Se encuentra usted aquí

La champeta llega a la televisión con Carmen Villalobos y Bazurto

Por
Redacción Shock

Por: Mariangela Rubbini - @Bilirubbini

La champeta se puso de moda. Artistas como Kevin Flórez, Mr. Black, el mismo Bomba Estéreo, Martina La Peligrosa, Tribu Baharú, Bazurto All Stars, el mismo Carlos Vives, y otros más tradicionales y puristas del género como Son Palenque, cada uno a su manera, consiguieron poner en la mira la cultura picotera y el sandungueo caliente en la pista de baile. Este lunes, el Canal Caracol estrenó Bazurto, serie que protagoniza Carmen Villalobos. Después de 5 años, la actriz colombiana, hoy radicada fuera del país y consentida del Canal Telemundo, reaparece en la televisión nacional. Vía telefónica desde México, Carmen habló con Shock.

Cuando la llamaron para protagonizar Bazurto, usted ya tenía un buen camino adelantado en lo que al tema de la champeta se refiere. Se crió escuchando esa música.

La champeta tiene sus orígenes en los ritmos africanos y llegó a nosotros en los barcos con los marinos y los comerciantes. Aquí, en la costa Caribe, le hicieron su propia adaptación. Por eso tiene también un poco de reggae y de otros ritmos traídos también de las islas del Caribe. Es una música que baila el pueblo y sus letras se refieren a sus propias vivencias. A lo que pasa en el barrio, con la comunidad, entre la gente. Algunos se escandalizan un poco por la forma en que se baila, porque los movimientos son muy sensuales, hay mucho contacto físico entre  hombre y la mujer y los pasos son muy insinuantes. Yo escucho champeta desde que estaba muy chiquita porque soy barranquillera y cuando me acostaba a dormir, tipo 12 o 1 de la mañana, oía de lejos la rumba en las casetas con esos picós a todo volumen.

¿Recuerda haber estado en alguna de esas fiestas picoteras?

Escuchaba la música desde la casa porque no me dejaban ir a bailar. Mi abuela me decía: “no mijita, eso no es para usted. No puede ir a bailar eso todavía”. Estaba muy chiquita. Yo solo veía a la gente bailando, me aprendía los pasos y después los practicaba con mis primos. Justo al frente de donde vivía mi abuela había unos vecinos que tenían uno de esos picós, uno grandísimo. Yo viví muy poco tiempo en Barranquilla, pero sí recuerdo que desde muy temprano y hasta que nos acostábamos sonaba ese picó. A veces mi abuela se desesperaba y cerraba puertas y ventanas porque no quería escuchar más esa música. 

¿Qué tanto aprovecha la serie toda esa cultura de la caseta, del picó, del baile?

La champeta es el eje principal de la serie. Dentro de la historia se crea una competencia Mundial de Champeta. Por eso se trabajó muchísimo en la parte coreográfica y en la estética del baile. No tan callejero y del barrio sino más como baile de salón.

¿Qué tanto conoce del movimiento de la champeta urbana y su boom actual? Esta movida tiene a varios exponentes que se están tomando la radio nacional.

Hace muy poco estuve en Colombia y vi que estaba muy fuerte todo este boom de la champeta urbana. Yo creo que el primer boom que hubo fue a comienzos de la década del 2000 cuando empezó a sonar La voladora con el Sayayín, que alcanzó a sonar en otros territorios más allá de la costa y a tomarse un poquito el resto del país. De hecho, me acuerdo que se grabó un CD con varias canciones que se llamaba Champeta para toda Colombia o algo así, pero como que ahí paró la cosa. No trascendió demasiado. Me parece que ahora sí está cogiendo mucha fuerza. 12 años después viene otro gran boom con toda esta gente que acabas de mencionar como Mr Black, Kevin Florez y muchos más. Me parece fabuloso. La champeta es un ritmo muy nuestro, muy de la costa, que también nos define y qué rico que se expanda hacia el resto del país. Es uno de esos ritmos del que debemos sentirnos orgullosos, así como del vallenato y otras músicas como la cumbia.

Y de esa nueva movida, ¿qué representantes le han llamado la atención?

Ahorita que estuve en Colombia, tuve la oportunidad de escuchar La invité a bailar de Kevin Flórez.  Iba en el carro manejando y le subí todo el volumen porque me encantó. Tanto que en cuanto pude me metí a mi cuenta de Twitter y puse “Qué rico que esté sonando champeta en Colombia. Me gusta mucho y la defiendo porque es un ritmo con el que crecí y que me gusta mucho bailar”.

Ha estado trabajando mucho por fuera del país y ha estado ausente de las pantallas colombianas por casi cinco años. ¿Cómo ve las producciones nacionales cuando las compara con lo que se está haciendo afuera?

Colombia se ha convertido en un gran referente de la televisión que se está haciendo en Latinoamérica. Estamos produciendo muy buena televisión. Productos impecables que están siendo muy exitosos en el exterior. Yo, que me muevo fuera de Colombia, puedo decir que es impresionante cómo la gente habla de las producciones nacionales. Cómo les gusta nuestro acento, cómo les gusta nuestra forma de contar historias. A mi de verdad me produce mucho orgullo decir que soy colombiana. Desafortunadamente levo 5 años fuera del país, pero también he estado creciendo como actriz y haciendo proyectos maravillosos que me han enseñado muchísimo. En cuanto se presentó esta oportunidad de regresar y trabajar para una producción colombiana no lo dudé un solo segundo. Lo último que hice cuando yo me fui de Colombia fue Nadie es eterno en el mundo y digamos que entonces hasta ahora estaba empezando mi carrera. 

¿Algún proyecto en cine en el que esté trabajando?

Me encantaría que llegara pronto una oportunidad para hacer cine. Lo que pasa es que el proyecto con el que estoy trabajando para Telemundo en México no me da tiempo para hacer nada más pero espero, finalizando esta serie, poderme pegar una paseadita por las productoras de cine tanto en México como en Colombia porque la verdad es que sí está dentro de mis planes participar en una película. Igual, tampoco me afana, porque yo soy de las que piensa que no voy a hacer cine por hacerlo. Realmente si acepto algún proyecto, voy a hacer algo que me guste, un personaje que me llame la atención.

Supongo que, aunque bailaba champeta desde niña, hubo algún entrenamiento especial para la serie.

Teníamos dos entrenadores que se encargaban de montarnos las coreografías, pero digamos que si fue todo mucho más fácil porque ya conocía la cultura. Realmente no tuve que hacer mucho trabajo de campo y de investigación alrededor de la champeta. Ya tenía un terreno avanzado porque conocía el baile, los pasos… Digamos que se facilitó el proceso porque íbamos directo al grano a montar la coreografía. Eso sí debo decir que fue muy extenuante porque las coreografías tenían que repetirse hasta cinco o seis veces porque había que grabar los planos cerrados, los planos abiertos, slow motion. Tienes que tener muy buen físico. Es un baile que te exige demasiado. Khris Cifuentes también baila muy bien y nos acoplamos enseguida. Hicimos muy buen clic y en los momentos del baile todo fluyo muy bien. Esa conexión de pareja es muy importante cuando trabajas en un proyecto como este.

¿Vendrá a Colombia a promocionar la serie?
Quiero ir a promocionar Bazurto y ojalá que me lleven a los carnavales. Qué delicia carnavalear en Barranquilla.

¿Cómo va a hacer para va a ver el primer capítulo de Bazurto?

Voy a vérmelo por internet y voy a estar comentándolo con mis seguidores a través de mi cuenta en twitter: @CVillaloboss.

Publicidad