Se encuentra usted aquí

El adiós de Pamela Anderson tal y como la conocimos

La imagen de Pamela Anderson es el componente poderoso de esta pieza, que hace recordarnos lo jodido que es el paso del tiempo
Por
Redacción Shock

Luke Gilford, fotógrafo de moda, estrenó el corto de ciencia ficción Connected donde Pamela, es precisamente la protagonista

Una rubia de curvas pronunciadas y un vestido de baño rojo encendido corría para salvar vidas en una playa. Una imagen que fue la fuente de inspiración de toda generación para explorar su sexualidad y que terminó por convertir a Pamela Anderson en uno de los grandes símbolos sexuales de la década de los noventas. Pamela, una de las favoritas de Playboy, la extravagancia en pasta a la hora de desfilar por las exquisitas alfombras rojas, la presa perfecta de los cirujanos de Los Ángeles y el mejor blanco de los paparazis tuvo la típica historia hollywoodense de ascenso vertiginoso y descenso sin frenos.

¿Y qué pasa cuando el objeto de deseo se queda sin su poder mágico? Pueden pasar muchas cosas: el objeto sobrevive al pisoteo, el objeto acepta su ser mortal, el objeto desaparece mediáticamente o en el peor de los casos el objeto muere (física o/y emocionalmente).

Pamela Anderson pasó por muchos de esos procesos: hubo videos porno, enfermedades, caos, desgracias y señalamiento y todo eso llegó junto al peor enemigo de una mujer que toda su vida fue alabada por su belleza y vivió en California: la edad.

Luke Gilford, fotógrafo de moda, estrenó Connected el corto de ciencia ficción Connected donde Pamela, es precisamente la protagonista. La historia narra el ocaso de una instructora deportiva que lucha contra el paso de los años, que se desnuda para evaluar el cuerpo que jamás soñó con tener y mira con desazón las figuras de las jóvenes radiantes que pasan frente a ella encontrando la respuesta en un ritual donde irónicamente la tecnología es la respuesta para conectarse con su ser.

El corto plantea un panorama futurístico, la vejez, el cuerpo de la mujer, la autopercepción, la tecnología: pero sin duda la imagen de Pamela Anderson es el componente poderoso de esta pieza, que hace recordanos lo jodido que es el paso del tiempo sobretodo en un contexto tan agrio como lo es Hollywood. 

 

Temas relacionados: