Se encuentra usted aquí

'El Taxi' y diez canciones que tampoco son un plagio

Por
Redacción Shock

Por: Fabián Páez López @Davidchaka

¿La conoció en un taxi? ¿En un club? ¿En el bus? En el lugar que sea, de seguro que ha escuchado la canción El Taxi, del reggaetonero cubano Osmani Garcia junto a Pitbull y Sensato. Porque suena hasta en la sopa. Tanto que, sin duda, ya tiene reservado un lugar especial en nuestro baúl de one hit wonders. Y como en Internet las acusaciones van y vienen, después de que se popularizó empezaron a llover  las críticas y las denuncias de plagio.

Los indignados de Facebook y Twitter encontraron la evidente semejanza entre el tema de Osmani y la canción Murder she wrote de Chaka Demus & Pliers, grabada en 1992. Pero lo cierto es que, lejos de ser una simple copia, hacer distintas versiones de una canción sobre el mismo ritmo es impregnarse del ADN del dancehall jamaiquino. Es una manera diferente de aproximarse a las nociones de propiedad, originalidad y composición.

Desde la década de 1950 lo que mandaba la parada musical en Jamaica eran los sound systems; esas enormes cajas musicales que dieron origen a lo que en las costas colombianas conocemos como picós. Fue a través de estos aparatos que los dj´s y productores empezaron a volverse protagonistas de una nueva  tradición musical, la de los one riddim: muchos cantantes intentando hacer la mejor versión sobre la misma base melódica.

En los 80 la música reggae estaba en su mejor momento y nombres como los de King Tubby o Lee Scratch Perry se hicieron famosos por incluir los sintetizadores en la producción de nuevos sonidos.  En ese entonces, en los suburbios de la isla, casi al mismo tiempo que se gestaba el movimiento del  hip hop en los Estados Unidos, empezaba a nacer el dancehall. Los dj´s y los cantantes de este género (también conocidos como singjays), que carecían de oportunidades para acceder a estudios de grabación, animaban las fiestas o hacían sus interpretaciones sobre las pistas que grababan los productores en el lado b de los discos. Pronto se volvió costumbre intervenir la música que ya estaba hecha y en 1985 Wayne Smith lanzó la primera canción de reggae sobre una pista totalmente computarizada, conocida como Sleng Teng. A estas pistas se les conoce como riddims, y sobre el Sleng Teng se han hecho unas 200 producciones.  

Desde luego no todos los riddims fueron computarizados. Sly & Robbie, dos de los músicos y productores jamaiquinos más prolíficos fueron los creadores del sonido que le dio origen a El Taxi, a Murder she wrote  y a muchísimas otras canciones. En 1992, bajo el sello Mango, lanzaron una compilación de 10 canciones que incluía, además de la versión de Chaka Demus, piezas interpretadas por Nardo Ranks, Skullman, Anthony Red Rose y una versión instrumental de la banda de Sly & Robbie: Taxi Gang (que por cierto hace un par de años pasó por el escenario de Rock al Parque). El álbum fue titulado Bam Bam She Wrote. Años después, la lista de versiones  cantadas sobre este pegajoso ritmo fue creciendo. Desde leyendas del dancehall como Shaggy y Cutty Ranks, hasta los reggaetoneros de nuestra época como Daddy Yankee y Don Omar, han hecho versiones sobre este riddim.

Que hay versiones mejores que otras, seguro.También pasa que hay canciones que, como El Taxi, buena o mala, tienen el arsenal mediatico de Pitbull detrás y por lo menos, gracias a esa canción hoy le ponemos volumen también a Chaka Demus. 

Acá recopilamos 10 canciones que, como el taxi, tampoco son un plagio y que han utilizado el Bam Bam She Wrote. Después de todo, todas ellas han sido hechas para lo mismo, para mover el Bam Bam (pueden investigar lo que quiere decir). 

Temas relacionados: