Se encuentra usted aquí

Desde Bojayá: Noel Palacios, El Negrito del Swing

Noel Palacios es un sobreviviente al que nunca se le borra la sonrisa y no se le acaba la música.
Por
Redacción Shock

A Noel Palacios nunca se le borra la sonrisa. Sobrevivió a una de las peores masacres que dejó del conflicto entre las FARC, las AUC y el ejercito en Bojayá, Chocó.  Ahora tiene su carrera musical bien adelantada. Vive en Bogotá, tiene un álbum de tropifolclor y es mejor conocido como ‘El Negrito del Swing’.

Por Fabián Páez López @Davidchaka – Foto: Daniel Álvarez 

El 2 de mayo de 2002 a las 10:40 de la mañana empezó el fuego cruzado entre guerrilla y ejército en el municipio de Bojayá, al norte del departamento del Chocó. Esas balas solo fueron el preludio de uno de los eventos más sombríos en la historia de Colombia. Un cilindro bomba impactó en la iglesia en la que se escondían cientos de familias. El resultado fueron más de 70 muertos y un centenar de heridos. A ese momento se le conoció como la Masacre de Bojayá.

Noel vivió de cerca ese momento pero su manera de ahuyentar las sombras de ese recuerdo son canciones con una vitalidad enorme, cargadas de alegria. Él nunca se consideró víctima, después de lo ocurrido en su tierra natal soltó todo con la música, pero hoy le dedica sus letras a otros temas.

“No me gusta que las cosas se queden en la tragedia. Yo no soy victima sino sobreviviente. Decirle a la gente 'víctima' genera lastima. No hay que quedarse en la tragedia. Yo hago canciones que hablan de lo que pasó, pero también -y ahora me dedico más que todo a eso- a hacer canciones que irradian vida.

Con todo el respeto que merecen nuestras instituciones, siento que promueven mendicidad. Lo bueno sería que integren a las personas desde otro punto de vista, que les despierten las ganas de vivir en otra cosa”.  

La vida de Noel en Bogotá es de puro trabajo. Alterna horas de empleo en una fundación en el centro de la ciudad con su labor como cuidador de perros y, por supuesto, con los ensayos de su proyecto musical "Noel Palacios, el Negrito del Swing". Pero en su carrera como artista va más allá.

“Yo hace 11 años estoy en Bogotá. Aunque soy sobreviviente de la masacre de Bojayá, casi no me gusta hablar de eso porque no me gusta que me digan ‘pobrecito’. Antes hacía rap en contra de la violencia, pero después me di cuenta que no podía continuar con este tipo de música. Entonces ahora estoy haciendo un tipo de música muy alegre, algo que se llama tropifolclor; es lo que yo entiendo como la fusión de la música popular latinoamericana con el folclor del Caribe y el Pacífico colombiano.

A eso yo le quiero sumar un mensaje, y es que así todas las personas hagamos lo mismo, todos somos únicos. Por eso quiero buscar una identidad. Por ejemplo, yo como vengo de río, mi mamá me crió pescando y desde muy pequeño aprendí el oficio. Yo mismo hago mis trajes artesanales que me demoro hasta ocho meses o un año haciendo. Tengo uno con tapas, otro con monedas, uno con nodrizas. Eso representa mi origen, las escamas del pescado. Y esos son los que uso para mis eventos. No los vendo. Es como mi sello”. 

Temas relacionados: