Se encuentra usted aquí

'Dragon Ball Z: La Resurrección de Freezer': Una vez más Goku salva al planeta

Por
Redacción Shock

(Nota: Este texto contiene spoilers, por favor no lo lea si aún no ha visto la película)

Por Pilar Rendón - @MariaMarchita

Hace dos años Akira Toriyama – el responsable de que nuestra niñez se desarrollara entre nubes voladoras, teletransportaciones, malvados androides, torneos de artes marciales y poderosos kame hame ha – presentó en las salas de cine del mundo ‘Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses’, un filme que causó bastante descontento entre los más fervientes seguidores de Kakaroto, Vegeta y asociados debido a la falta de escenas de acción y el exceso de comedia.

La serie nos tenía acostumbrados a ver épicas batallas en las que Goku, el eterno salvador de la Tierra, se enfrentaba contra temibles villanos como Cell, Majin Boo y Freezer, por lo que verlo derrotado ante a un gato comelón y perezoso parecía un chiste de mal gusto. Pero ¿quién dijo que todos los personajes malvados de Dragon Ball debían actuar igual? O ¿quién determinó que en el universo de los Saiyajin todo se resume en pelea, sangre y destrucción? A nuestro parecer la película terminó siendo un capitulo divertido en el que vimos bromear como nunca antes al Príncipe Vegeta y en el que el noble corazón de Kakaroto nos salvó el trasero – por primera vez su fuerza se convirtió en un adorno sin importancia, aún y cuando se transformó en super saiyajin dios –. Así que este nuevo episodio titulado ‘Dragon Ball Z: La Resurrección de Freezer’ debía ser la contraparte de lo que pasó con Bills.

Y en efecto eso es. Una historia cargada de acción de principio a fin, con una banda sonora algo inusual – no es el típico opening amigable de la serie, es una canción de metal japonés interpretada por los señores de Maximum The Hormone – que sin duda alguna logra su cometido: asustarnos minutos antes de la resurrección del temible y despiadado Freezer, El Emperador del Universo que años atrás fue cortado en pedacitos a manos de Trunks del Futuro.

Antes de la llegada del hijo de King Cold a la Tierra, humanos y saiyajins viven en paz, los únicos bandidos a la vista son los ladrones de bancos que difícilmente logran su cometido debido a la eficiente labor del agente de policía Krilin. Piccolo ahora es niñero del hijo de Gohan mientras Goku y Vegeta entrenan con Whis, en el planeta de Bills, para convertirse en super saiyajins más poderosos – además después de descubrir que Kakaroto podía llegar a la fase super saiyajin dios, Vegeta no quiso quedarse atrás con un simple título de Príncipe –. Sin embargo, como ya es costumbre en Dragon Ball, fueron pocos los minutos de calma que vivieron Bulma y los demás terrícolas en este filme. Sorbet y Tagoma reunieron las esferas del dragón para devolver a la vida a Freezer, quien tras recuperar la forma original de su cuerpo decide iniciar un fuerte entrenamiento de cuatro meses para llegar a la fase Gold Freezer y vencer de una vez por todas a Kakaroto.

Cuando ‘F’ siente que su poder es superior al de cualquier insignificante saiyajin emprende su viaje hacia la Tierra junto a su ejército de lambones, un error garrafal que le costará la vida – ya verán por qué –. Después de muchas escenas en las que Goku y Vegetan no se dan ni por enterados de las malas noticias Piccolo, Gohan, el nuevo y mejorado Maestro Roshi, Ten Shin Han y Krilin deben enfrentarse a los secuaces del emperador que minuto a minuto se multiplican como plagas en el aire.

Cuando Goku y Vegeta llegan a la Tierra hacen un pacto entre los dos para turnarse los momentos de pelea. El primer round lo inicia Kakaroto, quien con su excepciona nuevo nivel de pelea logra darle una buena paliza a Freezer. Aburrido de tantas patadas en el trasero, éste deja al descubierto su fase dorada, un aspecto aún más repugnante de este personaje que le sirve para debilitar a nuestro héroe de la infancia. A este punto parece que el heredero de King Cold por fin va a conquistar la Tierra, es fuerte y aún más despiadado que en la serie, pero al no manejar en su totalidad la Gold Freezer se debilita internamente sin notarlo. Ventaja para Goku.

Al ver que una vez más va a ser derrotado a manos de Goku, el emperador lleva a cabo su plan B y dispara de manera cobarde al pecho del padre de Gohan. En este momento Vegeta entra en acción para participar en el round 3 y dar por terminada esta absurda batalla, sin embargo, Freezer tiene un Plan C, que es detectado por Whis y Bills: hacer explotar la Tierra para sobrevivir en el espacio. ¡Y lo logra!

Bulma llora por la partida de su esposo, la muerte de su amigo y la pérdida de su padre. Son minutos de incertidumbre en los que no sabemos si Toriyama decidió volvernos m#”%#&” de una vez por todas con este inesperado punto de giro o si algo mágico va a pasar para que ‘F’ muera de una vez por todas. Al final, es el entrenador del dios de la destrucción quien retrasa el tiempo – tan solo algunos pocos segundos – para que Goku aniquile a este indeseable villano. “Vegeta voy a salvarte el trasero” y como si se trata de un “Abracadabra”, a Freezer se le termina su cuarto de hora, la Tierra vuelve a estar a salvo y Bills se deleita con el delicioso postre de fresas preparado por Bulma.

Una película que encanta por el desarrollo de las peleas, pero también por el excelente sentido del humor que maneja, así podría describirse ‘Dragon Ball Z: La Resurreción de Freezer’.

¡Hasta nunca, INSECTO!

Publicidad