Se encuentra usted aquí

Johnny Depp: entre realidades virtuales y concretas

Por
Redacción Shock

El carismático actor no le importa que sus películas sean un éxito de taquilla o no. Ya tiene todo el dinero del mundo, producto de un amplio portafolio de personajes que ha interpretado en más de 30 años de carrera. Lo que siempre ha querido hacer es estar en películas con tintes extraños, alejados de la fórmula comercial, que hagan pensar. Y con ‘Transcendence, identidad virtual’ ha logrado su cometido. Depp conversó con Shock en exclusiva para Colombia para hablar de los alcances de la informática y las posibilidades que su película aborda en la imaginación de la ciencia ficción.

Por Mario Amaya, En Los Ángeles.

En la actualidad la vida del ser humano está íntegramente ligada a la tecnología informática, en cuanto a que todas las industrias del planeta están de una u otra forma conectadas a una base de datos, o por lo menos, a un computador. Desde este preámbulo, Wally Pfizer, quien ha sido la mano derecha como cinematógrafo por casi toda la carrera de Christopher Nolan, se lanzó a debutar como director de ‘Transcendence, identidad virtual’, una película en el que Johnny Depp interpreta al doctor Will Caster, una eminencia científica en inteligencia artificial que ha revelado al mundo un revolucionario sistema integrado que permitiría resolver muchos de los problemas que acongojan a la humanidad en sectores como el de salud, alimentación, etc.

No obstante, un grupo subversivo que está en contra de la evolución informática en el estilo de vida de la humanidad atenta contra Caster, y lo envenenan, dejándolo con pocos días de vida. En un intento por salvar de alguna forma su vida, Will, con la ayuda de su novia Evelyn y su colega Max Waters intentan hacer algo que en teoría pudiera funcionar pero nunca se había realizado: cargar la memoria cerebral de Will en su sistema de inteligencia artificial para almacenar su conocimiento. En ese intento logran de alguna forma que dicha memoria cerebral se convierta en el traspaso de la conciencia del científico, abriendo una nueva frontera para la humanidad, que con el tiempo también se transforma en una amenaza.

La historia, que obviamente tiene muchos elementos de ficción en cuanto a que se trata de una película de entretenimiento de Hollywood, no deja de ser interesante por cuanto toca un concepto base que ha estado siendo estudiado en teoría en el momento: la posibilidad de traspasar información del cerebro humano a un sistema computarizado. Johnny Depp, el protagonista de este filme, se sentó a hablar con Shock para hablar sobre este interesante tema.

Al comienzo del siglo XX, una película que tratara del viaje del hombre a la luna estaría considerada como de ciencia ficción. Igualmente el concepto base que se plantea en esta película es considerado hoy como una fantasía, pero es plausible. ¿Cuál es su opinión acerca del tema de la fusión de la inteligencia artificial con la humana?

Lo que me pareció más interesante de este filme es que al estar leyendo el guión, mi primera impresión fue que estaba leyendo un relato clásico de ciencia ficción. Pero al ir profundizando y observando el relato de la historia, te vas dando cuenta de que la ficción no lo es tanto, sino es actualidad. Mucha de la tecnología que se ve en películas futurísticas con tecnologías informáticas ya se están usando y obviamente la capacidad de descargar la conciencia humana en una computadora súper poderosa o un disco duro de altísima capacidad es algo que está a la vuelta de la esquina. Entonces el concepto deja de ser parte de un círculo de ciencia ficción para convertirse en una especie de proyección prometida del futuro, lo que hace que las cosas vayan cambiando de una forma muy diferente conforme se van logrando nuevos avances de ciencia en este sentido.

¿Qué tanto estaría dispuesto a hacer por salvar la vida de un ser amado?

Tanto como fuera necesario, al menos en términos como lo que supongo que sucede en la película, en el que los personajes que representan Paul Bettany y Rebecca Wall debaten de las implicaciones morales que existen para tratar de salvar la vida y la conciencia del personaje que represento. Para muchos, la tecnología ha llegado ya muy lejos lo cual yo entiendo y comparto de la misma manera, pero al mismo tiempo, ha salvado vidas y es como una espada de doble filo. Si yo tuviera que tomar una decisión inmediata y súbita de descargar la memoria y conciencia del ser que yo amo, muy seguramente lo haría, pero esa es la cuestión, pienso que cualquiera de nosotros en ese segundo que tenemos para decidirlo lo haríamos.

Y si se tratara de poner su memoria, sus recuerdos y conciencia en un computador, ¿lo haría?

Uff, no creo, porque el computador de seguro se dañaría (risas). Yo no estoy seguro de querer ser cargado en un computador, ¿me entiendes? Como dije antes, de la misma forma que la tecnología va avanzando, de esa forma tan rápida, significa que para cuando llegue el tiempo en que esa tecnología se a vieja y obsoleta, yo estaré en una casa de empeño en donde la gente va a estar metiendo una moneda para ponerse a hablar con mi conciencia y preguntarme tonterías sin ninguna razón aparente (risas).

Según tenemos entendido el director Wally Pfizer hizo que en todo el rodaje usted estuviera metido en una pequeña caja con un monitor mientras se grababa toda la película, y fue su forma de interactuar con los otros actores. ¿Qué tan desconcertante fue como actor interpretar un papel como éste de esa forma?

Estar desde otro cuarto en una caja fue una experiencia interesante porque con Wally estuvimos conversando esa posibilidad de estar lo más cercano posible a la experiencia. El resultado sería muy diferente si simplemente me hubiera escondido detrás de cámaras o si sólo se hubiera escuchado una voz en off sin estar con el resto del elenco en el rodaje. El hecho de poder haber filmado mi rostro mientras estuve confinado en esa pequeña caja mirando al lente de unas cámaras de video y conversando con cualquiera que tuviera que estar hablando en las escenas, pienso que ayudó mucho a todo el proceso. Me parece que fue una idea brillante de Wally Pfizer de ir en esa dirección, porque me aisló de los demás y ellos sintieron lo mismo de mí.

¿Cuándo fue la última vez que sintió las limitaciones de su propia mente, y cree que las computadoras se han convertido en herramientas de ayuda para superar esas limitaciones?

Definitivamente. La tecnología ayuda a superar las fallas humanas y mi cerebro tropieza de alguna manera, para ser franco, cada cinco minutos (risas). Si alguien me envía un mensaje de texto y tengo que contestarlo, se siente como una interacción muy foránea para mí, y hasta ridícula. Pero no es algo en el que crecimos sabiéndolo cómo hacer, por lo que me siento un poco anticuado en el mundo de la tecnología y todo lo que tenga que ver con computadores y aparatos eléctricos. Mi tendencia es a descomponerlos de una u otra manera. Por eso en casa de pequeño a veces me decían manos de plomo. Dañaba las cosas sin querer.

Luego entonces prefiere las cosas de vieja data, supongo.

Así es. Yo soy un tipo que literal y honestamente, le gusta viajar con una guitarra acústica y una máquina de escribir portátil de 1940. Y así es como me gusta escribir. Bueno, también a mano con una pluma y un cuadernillo de dibujo. Así que realmente soy muy básico en ese sentido. Y lo hago porque encuentro belleza y paz en esa clase de cosas. No me siento cómodo con la rapidez que va avanzando y cambiando la tecnología. No obstante, cuando existe una máquina inteligente que puede imprimir en 3D un brazo mecánico con todas sus partes en movimiento y se puede mandar posiblemente a un país en conflicto donde un niño que nunca ha podido comer por sus propios medios o jugar libremente con una pelota, eso dice mucho de la tecnología y las grandes cosas buenas que se pueden lograr con ella. Lo que asusta es que esos mismos avances con la que se logran grandes desarrollos médicos, sean los mismos que se usan para crear más dolor y miseria en las guerras. Pero eso ya es otro tema para discutir en otra ocasión.

Y si un doctor le dijera que le quedan cinco semanas por vivir, ¿cómo las viviría?

Si me dieran la noticia de que me voy a convertir en humo en aproximadamente cinco semanas, yo los celebraría cada día que me quedara con la gente que amo, y esperaría no tener que hacer alguna monstruosidad y aburrida ceremonia de despedida, pero sí reunirme en celebración con mis amigos y reírnos de las anécdotas de lo que compartimos juntos. Nadie se escapa vivo de este mundo a menos que puedas cargar tu conciencia en un computador (risas). Y lo celebraría con todo lo que tengo, hasta morir.

Trascendencia es una palabra muy emotiva. ¿Qué sentimientos le vienen a la mente cuando piensa sobre lo trascendental?

Pienso que en nuestras vidas estamos constantemente en esa búsqueda consciente o inconsciente de las cosas que son trascendentales para todos, pero trascender es también sobrepasar emociones de miedo hacia algo, o de amar con tanta profundidad que pueda doler. Al trascender pasamos a un nivel más puro de libertad total, y son cosas que la edad y la experiencia van dando conforme se va desapegando de egos y dolores. Y posiblemente es algo que como humanos queremos lograr llegar, pero es esa misma naturaleza la que nos lo dificulta.

A mediano plazo en su agenda vienen varios proyectos de diversos géneros. Como actor, ¿cuál estilo le gusta más interpretar?

Me gustan las historias con irreverencia y comedia. Me siento mucho más cómodo en situaciones cómicas, porque hay más posibilidades de hacer cosas. Puedes darle al director ocho o nueve opciones de hacer diversas escenas, al igual que cuando me escondo tras un disfraz de un personaje, y no tengo que mostrarme tanto como soy. En esas situaciones me siento sin miedo de desenvolverme en el personaje, al igual que en la vida real,porque me encanta pasar desapercibido. Soy muy tímido y lidiar con grupos me pone aún nervioso.

De las próximas películas que vienen, ¿cuál es la que siente como favorita?

Todas tienen algo interesante, por eso decidí hacer parte de ellas, pero ‘Mordecai’ tiene ese elemento especial el cual pienso que es único. Es muy diferente a todo lo que he hecho hasta ahora y no he visto una película con esas capas y estilo desde hace mucho tiempo. Y si uno va a mirar al pasado y ve películas como ‘La pantera rosa’ y el estilo de Peter Sellers o alguna de esas maravillosas películas francesas con Louis de Funes, hay algo especial con esa clase de relato cinematográfico. Y ese es el lenguaje de Mortdecai. Por eso estoy esperando a que la gente la vea. Y de pronto, hasta yo mismo la vea. A lo mejor. (risas).

Felicitaciones por su compromiso con Amber Heard. En todo este tiempo que lo conocemos, la palabra matrimonio no era propiamente una que estaba en su vocabulario. ¿Qué lo hizo cambiar de idea en cuanto a querer casarse?

Bueno, pienso que cada día y cada año que va pasando uno se va haciendo un poco más viejo, al mismo tiempo que más maduro en cuanto a cómo ver la vida en perspectiva. Ella tiene una buena perspectiva sobre su carrera y recuerdo que en unas de las primeras conversaciones que entablamos tras conocernos, me dejó sorprendido lo inteligente y brillante que es y que tiene mucho que decir sobre todo. Cuando alguien tiene esa combinación, así como la habilidad de hablar con propiedad de diversos temas, y traer nombres de músicos de blues, por dar un ejemplo, como de Slim Harpo, o Tampa Red, o cualquiera de esos casi clandestinos músicos de blues, es algo que no se encuentra todos los días en una chica (risas). Y es interesante ver que en un cierto punto de la vida uno finalmente se siente que puede compartirla toda con una persona, de amarla como uno lo hace con los hijos. Y pienso que es una serie de pequeñas combinaciones las que hacen que cualquier persona se sienta lista para tomar ese paso. Ella es una gran chica y me siento muy afortunado.

Temas relacionados: