Se encuentra usted aquí

“Desde chiquito quería ser como Pacheco”, Andrés López

Por
Redacción Shock

Por: Antonio 'Rolo' Alarcón / @elroleins

Fotografía por: Carlos Duque / @_carlosduque

La pérdida de un personaje tan significativo como Fernando González Pacheco para la industria del entretenimiento en un país como el nuestro -que nos guste o no, conoce más de lo que pasa en una pantalla de televisión, que sobre los planes que se fraguan en el congreso nacional- nos deja en estado literal de shock y profunda tristeza ya que fue él el precursor y uno de esos pocos que en realidad le apostó a la cultura y a la educación como método de entretenimiento, enseñándole a varias generaciones el cómo se hace, y se ve, la televisión de calidad. 

Así también lo recuerda el comediante y actor Andrés López, quien igual que Pacheco, uno de sus más grandes ídolos y referentes profesionales, consiguió meterse a los hogares colombianos con formatos como ‘La pelota de letras’ y ‘Me pido la ventana’.  

¿Para López quién fue realmente Pacheco? 
“Desde niño era fanático de Pacheco por ‘Animalandia’. En mi casa igual lo veíamos en las noches con el programa ‘Charlas con Pacheco’ pero yo los domingos madrugaba para verlo en ‘Animalandia’. Con mis primos jugábamos a hacer programas de concursos y yo siempre quería hacer de Pacheco. Presentaciones teatrales en las que el tipo era el referente. Si lo ves bien, yo desde chiquito quería ser como Pacheco”. 

¿Quién fue Pacheco para la industria del entretenimiento? 
“Antes de que hubiera esos famosos talk shows, él ya tenía el suyo al nivel de las grandes figuras en Estados Unidos como Johnny Carson o David Letterman. En esa época uno veía un grupo de famosos colombianos, muy distintos a los de ahora, como Jimmy Salcedo,  Carlos Pinzón, Gloria Valencia de Castaño y Pacheco. Él es un símbolo muy importante para un par de generaciones que lo vimos desde niños. Hizo de todo y primero que todos. Hizo mucha televisión junto a los mejores. Como diría el gran filósofo Ricardo Arjona, Pacheco es como “el verbo no sustantivo”.

¿Qué lecciones nos dejó? 
Antes de que existiera un Pirry había un tipo saltando de un paracaídas y practicando deportes extremos. Antes de un Jota Mario, de un Jorge Varón, de nosotros y de cantidades de figuras que ahora gozan de reconocimiento estaba él. Llegó desde España a conquistarnos y robarnos el corazón para siempre. Es la persona que nos enseñó cómo disfrutar del entretenimiento y ser felices con el entretenimiento. Además, nos enseñó a sonreír siempre sin importar nada más. 

¿Qué hay de pacheco en ese personaje que usted lleva construyendo desde hace tantos años?
Muchísimo. Entendí el lenguaje que podía usar para llegar a un público como el nuestro. Era un gran comediante que además de hacer Tv. se presentaba en muchos teatros de la ciudad. Era un ícono y un referente para todos lo que estamos vinculados de alguna forma con este mundo. Pacheco fue representante y el protagonista de los comerciales de la rifa de la Cruz Roja Colombiana, con lo que tuvo mucha ayuda social para este país, hace muchos años. Luego ellos me llamaron a reemplazarlo. Eran esos comerciales en los que a él le tocaba decir algo así como “tan solo trescientos pesitos”; luego yo tuve que decir “por sólo seis mil pesitos”, por aquello de la inflación. Esa es una muestra de lo que me ha dejado”.

¿Alguna vez tuvo la oportunidad de conocerlo?
En uno de los últimos programas de Citas con Pacheco él me entrevistó y ese fue un sueño cumplido después de treinta años. No lo podía creer; me tomé fotos con él; me sentía como en un concierto de Justin Bieber o bueno, de One Direction, porque esa joda cambia ¿no? me sentí frente a alguno de esos Justins. Se me hinchó el corazón; llamé a decirle a mi mamá que estaba con él

Es de esas cosas que ves imposibles pero que pasan. Me recibió con mucho respeto. Me miró con ojos profundos, con toda su experiencia encima, y como el gran entrevistador que es validó mi carrera al haberme tenido como invitado ya que para mí es un modelo a seguir. Lo que él conseguía en sus entrevistas no lo consiguió nunca nadie y era por el interés y respeto que tenía por sus invitados. Yo me sentí muy bien y fue un momento muy especial para mí.

¿Qué perdimos con la ida de pacheco?
“Perdimos la presencia de alguien que debía desprenderse de un cuerpo que le quedaba pequeño al ser que por dentro estaba. No lo hemos perdido ya que su lucha y su rebeldía, no una destructiva sino una que pensaba en función de la gente, permanecerá intacta en todos nosotros. Su legado se encuentra en detalles increíbles como presentarnos la música colombiana en un formato de televisión masivo como ‘Compre la orquesta’; nos mostraba literatura, política, arte. Nos enseñó a sentirnos orgullosos de ser colombianos. Nos mostró que se podía hacer televisión. Siempre con amor, honestidad, respeto, buena onda y buenos amigos. La tarea sigue en cada uno de los que lo vimos tras las pantallas de un televisor en blanco y negro y luego a color”, cuenta López con nostalgia del otro lado del teléfono en medio del rodaje de un nuevo filme junto a un reconocido director colombiano.