Se encuentra usted aquí

La explicación científica de la maldición de Ramsey, el asesino del gol

Una fecha después de que el gran Bowie fuera víctima de la infalible maldición de Ramsey, el futbolista galés volvió a anotar y se nos fue Snape
Por
Redacción Shock

Una fecha después de que el gran Bowie fuera víctima de la infalible maldición de Ramsey, el futbolista galés volvió a anotar. Después de es nos preguntamos ¿preparamos los oleos? Efectivamente, al día siguiente, murió quien interpretaba al personaje del profesor Snape en Harry Potter. 

Desde hace años, el futbolista galés perteneciente al Arsenal Football ClubAaron Ramsey ha sido conocido por “matar” (no literalmente, claro está) con sus goles a grandes personajes del mundo. 

El mito se originó el 1 de mayo de 2011 cuando el deportista marcó el gol de la victoria para su equipo contra el Manchester United. A un día de haber ganado la contienda contra los ingleses, la Casa Blanca de Estados Unidos dio a conocer ante los medios de comunicación la noticia sobre la muerte del terrorista Osama Bin Laden. Sin embargo, hasta ese entonces no estaba tan clara la maldición que perseguiría al futbolista (según los supersticiosos, desde luego). 

Cinco meses después de la muerte de Osama Bin LadenRamsey lo dejó todo en la cancha de juego contra el Tottenham, y aunque el mundo parecía seguir su curso normal, días posteriores al triunfo los fanboys de Apple y amantes de la tecnología lloraban la partida del gran Steve Jobs

A raíz de que los goles del mediocampista no eran tan habituales en dicho año de su carrera, la gente empezó a circular por redes sociales una serie de rumores que se convirtieron en todo un mito: ‘La Maldición de Ramsey’. Aunque para muchos incrédulos los eventos anteriores fueron “simples coincidencias del destino”, ese mismo mes Aaron se llevó otro muerto a sus espaldas: el dictador de Libia Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi (quien fue asesinado un 20 de octubre) al marcar contra el Marsella. 

Desde entonces la afamada maldición empezó a cobrar fuerza. En 2012 marcó contra el Sunderland y horas después se reveló la muerte de la cantante Whitney Houston.

Los juegos siguieron su curso y 'La Maldición de Ramsey' fue quedando en el olvido, el deportista continuó brillando en el campo de juego y ningún personaje político, religioso o del mundo del espectáculo se vio afectado durante su racha goleadora del 2013. Un momento de respiro para el deportista frente a las fatídicas coincidencias del pasado. Sin embargo, en noviembre de ese mismo año el mito volvió a nacer tras darse a conocer la muerte de Paul Walker (horas antes de este lamentable deceso Ramsey había marcado un doblete con el Arsenal en el partido disputado contra el Cardiff).

El 10 de agosto del 2014 marcó en el 3 - 0 contra el Manchester City y justo un día después conocimos la noticia del suicidio de Robin Williams. El pasado sábado, el centrocampista galés volvió a marcar contra el Sunderland en un partido de la FA Cup y el lunes amanecimos con la noticia de la muerte de David Bowie. Ahora, anotó en el 3 - 3 ante Liverpool. ¿Debemos alarmarnos?

La explicación científica de la maldición de Ramsey

A todo este escándalo podríamos darle una explicación científica muy conocida. Si han visto la película Seven podrán imaginarlo: en esta cinta un personaje tiene una condición mental que lo hace prestarle atención al número 7, suprimiendo la demás información que recibe y haciendo conjeturas al respecto. 

Algo parecido sucede con el fenómeno conocido como la apofenía. Se le llama así a una experiencia que consistente en ver patrones, conexiones, o ambos, en sucesos aleatorios o datos sin sentido.

Si nos remontamos a la racha goleadora de Ramsey en 2013 podemos verificar que cuando nadie murió, nadie se alborotó con los goles del jugador del Arsenal. Klaus Conrad, el creador del término, lo definió como "visión sin motivos de conexiones" acompañada de “experiencias concretas de dar sentido anormalmente a lo que no lo tiene”. El ejemplo clásico es este: “se piensa en un teléfono y este suena por casualidad, sin embargo se puede creer que sonó porque nuestro pensamiento lo provocó”. Algunos neurólogos afirman que cuando se repiten mucho estas situaciones estamos al borde de la psicosis, o que somos muy creativos. A la larga, parece lo mismo. 

Por lo pronto, esperemos que el último gol de Ramsey no vaya a llevarse a ninguno de nuestros ídolos del rock.