Se encuentra usted aquí

En Buenos Aires prohibieron la fiesta electrónica, con Kraftwerk

La fiesta electrónica en Buenos Aires está en un limbo jurídico, y los que querían ver a Kraftwerk fueron las víctimas.
Por
Redacción Shock

Kraftwerk, la legendaria banda alemana, tenía todo listo para tocar en uno de los escenarios más clásicos de Latinoamérica, el Luna Park en Ciudad de Buenos Aires. Iban a traer al continente un show audiovisual en 3D, pero, según informa el diario El Clarín, por un fallo judicial que prohíbe las fiestas electrónicas, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) frenó el evento.

El fallo se produjo luego de la recordada tragedia en una en la fiesta Time Warp. El evento con Kraftwerk, organizado por la productora Move Concerts al parecer cumplía con los requisitos necesarios y según aseguraron a Clarín interpusieron todos los recursos legales a su alcance para revertir la situación, pues afirman que se trata de un “problema conceptual”. En el aire se quedaron, por ahora, el 70% de la boletería que ya se había vendido.

La cancelación armó un alboroto en redes sociales y reavivó un debate que tiene en el limbo la fiesta con música electrónica en Argentina.

Para la AGC porteña todos los festivales electrónicos están prohibidos. Y si bien no es una fiesta electrónica convencional, aplica la misma resolución: “por utilizar como instrumento principal un sintetizador o sampler”. A lo que le suman que “en la descripción del evento, lo presentan como un festival de música electrónica”.

Estamos hablando una legislación curiosa, que se aplica directamente sobre un tipo de música en particular. La defensa, discutible, de Move Concerts, fue que no se trataba de una fiesta electrónica, sino de una propuesta en otro formato, con duración de dos horas máximo. Ese fue su recurso.

¿De qué se trata la restricción?

A fines de septiembre la Legislatura porteña aprobó una ley para regular los eventos masivos. Pero aún no está reglamentada. Está en el limbo de la interpretación. El criterio para determinar qué se autoriza y qué no sigue siendo confuso. De hecho, en diciembre Buenos Aires recibirá el festival Sónar. O por lo menos así se promociona. En ese caso el Ministerio de Cultura porteño confirmó que se hará “porque son conciertos: no hay situaciones de baile ni DJs”…Y sí, están confundidos. No va a haber ni dj´s ni baile (guiño, guiño).

Los defensores de la música electrónica argumentan que el público de Kraftwerk es diferente, que lo del Time Warp (que terminó con la muerte de cinco jóvenes), tuvo que ver con un mal empresario, o que las sustancias que circulan en un evento de música electrónica son las mismas que en cualquier otro. Y pueden tener razón, hoy los gobernantes no saben qué hacer con la fiesta. Se les salió de control.

Temas relacionados: