Se encuentra usted aquí

Ice Bucket Challenge: ¿Caridad para estar a la moda?

Por
Redacción Shock

Por: Nadia Orozco M @cornfake 

Justin Bieber se echa un balde de hielos mostrando su abdomen plano (ver video aquí). Cara delevigne hace alarde de su gran irreverencia después de que dos mujeres la empapan de agua helada (ver video aquí). Bill Gates construye un dispositivo para soltar los hielos sobre su cuerpo (ver video aquí). Cristiano Ronaldo no se queda sin aceptar el reto, claro no sin antes quedarse en paños menores para lucir su escultural figura (ver video aquí). Y podría quedarme nombrando eternamente los videos que desde hace algunos días vienen inundando, literalmente, las redes sociales, pero no estoy segura de poder aguantar más gritos. Vea más videos del famoso Ice Bucket Challenge haciendo CLIC AQUÍ 

La idea que nació como una iniciativa de Corey Griffin luego de que su amigo Pete Frates, un exjugador de béisbol, sufriera una enfermedad neurodegenerativa llamada Esclerosis Lateral Amiótrofica. La campaña es una cadena donde una persona se echa un balde agua con hielo encima y nomina a otras tres personas para que hagan lo mismo en 24 horas; si estas no lo cumplen deberán hacer un donativo al a causa.

No pasó mucho tiempo para que estos clips se convirtieran en virales y en todo un ejemplo de marketing digital.

Según informan muchos medios, esta causa ha hecho que las donaciones a la Asociación que trata e investiga la enfermedad estén por el cielo; a eso hay que sumarle que la gente está conociendo una enfermedad que para muchos no estaba en el panorama. Dos factores positivos si se reconoce que la asociación había recibido hasta hace unos días donaciones por 22,9 millones de dólares y una visibilización  que busca ganarle el lugar a otros videítos virales como el ‘harlem shake’. 

Sin embargo, al sentarme a ver todos esos videos de gente grabándose mientras quedan estupefactos ante un chorro helado no me deja de resultar confuso. Si no hubiera leído que es una campaña ligada a la enfermedad jamás me hubiera dado cuenta; más me resulta una moda disfrazada de acto caritativo, o un acto caritativo para estar de moda o todo eso y en el sentido contrario. 

Es un poco angustiante entender cómo desde la era 2.0 funcionan ahora las dinámicas “altruistas”: la única manera de despertar conciencia sobre algo parece que es dando a cambio eso que viene trasnochando al mundo entero: Visibilización. Un poco de fama, un poco de trending topic, un poco de humor, un poco de verse como un ser dadivoso y preocupado por temáticas sociales y un poco de “sentirse parte de” ante toda los espectadores detrás de las pantallas. 

No estamos seguros de que todos los que montan sus videos donan dinero a la causa (en un reciente artículo de el periódico El Tiempo se plantea que en Colombia la Asociación de Esclerosis Lateral Amiotrófica dice que no ha recibido ni una sola donación), tampoco sabemos si todas las personas que están subiendo un video cada segundo sepan de qué se trata realmente todo el cuento y tampoco si esta es la única manera de lograr que la gente despierte conciencia por una buena causa de aquí en adelante. 

Supongo entonces que es el resultado de la época donde vivimos y del amor por el activismo a un clic. La cuestión es ¿hacer parte o no? Cada cuál decide, pero al parecer  ese narcisismo digital mueve masas y funciona. Por ahora recordemos en silencio esas épocas donde hacer actos de caridad eran casi que actos íntimos y aceptemos la oleada de clips bajo el tag #IceBucketChallenge.

Temas relacionados: 
Publicidad