Se encuentra usted aquí

De Providencia para el mundo: Come'Round de Elkin Robinson

Por

Elkin Robinson llegó desde la Isla de Providencia para estrenar su primer álbum 'Come'Round'. Ayerlanzó ese primer EP y el documental que narra todo el proceso creativo de este nuevo capítulo musical made in old Providence.

Por: Nadia Orozco - @Cornfake / Fotos por: Camila Díaz y Juan José Horta 

Imposible es ver a Elkin Robinson cantar y pasar de largo. Escucharlo cantar de por sí ya es fortificante, pero verlo cuando lo hace es entender aunque sea un poco de una estrecha y mágica relación que ha entablado con la música. Cuando coge la guitarra y se prepara para entonar la expresión de su cara cambia, su cuerpo se entrega totalmente. Elkin Robinson tiene 31 años, y es de esas personas que no les importa estar todo el día en un estudio, y salir de ahí para seguir tocando en la playa, solo por gusto. De ahí que se haya dedicado de lleno a cimentar su carrera artística durante todos estos años (a los 15 cogió maletas hacía la capital para estudiar y luego se embarcó rumbo a Barcelona gracias a una beca que se ganó)

Old Providence Sound Setters, fue la convocatoría que se abrió para buscar un artista de Providencia con un proyecto musical potente, el ganador sería el eje central de una residencia artística homónima en el recién inaugurado Centro de Producción de Contenidos. Al elegido no solo se le produciría un disco, sino también se le realizaría un video, se estructuraría una estrategia digital y de gestión.El ganador fue Elkin. El es el protagonista de estos 10 días de residencia pero también el encargado de sentar un precedente para las generaciones que vienen. 

Hablamos con él, para entender desde adentro el panorama actual de la música en Providencia. 

¿Cómo te das cuenta que tienes una relación especial con la música? ¿Dónde nacen estos primeros encuentros?

De pequeño la luz se iba casi todas las semanas, entonces la gente empezaba a sacar la guitarra para interpretar canciones; se volvió como una necesidad para divertirse. Ahí aprendí a tocar guitarra y cantar. Escribía cuentos, poesía, quería ser escritor, entonces un día pasé cuando decidí que quería hacer esto. Así que primero fui a Bogotá y estuve seis años. Llegué a los 15 años. Mi hermana estaba allá, y me  convencieron de ir,  empecé a estudiar música y después no quise seguir, porque cuando estuve en un estudio descubrí lo que me apasionaba, así que empecé a estudiar sonido. Luego me fui a Barcelona por una beca que me gané, allá estuve siete años. 

¿Cómo fue pasar de vivir en Providencia a una ciudad como Barcelona?

Me di cuenta de las posibilidades que existen en el mundo, te abre la mente. Yo estudié pero después formé un grupo y me di cuenta cómo crear un circuito musical donde se intercambien ideas , conocimiento y música. Tuve la oportunidad de ver más cosas después de la isla, toqué música en bares, en circuitos pequeños e incluso en la calle.

¿Después de estar en Barcelona y conocer otras dinámicas, cómo ves a Providencia?

Muchos cambios definitivamente. Existen movimientos que incluso están mejor que allá. Hay gente en la isla que se está interesando por aprender las diferentes áreas de la música, creando así un ecosistema. Es increíble. Compartó todo lo que está pasando en Sound Setters y me atrevo a compararlo con el Ecualizador, porque ha visto el talento y se le da ha dado forma y más brillo.

¿Cómo está la relación entre lo más jóvenes y la música tradicional? 

Sí está presente, pero hace falta un puente más fuerte de la gente mayor con los jóvenes. Falta que los unos se sienten a compartir con los otros, porque existen rupturas. Por ejemplo en el baile falta eso, falta información e interés por retomar estas cosas. 

¿Y entonces qué están escuchando las nuevas generaciones? 

Yo siempre me he sentido como un viejo y me junto más con gente mayor, pero en la escuela cuando le dan clases a niños oyen mucho reggaetón. Está en todo lado, pero además hay un grupo grande de jóvenes que se interesan por la música tradicional.

¿Cómo volver a forjar esos lazos entre los jóvenes y lo tradicional?

Este disco que estamos haciendo es eso, ese es el fin, que entiendan que el roots no está muerto, está más vivo que nunca. 

¿Qué quiere que pase con este disco y a la larga, para qué cree que servirá esta residencia?

Me gustaría que el disco fuera un referente para los jóvenes, para volver a hacer música. Además que entiendan que para interpretar roots no necesitan ser artistas tradicionales; también para darle valor a la música en vivo, y entender las formas de trabajar. Espero que este disco tenga influencia comercial y cultural, y me parece que lo va a lograr, porque es el reflejo de un trabajo entre muchas personas. 

...