Se encuentra usted aquí

Después de la tempestad, vino Metallica

Por
Redacción Shock

Le adelantó a los colombianos una de las canciones de su próximo disco y cumplió con el repertorio a pedido del By Request; en el que la banda suplicó hasta último minuto que no votaran por los mismos temas de siempre.

Por: Chucky García / @chuckygarcia

El público de este país quiere mucho a Metallica y si chuparse estoicamente un aguacero torrencial para ver al grupo no lo prueba entonces es que Cupido es un pelele. En medio de un Parque Simón Bolívar atiborrado de gente desde las horas previas al show (incluso los organizadores encontraron a un fulano que se había quedado a dormir bajo la tarima desde la noche anterior); la banda correspondió el afecto interpretando por primera vez una canción de su nuevo disco en camino, y todas las demás escogidas por votación a través del Metallica by Request: su primer show a pedido y en el que hasta última hora el cantante y guitarrista James Hetfield instó a los asistentes a que no eligieran las de siempre, aunque como en las pasadas elecciones en Colombia ya todo estaba decidido y no hubo chance para cambios. (vea la crónica en video aquí)

The Lords Summers, la nueva canción de Metallica sonó contundente y de algún modo se parece a uno de esos temas largos de su álbum de hace once años, St. Anger, y a la vez a su clásico Ride The Lightning, que este año celebra tres décadas de vida y que como lo dejó entrever la propia banda fue el gran ausente en este By Request.

Metallica prácticamente retó al público sobre tocar o no la canción que lleva el mismo nombre del disco, y a través de mensajes de texto durante el show la gente tuvo la opción de escoger en su reemplazo a Whiskey In The Jar o a The Day That Never Comes. Al final Ride The Lightning se terminó imponiendo y cerrando un concierto en el que la el grupo se apega al sentido de comunidad y pertenencia que ha creado durante tantos años para vender entradas y reunir a miles de seguidores. 

La ecuación salta a la vista: ahora que Metallica se aleja de su nivel musical de otros años porque en vivo ya no puede seguirle el paso a los temas de sus álbumes más desbocados y trepidantes como Kill 'Em All, Master of Puppets o … And Justice for All; más se acerca a sus fanáticos y consumidores directos de su música.

Siendo una banda impermeable, en todo caso, la forma en que abrió y terminó el show del Metallica by Request en Bogotá la puso a la altura de las expectativas; en ambos casos salió a atacar con los taches arriba e incluso logró que un tema instrumental como Orion le recordara a todos que buena parte de su éxito no solo se debe a sus hits de radio sino a ese tipo de canciones llenas de cambios, de líneas finas y conducidas casi siempre por solos de guitarra.

Por lo demás, fue una presentación que ratifica al llamado “Álbum Negro” de Metallica como una de las obras cumbres del rock por composición y aceptación masiva; y mucha pirotecnia en la tarima del Parque Simón Bolívar: fue como pasar del diluvio universal a la celebración del Nuevo Año Chino, o por lo menos al festejo del día en que este pilar del thrash metal le cumplió el deseo por tercera vez a los colombianos.