Se encuentra usted aquí

Diversión Pura. El juego chino de la muerte, cremación y resurrección

Esto sí que es diversión extrema: morirse, ser cremado y resucitar. En china ofrecen una experiencia bíblica.
Por
Redacción Shock

Si un parque de diversiones convencional nos sirve para producir adrenalina por el hecho de que juega con nuestros instintos de supervivencia, sometiéndonos a situaciones que simulan riesgos de muerte, como caídas al vacío, o giros anti gravedad, esta atracción china se lleva el título a lo ‘extremo’.

Acá, directamente, se juega a recrear la muerte, cremación y resurrección. Bueno, si es que de alguna forma existiera la resurrección.

Al simulador lo conocen como Xinglai y consta de sesiones de dos horas, cuatro veces a la semana, donde los participantes se sientan en un cuarto y deciden quién debe morir, uno por uno.

Después de que está seleccionado el finado, el sujeto ingresa a un cuarto oscuro y espera a que le hagan el procedimiento de trámite: la cremación. Después, atraviesa un canal de nacimiento para renacer.

Las personas que han participado en esta atracción dicen que es una experiencia bastante realista. Pero claro, no sabemos cuál es la noción de la realidad en estos casos. Además de las historias religiosas con muertos resucitados, no tenemos testimonios de alguien que nos diga cómo se siente estar muerto. 

Temas relacionados: