Se encuentra usted aquí

"El poder de la música está en el ritmo", entrevista con Young Guru

Por
Fabián Páez López

Por: Fabián Páez López @Davidchaka// Foto: Facebook del artista.

Decir que Young Guru es el cerebro detrás de las consolas en los trabajos musicales de Jay-Z, Beyonce, Rihanna, Ludacris, Redman & Method Man y Mariah Carey es quedarse corto contando su historia. Su nombre real es Gimel Androus Keaton y de él se ha dicho que es un visionario, un científico del sonido, el hombre más influyente del hip hop, el arquitecto del éxito de los artistas legendarios de su época. Es uno de los miembros más importantes de la casa Roc a Fella records. Es un gurú de la música. Es un tipo que conoce la conexión entre el arte y la ingeniería, y que ha entendido cómo transmitir su conocimiento. Guru ha hecho que su nombre quede impregnado irremediablemente en la historia del hip hop.

Además de haber compartido cabinas con los peces gordos de la industria musical, ha sido residente artístico en la USC, donde enseña a los estudiantes sobre tecnología e historia de la música; es un orador invitado frecuentemente en la Universidad de Nueva York y en el MIT; ha ofrecido conferencias de tecnología en empresas como BitTorrent y Pandora; y en 2013, se asoció con Hewlett-Packard y el programa Grammy T de la Academia de la Grabación para crear un viaje educativo llamado "La era del Ingeniero”. 

Hace un par de meses ya había pisado tierras colombianas para tocar en el Jump Fest y ahora volvió para abrir las charlas del Bogotá Music Market. Un día antes de que se subiera al escenario de los BOmm Talks lo fui a entrevistar en su hotel. Cuando llegué me estaba esperando en el bar. A pesar de ser uno de los personajes más influyentes de la industria musical no tenía periodistas ni fans acechándolo. Yo no podía creer que su ingenio pasara tan desapercibido. Es más, antes de encontrarlo, pregunté por él y me lo describieron como un “moreno muuuy alto”. 

A pesar de su apariencia calmada y tranquila, es un tipo que la tiene muy clara a la hora de hablar. Me contó sobre la importancia de la Zulu Nation para la construcción de paz, de su trabajo con Jay Z, su labor como educador y sobre el poder de los beats para transmitir un mensaje que llegue a los jóvenes. 

Hablemos de lo que lo trajo esta vez a Bogotá. ¿La charla en el BOmm sobre qué es?

Se trata de compartir un poco de mi experiencia en el negocio de la música. Específicamente, como ingeniero de mezclas. Tiene una visión un poco más enfocada en las técnicas de las grabaciones. Hablo un poco sobre las cosas que son necesarias para que la ingeniería en las grabaciones sea exitosa. 

¿Compartirá alguna experiencia sobre su labor como educador?

Absolutamente. Es parte fundamental de lo que yo hago, me dedico a la enseñanza. Mi labor como profesor se convirtió en una de las cosas que más amo en mi vida. En los dos últimos años he descubierto como entregar la información que yo tengo a los estudiantes y lo estoy haciendo en dos formas diferentes: con estudiantes de la universidad y hago también cursos online, en donde les entrego bases sobre diferentes cosas respecto a la música. 

¿Cómo ve el panorama de la industria musical con las evoluciones tecnológicas y el reinado del streaming?

El streaming es el futuro del negocio de la música. Estamos en un mundo en el que el consumo de música es permanente. La gente todo el tiempo está escuchando o consumiendo música. Lo pueden hacer gratis en cualquier momento solo a cambio de algo de publicidad. 

Lo dificil de este Mercado es conciliar lo que están pagando a los artístas, porque ya no están comprando tantos álbumes. Para que los consumidores paguen es más dicifil y debemos intentar que lo hagan. Es todavía un nuevo campo en el que estamos incursionando como negocio pero para allá vamos. 

El streaming es extremadamente importante porque eso será el futuro de lo que hacemos, y en eso todo el mundo está de acuerdo.Tenemos que hacer que la mayoría de gente considere consumir música hoy en día y pueda pagar por ella.

El problema es que hace un par de años los artistas no están recibiendo la compensación apropiada por su trabajo, o el monto de la compensación por reproducción es muy pequeño. Así que lo que nos falta es solo conseguir de que alguna gente concuerde con nosotros en el hecho de que necesitamos monetizar el servicio de streaming.

Recientemente vino a Colombia Afrika Bambaataa. Tocó y habló de paz. Cuéntenos un poco sobre su historia con el colectivo legendario de la Zulu Nation. 

Si, la Zulu Nation fue extremadamente importante para todos nosotros. Lo que yo hice fue entrar en uno de los capítulos de la Zulu Nation, el Black Chapter. La razón por la que la Zulu Nation es importante es porque es la organización que llevó la paz al mundo de las pandillas de la ciudad de Nueva York en los 70´s y principios de los 80´s. Realmente son extremadamente importantes. 

En sus viajes hacia África, Bambaataa fue adquiriendo un mayor conocimiento de lo que era la cultura Zulú y lo trajo a los Estados Unidos. Puso a los miembros de diferentes pandillas juntos bajó una misma bandera. Todos podían ser artistas, o dj´s o mc´s, o estar juntos bajo los mismos colores, los de la Zulu Nation.

Su mensaje es muy claro: “peace, unity, love and having fun”. Y todo se conecta. Entonces, si tú no tienes paz, no puedes estar unido. La unidad es una parte importante también, pero no puedes estar unido si no amas. Y no puedes tener diversión sin unidad. La gente en ese entonces estaba siendo asesinada y tenía peleas. La Zulu Nation fue extremadamente importante antes y aún lo es como preservadora de nuestra cultura. Lleva en ella nuestra intención inicial de por qué Hip Hop fue creado y cuál era su propósito.

Y cómo cree que podríamos aplicar esa experiencia de la Zulu Nation en el contexto colombiano. Por ejemplo, cómo podríamos involucrar a niños y jóvenes que están en medio del conflicto en proyectos musicales y artísticos. 

Llevar el mensaje a otros lados es algo muy importante porque comparte los mismos principios que estamos enseñando a los niños y jóvenes en Estados Unidos. La historia de la Zulu Nation les demuestra a los jóvenes que no necesitan una organización del gobierno o externa, sino que pueden organizarse por ellos mismos. Si tú ves lo que hizo Afrika Bambaataa con los miembros de pandillas fue increíble. El solía hacer parte de una, la Black Spit de la ciudad de Nueva York. Desde allí él organizó a los miembros de las pandillas, y ayudaron a formar una nueva ciudad. Ellos no querían que los niños se vieran envueltos en lo que a ellos les tocó vivir. Ese es el mismo problema que tenemos que sortear en muchas partes. Nosotros estábamos en paz con una pandilla en Nueva York, pero los de las pandillas de la Costa Oeste comenzaron a moverse hacia la costa Este. Así que ahora, en la Costa Este, donde antes había sangre, tenemos musicos: tenemos Latin Kings, tenemos MSOT, tenemos todas las grandes bandas en West Coast.

Es la misma cosa una vez más, tenemos que empezar a decirle a los niños lo que pueden hacer, no pueden ir solo por las calles siendo destructivos, tenemos que ayudarlos a que tomen fuerzas positivas. La música por ejemplo, pueden tomar también la escritura, pueden poner su escritura en líricas. Ellos también pueden hacer un arte visual, que es una extensión de lo que nosotros hacemos. Le mostramos a la gente que pueden expresarse por ellos mismos sin violencia. El punto de esforzarse en batallar se lo dejamos a la pista de baile. Ahí pueden remplazar las peleas actuales del uno contra el otro.

Les mostramos a los jóvenes que lo económico también es una parte importante. Ellos pueden llegar a sostenerse por sí solos sin utilizar la violencia. Si organizamos los jóvenes para que se empoderen por ellos mismos artísticamente, pero también económicamente, pueden vivir bien. 

