Se encuentra usted aquí

¿Hasta qué punto se puede ser "gracioso" o "irreverente" en redes sociales?

Por
Redacción Shock

Por: Pilar Rendón - @MariaMarchita
Foto por: ElEspectador.com

Los desafortunados trinos de Alejandro Pérez, el estudiante de la Universidad Cooperativa de Ibagué que se burló de la tragedia en la que 32 menores de edad fallecieron calcinados en Fundación (Magdalena), desató fuertes críticas en el país que hoy tienen al joven bajo la lupa de la Fiscalía General de la Nación, ente judicial que lo investigará por el "delito de hostigamiento por motivos de raza u origen nacional, étnico o cultural". 

Este caso, según lo dio a conocer la emisora Blu Radio, podría llevar a Pérez a cumplir una pena carcelería de 12 a 36 meses y estará a cargo de un fiscal seccional en el departamento del Tolima. Sin duda, todo un desacierto para el joven que, en su afán por ser "gracioso" detrás de una pantalla de PC, ahora debe enfrentarse al peso de la ley y asumir las consecuencias de un acto de "libre expresión" que se salió de control.

"Muchas veces se confunde la libertad de expresión que nos han dado las redes sociales con el poder opinar lo que se nos antoje y de lo que se nos antoje, sin pensar en las consecuencias… Este joven quiso opinar sobre un tema álgido y, supongo, quiso ser chistoso usando frases pesadas. Muy probablemente ya lo había hecho con otros temas y sus seguidores le seguían el chiste. Así que no creo que sea solo culpa suya. Es algo similar a los papás que le celebran al niño de tres años que diga groserías, él creerá que eso es ser gracioso y lo va a hacer de nuevo", asegura Omar Gamboa (@OmarGamboa), director y creador de los Premios Twitter en Colombia.

Desde que la comunicación entre las personas empezó a adquirir mayor fuerza a través de plataformas digitales como MySpace, Facebook, Twitter y/o Whatsapp los tímidos que no se atreven a preguntar en un salón de clase son bajo la sombra de una red social los trolls más agresivos que amenazan a políticos, critican sin piedad los errores de algunas estrellas de la farándula y se burlan de tragedias como los desastres naturales y las muertes que éstos traen consigo. Por tanto, valdría la pena preguntarse hasta qué punto se puede opinar sobre un tema o, mejor aún, ¿en qué momento se cruza esa delgada línea entre opinión y oportunismo?

"Las redes sociales son muy volátiles. Varían en la medida que uno va creciendo con ellas… Son un ejercicio de la libertad de expresión así que la responsabilidad de lo que uno dice en ellas depende mucho del contenido que uno quiera compartir y de la manera en cómo uno las utiliza… Yo personalmente puedo decir que he sido irresponsable en mis redes sociales con algunos comentarios, pero también debo admitir que en general la opinión está sometida al escarnio público si uno la hace pública", señala Alejandro Marín (@themusicpimp), director de la emisora La X.    

Y es que medir el grado de imprudencia de una opinión en redes sociales, o el tono con el que se escribe, es un ítem difícil de descifrar. Además, para algunos tuiteros estos medios virtuales son ese único vehículo por el que las personas pueden manifestar su agrado o descontento frente a un tema, y quizá por levantar su voz llegan a ser malinterpretados por el público que recibe sus trinos. "Claramente Alejandro Pérez fue ofensivo, pero no sé si sea un delito como para que lo encarcelen o lo linchen. Creo que es una cuestión de criterio que se debe tener no solo en redes sociales sino en la vida en general. Bien vale un regaño, una disculpa por su parte, pero me parece que se le está yendo la mano a la gente. Yo una vez dije que por traer la Liga colombiana, el juego de PlayStation no se iba a llamar FIFA 14 sino FIDES 14. La gente se emputó, me reportó con el director de FIDES. Lo que pasa es que la gente es estúpida y se indigna por lo que no tienen que indignarse. No entendió que era un vainazo a la Liga colombiana y no a Fides. LA GENTE ES IMBÉCIL y más si ataca en montonera", asegura el columnista Adolfo Zableh (@azableh).

Por su parte Gabo Ramos (@GaboRamos), conductor del programa 'Say Yeah TV', afirma que "en redes sociales es mejor no meterse en terrenos delicados. Personalmente siempre trato de hablar de cosas que tengan que ver conmigo o con mi entorno. Cuando tengo que hablar de algún tema en especial lo pienso mucho. Creo que todos deberíamos tener presente esa “ley de los 3 segundos” para así darte cuenta de lo que estás enviando por Twitter, por ejemplo, y las consecuencias que eso puede traer, pues son palabras que están llegando a millones de cabezas y corazones". 

Frente al tema en cuestión, qué tanta crítica y repudio ha generado en el país y por el que se quería "linchar" al joven estudiante de Derecho (ver video), este 21 de mayo tuiteros de diversos rincones del país hicieron tendencia en Twitter el hashtag: #RepudioContraJorgeAlejandroPerez, numeral en el que cada persona manifestaba su indignación sobre las declaraciones de universitario. "Hay temas que se pueden hablar en redes sociales, pero también hay otros en los que es mejor ser prudentes con la opinión", afirma el caricaturista Bacteria.

Para el músico colombiano Samper (@jfsamper) "uno no debería encontrarse con ese tipo de publicaciones en redes sociales. Pero la sociedad tiene que darse cuenta que no se puede cambiar odio por violencia porque las cosas terminan peor".

Temas relacionados: