Se encuentra usted aquí

La aterradora marcha zombie trajo el apocalipsis a Bogotá

Por
Redacción Shock

Por: Luis Fernando Mayolo. Fotos: Gustavo Martínez. Muchos pensaban que la lluvia era un mal presagio para la marcha zombie en Bogotá este sábado 25 de octubre, pero para los caminantes capitalinos fue la ambientación ideal para una noche de terror, porque no sólo los muertos se levantaron, sino cientos de personajes del cine de terror, superhéroes caídos en desgracia y uno que otro cosplay colado que aprovechó el tumulto para desde ya enfiestarse en Halloween.

Nuevamente Petro vio como la tan polémica séptima peotonalizada fue un verdadero corredor cultural, por el que cientos de zombies desesperados caminaron rumbo a la Plaza de Bolivar a tomarse el poder, o por lo menos para juntar una simbólica horda hambrienta.

Esta noche el alimento no fue cerebros, sino suculentas variedades gourmet de hamburguesa de 2000, canelazo fiestero o arepa con todo. Muchos hicieron el agosto, sobre todo los talentosos maquilladores que se reunieron en el punto de partida, el Planetario Distrital, para transformar rostros inocentes en verdaderos demonios del apocalipsis.

Los menos afortunados se hicieron cerca de 200 mil pesos, pero algunos pasaron por los 400 mil. Las chicas prefirieron el look de las famosas catrinas y los hombres las heridas y quemaduras. Para lograrlo se necesitó talento, pinturas y mucho algodón para crear horripilantes texturas.

La séptima se convirtió, como ya es tradición, en una aterradora pasarela, en la que los curiosos pudieron saciar su espíritu voyerista tomándose fotos con algunos personajes maravillosos como el elenco del Chavo del Ocho zombie, la comparsa de The Walking Dead, el payaso IT, los monstruos de Resident Evil o las chicas porristas zombies.

A la cita asistieron sin importar lo trillado de sus disfraces Freddy Krueger, Jason y uno que otro vampiro. Pero bueno, todo el mundo pudo disfrutar de sus 15 minutos de popularidad.

También hubo espacio para que un par de divas muertas en vida utilizaran su disfraz más sexy para capturar decenas de seguidores, tal cual como lo hace en las fiestas de Halloween las policías o enfermas. Aunque hacía frío, también en algunos casos muy poca ropa.

No faltó algo de traumatismo vial para todos aquellos desprevenidos conductores que transitaban cerca de esa ruta, incluso para el carro de basuras de la Bogotá Humana, que tuvo que parquearse toda la noche esperando que terminara el apocalipsis.

De fondo escenarios como la Torre Colpatria iluminaron el recorrido y el comercio informal y los artistas callejeros dieron su propia batalla por reunir unos cuantos pesos. Gigantescos círculos celebraron la presentación del Michael Jackson criollo, el guitarrista de Kiss y una singular violinista zombie.

Que no se diga que la marcha zombie es un encuentro de desparchados, como la ven sus detractores, por el contrario es increíble el poder de convocatoria de sus organizadores a través de redes sociales, que por un día crean un carnaval en una ciudad como Bogotá que necesita mucho color y alegría.

Temas relacionados: