Se encuentra usted aquí

Estamos buscando el peor tatuaje de Colombia

Por
Redacción Shock

Este es uno de esos concursos en los que a uno no le importa tener que mostrar y exponer públicamente lo peor de sí. En este caso puntual, ese horrible tatuaje del que reniega cada vez que se mira al espejo. De la mano del programa Bad Ink, que se transmite todas las semanas por el Canal A&E Latinoamérica y del que son protagonistas Dirk Vermin y su mejor amigo Ruckus, iniciamos una exhaustiva búsqueda para encontrar el peor tatuaje del país. La buena noticia es que el ganador, una vez evaluadas las peores figuras que nos lleguen en fotos, tendrá la oportunidad de viajar con un acompañante y todo pago a la ciudad del pecado y los excesos: Las Vegas, para que Dirk tatúe en su cuerpo una verdadera obra de arte que cubra el horripilante y avergonzante diseño anterior.

El concurso es certificado por J Balvin, uno de los artistas más importantes de Colombia en la actualidad, adicto a los tatuajes por lo demás, junto a Mariangela Rubbini, directora de Shock, y Javier Rodríguez, tatuador colombiano, dueño del local Sangre y Tinta, que ha puesto sus mejores diseños sobre la piel de reconocidos personajes como Martín Karpan, Zharick León, Sebastián "Tatán" Mejía y Dante Spinetta, de Illya Kuryaki, entre muchos otros.

En la serie, Dirk y Ruckus, recorren Las Vegas intentando encontrar, entre turistas, asistentes a convenciones y vecinos de la ciudad, los peores tatuajes para convertirlos en obras de arte. Este par ya se ha topado con diseños que los hacen llorar de la risa cuando los descubren. Una cara de Pamela Anderson impresa justo encima de una nalga, por ejemplo, o un texto enmarcado en un corazón con el que un enamorado descachado pide matrimonio a una chica. Dirk Vermin, además de tatuador, es pintor, escritor y músico. Dueño de Pussycat Tattoo, ubicado a sólo unas cuadras de la famosa calle principal conocida como Las Vegas Strip. Si usted quisiera tatuarse en ese lugar,además de tener que ahorrar en la marranita unos buenos verdes para el viaje y para pagarle al artista, tendría que pedir la cita con por lo menos un año de anticipación. Vermin insiste en que una de sus restauraciones favoritas ha sido la de convertir un Charles Manson en el monstruo de los cereales Franken Berry. Ron Rockus, por su parte, aunque no es tatuador, es experto en detectar e identificar malos tatuajes. Es integrante de varias bandas de rock y uno de los músicos más reconocidos de la escena local.

Ya lo sabe, si usted tiene un tatuaje del que esté arrepentido, o si conoce a alguien que lo tenga y quiere hacerle un favor, haga clic AQUÍ para entender cómo funciona la inscripción en este concurso.

#BorrónyTintaNueva

Publicidad