Se encuentra usted aquí

Kany García y sus reflexiones sobre una industria que no supera el machismo

La puertorriqueña presenta además su nuevo disco, Limonada.
Por
Alfred Lord

Hablamos con la puertorriqueña Kany García en la gira promocional de su cuarto disco de estudio Limonada sobre este nuevo trabajo, sus inspiraciones y lo que opina del machismo en la industria musical.

Por: Alfred Lord // @AlfredLord

Fotos: Daniel Álvarez // @daniel.alvarez9

Encarnita García no usa su nombre de pila, escogido por su padre español, de la región de Murcia, donde es un nombre muy popular. "Mi abuela se llamaba Encarnación, mi prima Encarnita mi tía Encarna y mi papá quería conservar el linaje del nombre en Puerto Rico por eso me puso ese nombre. Pero desde muy pequeña me dicen Kany".

Encarnita, o Kany, visitó Colombia para presentar Limonada, el cuarto disco de su carrera, donde se refleja claramente la máxima de que "si la vida te da limones, haz limonada". Por ahora, dos de sus sencillos han sobresalido en la radio, Perfecto para mí y Cómo decirle, mientras que el álbum ya debutó en el primer lugar de la cartelera digital de álbumes latinos a tan solo horas de su estreno. Su productor, David Kahne (Paul McCartney, Tony Bennett y Lana Del Rey), se estrena por primera vez con un álbum en español.

¿Cómo seleccionó los once cortes de Limonada? ¿Tenía mucho material escrito?

Este disco ha sido el más complicado para seleccionar canciones porque estuvimos desde el 2012 sin grabar. Cuando llevas tantos años, tienes muchas cosas diversas. A veces tienes etapas donde escribes mucho o tiempos muertos, o a veces cambias el sentido que inicialmente tenía la canción. También está la presión de la disquera, sobre lo que ellos quieren. El productor fue clave para que en una semana quedaran las once canciones.

Las canciones de este álbum hablan de relaciones de pareja. ¿Qué tanto hay de historias de otros y propias en las letras?

Hay mucho de mi manera de pensar y de ver, pero en realidad hay poco mío. No hay nada autobiográfico. De hecho, presenté como cinco temas autobiográficos y no entró ninguno. Me he dado cuenta que cuando escribo para mí no escribo pensando en la radio ni para la gente; escribo pensando en desahogarme. Quizás no tengo sentido ni oído comercial. Por eso siempre quedan fuera. Por ejemplo, en el álbum hay una de mis canciones favoritas, Me pregunto, que es la historia de una amiga que yo estaba esperando que cortara de una vez por todas con su novio porque no le convenía en lo absoluto. Sin embargo me puse los zapatos de ella y le canté la tabla, o mejor lo que quería que le dijera a él.

Ha hecho múltiples colaboraciones durante estos años. ¿Qué tan importantes son y con quién quiere hacer una canción?

Las colaboraciones son importantes para los artistas pop porque estamos viviendo en una época donde todo es urbano. Los espacios son limitados. Por ejemplo con Abel Pinto en mi lado del planeta no lo conocen, pero que en el sur del continente es un dios. Todavía hay mucha gente con la que quiero trabajar. Siempre digo que Juan Luis Guerra, alguien que he admirado toda mi vida. Trato de ser lo más orgánica posible, no hacer nada impuesto y no me gusta trabajar con alguien que te dice qué tienes que hacer por estrategias. Soy más de trabajar con alguien que me ilusione y me conecte musicalmente.

Su carrera empezó en el 2004 en Objetivo Fama. ¿Qué opina actualmente de los realities?

No me gustan mucho, no me interesa ser parte de uno. Hay gente que quiere ser intérprete y cantar canciones de otros. Es una gran herramienta para darse a conocer pero es una marca muy difícil de quitarse. Se trabaja muy fuerte para que luego te puedan desligar un poco.

kany2.jpg

Tres Latin Grammys, dos Billboard latinos, y muchas otras nominaciones… ¿qué tan importantes cree que son los premios musicales?

Hay premios de premios. Cuando hablamos de premios donde la gente vota, sabemos quiénes son los artistas con mayor popularidad. Algunos son los más talentosos y los que más suerte tienen. Cuando depende de la gente no son tan importantes para mí. En los Grammy los que votan son todos los que trabajamos en la industria. Otros como los Billboard son importantes porque son los charts de radio, indican los alcances en ventas y la permanencia en radio.

¿Cómo se logra crear éxitos como Mi amigo en el baño, Hoy ya me voy, Que te vaya mal o Duele menos?

Yo creo que las canciones que son hits son las que no deseamos que sean éxitos, se escriben con el corazón. Cuando hice Que te vaya mal, tenía una amiga a la que el esposo le había hecho un daño muy grande. Ella decía que le deseaba lo mejor y que le fuera bien con la mujer que se fue. Yo la escuchaba y me daba rabia por dentro, era una etapa de la vida donde uno se molesta, tiene rabia, es humano y hay que vivirla con intensidad. Me parecía increíble que ella la pasara por alto. Siento que esas canciones también han logrado el éxito porque están llenas de autenticidad. Eso es algo que hoy en día la gente percibe.

Sin duda Latinoamérica tiene una gran cuota de mujeres en la música. ¿Siente que todavía algún tipo de discriminación en la industria?

Totalmente, la prueba está cuando subes a un escenario. Las mujeres en el público son las que mandan y esto lo he hablado con amigos de la industria. Si un hombre guapo se sube a un escenario todo el público le grita sin cantar nada solo por la belleza y no tienen la presión de tener una gran canción; o esforzarse con una producción previa de maquillaje y vestuario. Las exigencias para las mujeres en la industria son absurdas. Si no llego a una alfombra roja con el vestido que es me van a destruir. Estoy segura que, si un hombre hubiera cantado Con mi amigo en el baño, no lo hubieran vetado en México.

dea_5291-editar.jpg

¿Cuál es la importancia actual de las redes sociales?

Son muy importantes, ahora me dan una idea clara de dónde sueno más y dónde debo ir a hacer promoción. Por ejemplo, tengo un show en Bogotá y pregunto en las redes qué canciones quieren que cante. De hecho, he cambiado algunas por esas sugerencias. Hoy las redes nos dicen todo, obviamente nos volvemos esclavos de ellas. En mi equipo de trabajo me dicen que tengo que postear cinco fotos en Instagram y yo les digo “¿de dónde? ¿Entro al baño y le tomo fotos a mis zapatos?”.

Las cinco canciones infaltables de Kany García.

Siempre busco canciones que me pongan arriba, que me coloquen de buen humor.

Everything de Michael Bublé, mi voz favorita de hombre.

Amor y control de Rubén Blades, la he escuchado toda la vida.

Demasiado bueno es mía, la escribí para mi papá.

A fuego lento de Rosana, me fascina.

Cucurrucú de Caetano Veleso, me encanta.