Se encuentra usted aquí

Detrás de cámaras con Esperanza Gómez, la reina del porno, posando para Shock

Por
Redacción Shock

¡Relájese y disfrute esta película!

Por: Mariangela Rubbini // @bilirubbini
Foto apertura por: Comes Cake // @comescake

Dos razones en particular hicieron clic en nosotros para que decidiéramos hacer este especial con Esperanza Gómez, quien es considerada hoy como una de las actrices porno latinas más cotizadas y de mayor reconocimiento en el mundo y quien, y sin duda alguna, ha sido catalogada como la reina del género en Colombia. La primera tiene que ver con el estreno en cartelera este 28 de febrero de 'Ninfomanía', la película dirigida por el brillante director danés Lars Von Trier, cuyas escenas eróticas y sexuales han sacudido y puesto en alerta a moralistas y mojigatos que profesan valores que, va uno a ver, y no comulgan. Lo segundo es que, durante todo el 2013, e incluso lo que va corrido del 2014, la nota más vista en nuestro portal es una dedicada a Esperanza precisamente. Se trata de una noticia de no más de media cuartilla que se refiere al protagónico de la actriz caldense en Kick Azz -la versión triple x de Kick Ass- rodada por Dark Legion Productions, productora encargada de hacer censurables y “escandalosas” adaptaciones de Batman, Iron Man y el Increíble Hulk, entre otras. 

En Shock, desde el impreso especialmente, nos la hemos jugado siempre por darle una mirada distinta a los temas y a los contenidos que cualquier otro puede tocar. En el caso del porno en especial no todo el mundo se atreve a hablar y, mucho menos, a mostrar. Por eso decidimos asumir este reto, en esta oportunidad no desde el papel, sino en digital, donde las posibilidades de generación de contenido resultan además infinitas: gifs animados, fotos 360, galerías de fotos, videos, entrevistas, tops, detrás de cámaras y teasers de expectativa. Nos levantamos la falda sin pudor y decidimos hablar a calzón quitao de pornografía, de lo que significa e implica ser un actor porno, de la industria perrata y barata que se mueve en este país, de prostitución versus actuación, y también de Esperanza como Esperanza. No necesariamente de las tetas de Esperanza. Nuestra intención fue clara desde el comienzo: sacar al porno de la sordidez en el que comúnmente se enmarca y liberar a nuestra audiencia –ustedes- de prejuicios y censuras. Buscamos a un par de colectivos creativos y artísticos, Comes Cake y Oh, Margot!, para que desde su mirada nos ayudaran a conceptualizar este especial, acudiendo a referentes clichezudos de la pornografía, pero transformándolos en una narrativa diferente.

Esperanza Gómez, empecemos por ahí, es una actriz. No es una prostituta. Una mujer, que fuera del encuadre de la cámara que graba sus partes íntimas en primerísimos planos, vive su vida como cualquier otra. Tiene un esposo, cree en el amor, e incluso se intimida cuando tiene en frente suyo a un equipo de producción registrando sus sexuales y provocativos movimientos.

Nuestra pretensión con este especial es contar desde Shock lo que significó para una mujer como Esperanza Gómez haber tomado la decisión de ser una actriz porno en este país. Con todo lo que esto implica, más allá del reconocimiento que ha conseguido como estrella del género. 

Esperanza viajó desde Cali para este encuentro con el staff de Shock. Estuvimos con ella todo un viernes, desde las 9 de la mañana y hasta las 6 de la tarde. Como era de esperarse, en el lugar había solamente 4 mujeres y más de una decena de hombres. Eso, sin contar todos los amigos y conocidos que llamaron y escribieron intentando conseguir las coordenadas para caernos. Todos estábamos ansiosos y obsesionados, para qué negarlo, por ver a una de las estrellas porno más reconocidas del continente completamente desnuda frente a nosotros. Y sí, la vimos desnuda. Admiramos su cuerpo y su belleza física, y seguramente se despertaron en cada uno de nosotros fantasías y deseos sexuales escondidos y reprimidos, pero también tuvimos la oportunidad de desnudarla en su intimidad. Entendimos y aprendimos muchas cosas de su profesión. Sepultamos varios mitos urbanos y, sin sonrojarnos por temor a ser juzgados, obtuvimos respuesta a una cantidad de las incógnitas que siempre nos han causado curiosidad. 

Que este especial nos va a traer miles de clics, de eso estamos seguros. Pero lo que más nos importa en realidad, es que su lectura no sea únicamente desde el morbo y el deseo. Disfrute de cada imagen y de la intención artística que hay detrás. Este es un especial erótico, sensual y sexual, sí. Completamente. Pero también hay una historia bien interesante que conocer. Didáctica inclusive. 

Como dicen por ahí, relájese y disfrute. Que los prejuicios no le impidan ver. No se niegue ese placer. Estamos mostrando piel, pero tampoco es que esto sea tan hardcore ¿Usted qué dice? 

Espere el especial completo con Esperanza Gómez este 28 de febrero.