿Qué clase de gente vas a conocer? A los trabajadores del hotel ¿Qué haces cuando estás de mochilero? Hablas con la gente de la calle porque tienes hambre, necesitas desplazarte de un lugar a otro,  te vas a dormir a un hostal, compartes la cultura de un nativo.

¡Esta es la magia de ser mochilero!     

#2. Empacar nylon para amarrar cosas, pescar, tensionar la carpa.

#3. Tener siempre a la mano enlatados. Si está muy embalado, falto de plata o si le gusta internarse solo en las montañas como a mí, los enlatados son el desvare en toda ocasión.

#4. Llevar candela o fósforos para poder hacer fuego y no morir de frío, cocinar, hervir agua… en fin.

#5. Hablar con toda la gente del lugar al que llegues. El solo hecho de compartir tu historia con la gente, escucharlos a ellos... y sí no hablas el idioma hay que ser recursivos y comunicarse a punta de señas. Todo es cuestión de hacerse entender.

TRES MOMENTOS DIFÍCILES A LOS QUE SE ENFRENTA TODO PELEADOR

#1. Es demasiado difícil el entrenamiento antes de una pelea. La preparación física y psicológica es de las cosas más complicadas que tiene este deporte. 

#2. ¿Momento duro? Antes de entrar a la jaula, cuando te están echando la vaselina en la cara, cuando estás saliendo camino a la jaula porque ves al contrincante gigante. Pero lo bonito llega cuando cierran la jaula, ahí tú ya estás preparado para todo lo que se viene.

#3. Mantener el peso. Como esto es algo en que se maneja por categorías cada quien debe estar en su peso, no subir ni bajar kilos de manera exagerada.