¿Piensa entonces qué es necesario que la música incluya un discurso político?

El hip hop no siempre tiene un mensaje político en él, pero puede ser supremamente poderoso también sin un mensaje político. Nuestra generación suele encontrar muchos mensajes en la música. Una de las grandes cosas es el poder en los beats, el poder de la música está en el ritmo. Esto por sí solo puede transportar un mensaje. Cuando tu pones un mensaje político en una canción no tiene que ser necesariamente explicito, puede simplemente ser positivo, algo que pueda explicar a los chicos que hacer en ciertas circunstancias. Y puede llegar a ser más poderoso si se lo transmites a través de los beats. 

Hablemos ahora un poco acerca de su experiencia trabajando con Jay Z

Fue un cambio increíble en mi vida, es uno de los mejores jefes, si no el mejor jefe que nunca he tenido en mi vida. Es realmente una gran persona, un artista muy talentoso, él sabe exactamente quién es y lo que realmente quiere ser. Él ha cultivado su carrera como un hombre de negocios, pero no ha dejado de ser un artista de hip-hop. Se ha convertido en un ejemplo de lo que podemos ser también los afroamericanos. Su éxito le demuestra a cualquier persona de cualquier clase social puede tener éxito. Mira, hay una cosa muy inspiradora cuando uno mira a Jay-Z, no es sólo para decir "Oh, quiero que sea un coche que tiene" o "lo que sea de joyas que tiene en él", no es el punto. El punto es que un chico del guetto, y puedes ser como él.

Escuché que en su la última visita que hizo a Colombia trabajó en algunos proyectos con niños en Medellín

Sí, me gusta asegurarme que cada vez que toco en algún lugar del mundo, en cualquier parte, pueda tener contacto con la gente. No me gustaría llegar, tocar, hablar e irme sino que me gustaría llegar a conocer a la gente, mi punto es que siempre quiero interactuar con los niños y con otros jóvenes. Cuando estuve fuera del trabajo en mi primera visita a Colombia estuve allí. Fue por el simple hecho de interactuar y ver realmente puede ver cuáles son sus problemas, o lo que es lo que necesitan, o cómo se siente crecer en este país, ya sabes, por lo menos en este período de tiempo que estuve. He trabajado con niños desde hace veinte años. Así que es muy importante para mí asegurarme de estar con gente común.

¿Recuerda algunos de los lugares que visitó en Bogotá o en Medellín?

No estoy seguro de los nombres de donde fui, pero tanto en Bogotá como en Medellín tuve algún tiempo para interactuar con mucha gente.

¿Y tiene algunos planes para hacer otros proyectos en Bogotá?

Sí, definitivamente. Después de esta charla, que es solo de un día, me voy a devolver, pero luego seguiré trabajando con gente de acá. He estado trabajando para hacer una mezcla de la nueva canción del colectivo El Freaky, Summer Now, que cantan junto a Gyptian. He estado muy conectado con ellos. Planeamos hacer más mezclas y trabajos. Ellos me presentan música de acá y también traen mi sonido, y al mismo tiempo yo comparto la música de ellos con más personas en los Estados Unidos. 

Hablando del Freaky, ¿cómo estuvo la presentación en el Jump Fest?

El concierto fue increíble. La gente estuvo increíble. Me sentía realmente bien, porque la gente respondía igual a los artistas de la vieja escuela y a los de la nueva. Fue una gran noche llena de hip hop, reggae y R&B. Yo estaba tratando de jugar a mezclar con todo, sólo por ver cómo las personas estaban respondiendo. Mis hombres casi se suben al escenario porque la estábamos pasando muy bien.

Qué piensa acerca de esas mezclas de sonidos de todo el mundo
Creo que todo lo que suena es música. Cada sonido es muy singular. A veces cuando toco en algún lugar del mundo en el que sólo ponen un tipo de música, no una mezcla de todo, creo que no se dan cuenta lo que es realmente bueno. 

Temas relacionados: